23 jul. 2017

Un trabajo ameno, detallista y sutil, que gustará a todo aquel que quiera escuchar progresivo que no tenga más pretensión que hacerte disfrutar



  • Genre(s):
  • Progressive Rock / Math Rock
  • Release Date:
  • 30/ Jun / 2017
  • For Fans Of:
  • Protest The Hero / Dream Theather
  • Links:
El progresivo, un género que despierta un furor especial en sus oyentes y que nos ha regalado grandes alegrías a lo largo de su historia. Mi relación con él es muy favorable y disfruto encontrarme con bandas que me propongan cosas que normalmente no están en el radar de muchos. Mi problema con este estilo es el mismo que tiene cualquier cosa que despierte pasión y sensaciones similares, sus fans más acérrimos suelen ser soberbios y poco agraciados con cualquier cosa que no llene sus entandares, esa es la razón por la que muchas veces intento alejarme del Hype o expectativas que pueda generar una obra, me parece exasperante y un ambiente tóxico. Es por eso que me gusta presentar pequeñas obras del género que me motivan a seguir escuchándolo, y por ello es que hoy quiero hablar de In The Presence Of Wolves.

Luego de 3 años de silencio los nativos de Pennsylvania, vuelven a las andadas con su segundo material discográfico, en este caso el EP titulado: Of Two Minds, Stages 1-2: The Ape And The Cage. Mi primer acercamiento con la obra fue un tanto mezquino debido al tono de voz que predomina en el álbum. Yo soy del tipo de persona que disfruta voces masculinas con tonos graves, puesto que muchas veces este tipo de cantantes matizan y usan herramientas que ayudan a dar interpretaciones monumentales. Dejando de lado mi prejuicio inicial, continué por el apartado instrumental, y entrando en su juego, descubrí un material que propone detalles sutiles que brindan un rato ameno para el escucha.


Iniciamos con As We Speak (Part 1) un piano preciosista con acordes sencillos, marca la melodía tenue y dulce que se va desvaneciendo poco a poco hasta que llega el ataque intenso de riffs, que por momentos me recordó a lo hecho por el primitivo Dream Theather. Con cierto recelo y lejos de lo que esperaba, arranca The One Who Fell To Earth que con toques Math rock desataba en una canción intrincada que hace gala de la exposición técnica de estos músicos. Los ritmos trabajados en esta canción son deliciosos y los solos de guitarras son maravillosos. White Noise continúa con ese tono frenético y desafiante de notas, los cambios de ritmo son constantes y te llevan a un mundo que será conocido si eres un viejo zorro del género.

La guitarra acústica que sirve de abrebocas para The Ape and the Cage nos hace esperar una balada genérica, pero no, el desarrollo del tema nos vuelve a mostrar lo eficientes y generosos que son estos músicos en no escatimar en darnos pasajes sonoros muy agradables. El vocalista resalta en este tema por su ímpetu a la hora de interpretar, si bien aún me cuesta digerir los falsetos y el tono de su voz, demuestra que puede tener muchas más herramientas a la hora de cantar. La placa cierra con M.U.A que mantiene la idea central que gira en torno a esta banda, la cual consiste en trabajar con corazón y presentarnos detalles que nos apasionan, tales como esos pequeños cortes disonantes de la guitarra, la manera en la que se usan los platillos o el vigor con el que se emplea el bajo. Además, estos se presentan de la mano de una excelente producción.

Como mencioné al principio, me gusta encontrarme con este tipo de casos que vale la pena descubrir y escuchar con atención. Un trabajo ameno, detallista y sutil, que gustará a todo aquel que quiera escuchar progresivo que no tenga más pretensión que hacerte disfrutar. Ojalá y su próximo LP no tarde tanto en llegar.

8/ 10


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB