21 ago. 2017

"...la tensión se sentía en el aire; el pit al centro del foro con humanos enloquecidos rompiéndose los huesos, las cabelleras de los metalheads a las orillas del pit giraban cual helicóptero, los riffs poderosos y certeros de Sanders parecían dirigir todo..."



Fue el 5 de marzo del 2010 cuando Nile pisó por última vez Guadalajara, prometieron volver y lo cumplieron. Este pasado sábado 19 de agosto Nile comenzó su gira por latinoamérica, el Foro Independencia fue la sede elegida para iniciar su recorrido, que a pesar de los inconvenientes de salud del líder Karl Sanders, el show dejó a los tapatíos satisfechos.

Los encargados de abrir la noche fueron Medical negligence, con un sonido que caía en el Core, Death y Grind, dieron una muestra de lo que se está haciendo en GDL actualmente hablando de nuevas propuestas, pues este trío de jóvenes músicos (con menos de 22 primaveras cada uno) regresaron de un show en Aguascalientes para telonear a los maestros del Technical Death Metal estadounidense. Los siguientes fueron Bilateral slaugther, con un Melodic Death bien definido, que sin duda será una propuesta importante del Metal tapatío en el futuro pues con solo 35 mn en el escenario lograron terminar de calentar motores para que diera inicio lo que sería una noche histórica en Guadalajara.

Con un Foro Independencia al 90% comenzó a sonar Nile que en ningún momento bajó la densidad de su música, al parecer venían decididos a tronarnos la cabeza y lo lograron, tocando temas como “Kafir!”, “In the Name of Amun” (de su más reciente álbum) y “Defiling the Gates of Ishtar” por mencionar algunas. 3 texturas diferentes de voz y sonidos atmosféricos de música egipcia aderezaron la brutalidad de esta poderosa banda.

Todo parecía marchar sobre ruedas hasta el momento, la tensión se sentía en el aire y los rituales no se hicieron esperar; el pit al centro del foro con humanos enloquecidos rompiéndose los huesos, las cabelleras de los metalheads a las orillas giraban cual helicóptero, los riffs poderosos y certeros de Karl Sanders parecían dirigir todo el numerito, cerca de la hora y 10 de show soltaron sus instrumentos sin más, pero como es costumbre en México que las bandas bajen del escenario, casi al finalizar el show haciendo que los asistentes los hagan salir pidiendo más canciones y coreando el nombre de la banda, todos nos volteamos a ver pensando que regresarían y las voces de "¡otra!" no se escucharon con la fuerza esperada si no todo lo contrario, como murmullos casi imperceptibles, algo no andaba bien. «Todos pensamos lo mismo, hasta los promotores se quedaron de "WTF? No que iban a tocar hasta las 12:30?" Pero Sanders se comenzó a sentir mal del estómago a mitad del set y mejor lo terminaron sin encore» comentó Agustín Preciado, vocalista de Medical Negligence, pues al parecer el fundador de la banda norteamericana comenzó a sentir molestias estomacales a mediados de la presentación gracias a una operación de hace ya varios años. Decidiendo dejar hasta ahí el show, subieron de nuevo para recoger sus instrumentos y Brad Parris arrojó algunas púas al público para despedirse.

Los asistentes salieron un poco confundidos pero satisfechos pues habría sido una noche llena de brutalidad, sin duda alguna un evento que muchos recordarán pues los organizadores de Show no Mercy cumplieron una vez más con su cometido; hacer eventos equilibrados entre buenas propuestas locales y excelentes exponentes internacionales.


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB