10 jul. 2017

La solvencia y maestría de Colin Stetson al servicio del metal




  • Genre(s):
  • Doom/Jazz/Experimental
  • Release Date:
  • 23/ 06/ 2017
  • For Fans Of:
  • Secret Chiefs 3 / Brain Tentacles
  • Links:
Colin Stetson, multi instrumentista, compositor, y para mí; uno de los músicos contemporáneos más interesante de la música “académica”. Participe en las sesiones de estudio de diversos y maravillosos artistas, tales como: God Speed You Black Emperor y Tom Waits. Artífice de obras impresiones como la trilogía New History Warfare o su trabajo en compañía de Sarah Neufeld titulado: Never Were the Way She Was el cual fue uno de los discos que más disfruté en 2015.

Estas referencias vienen a colación para dar una idea del trabajo y la trayectoria de un músico que no ha parado de generar música, cada día parece despertarse con una nueva motivación para componer y en este caso la música extrema llamó a su puerta. Producidos bajo el ecléctico sello Relapse Records, Ex Eye es un proyecto que nace de los intereses puros por hacer música ruidosa de gran nivel y propuesta. Su sonido intricado, milimétrico y perfeccionista colisiona fuertemente con la locura y desenfreno de Shahzad Ismaily (Secret Chiefs 3, Ceramic Dogs) quien se encarga de crear esa monumental atmosfera densa, que demanda atención plena en cada segundo del álbum.

El trabajo de Stetson es distintivo y característico de su obra. Técnico, apasionado y sólido. Canciones como Xenolith u Opposition son el reflejo fehaciente de las manifestaciones de las emociones de Colin. Es plausible esa adrenalina y destrucción catártica que genera en las notas mayores de su saxo alto. Los Riffs son un acompañante más en esa explosión sónica, lentos por momentos, donde la influencia del Doom o Sludge se hacen evidentes.


La experimentación es la herramienta más fiel que tienen estos músicos. En Form Constant nos van llevando de la mano en una exposición tibia de riffs y una plácida armonía con el bajo, donde el saxofón y los arreglos electrónicos son exquisitos, son un llanto a melódico a la melancolía, pero todo esto es una fachada para llegar a esos crescendos majestuosos, donde el jugueteo armónico y rítmico se desatan creando intervalos monumentales de furia y descontrol absoluto. La producción es un deleite auditivo, los detalles más mínimos y los instrumentos se escuchan a la perfección. Ese tono oscuro y decadente que domina la mezcla, le sienta muy bien a esa tormenta sonora.

La cereza del pastel viene con Tten Crowns puesta en el álbum como un bonus track. Normalmente los Añadidos suelen ser canciones que no aportan nada, pero en este caso, no es así. Aquí encontramos una faceta más melódica de la banda, sin perder ese ambiente funesto mostrado en los temas anteriores. Durante la primera parte de la canción la guitarra regala rasgueos rápidos y trepidantes que van creciendo a medida que el saxofón despliega notas sin cesar. Luego nos encontramos un tono seco en la mezcla donde los detalles electrónicos relucen por encima de un trabajo rítmico delicioso. Todo termina en un canal de ruido corpulento que pone final al álbum.

Ex Eye produce uno de los materiales más vigorosos y revitalizantes en lo que va del año. Es una de esas sorpresas que gustan y otorgan felicidad. Música emocionante, desquiciada e intrincada que se produce con el corazón y de manera orgánica. Un Viaje sin rumbo a la trascendencia total.


8.5 / 10


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB