13 jul. 2017

Parece ser que mantener encendida una llama de esperanza al confiar en un género como el post-hardcore (por el cual desde hace un tiempo no apostaría mucho) me sigue funcionando.



  • Genre(s):
  • Post-Hardcore | Metalcore
  • Release Date:
  • 14 / Jul / 2017
  • For Fans Of:
  • Heartist, Kingdom Of Giants, In Hearts Wake
  • Links:
La gracia de hacer música de específicamente este género (post-hardcore metalcorero) reside en el atrevimiento y el riesgo asumido por las bandas para producir un trabajo equilibrado con todos los elementos y recursos que el mismo estilo provee, eso lo damos por sentado porque sí es un verdadero reto.

Esta es una jugada arriesgada que se ve todavía más comprometida por el hecho de que (sin ofender a nadie y sin generalizar de lleno) en este círculo musical que nos compete todavía existen ciertos estigmas tontos donde se juzga y reprocha por alguna u otra razón a las agrupaciones que hacen algo que no sea de nuestro total agrado. Estoy seguro de que al menos conocen a alguna persona que es así, en vez de hacer lo que se supone lógico en estos caso, hacerlo a un lado y enfocarnos en lo que de verdad nos guste, simple y sencillo, se empeñan en criticar de no muy buena forma.

Dayseeker es una de las bandas que, tomando como referencia lo mencionado, ha sabido hacerse de un equilibrio casi milimétrico para poderse ganar a miles de seguidores alrededor del mundo con un par de álbumes que traían esa apacible armonía, donde la brutalidad explícita tenía su exacta 'contraparte' en los elementos más sutiles y calmados de las canciones, siendo una fórmula inmejorable, ya que no solo nos gusta eso a los que disfrutamos de ese sonido plenamente, sino que también haciendo esto pueden atraer seguidores de los dos diferentes lados, así hasta logrando abrir y expandir los horizontes de algunos de estos hacia la otra parte, ¿qué más se puede pedir?

Dreaming Is Sinking /// Waking Is Rising no solo establece una firme consolidación con un excelente tercer material, también indica un punto de referencia hacia lo que será el futuro de la banda estadounidense, ya que aparte de un par de cambios significativos en su alineación hace algunos meses, también esa salida de InVogue para ahora formar parte de Spinefarm Records (In Search Of Sun, The Browning, Shining y más bandas interesantes) tendrá impacto en cualquier variación o sendero que los chicos decidan tomar más adelante.

Empecemos con lo primero, diría mi abuelo, este álbum es un honorífico hat-trick en su currículum de casi 5 añitos de existencia, si bien sorprendieron desde aquel primer material, la cumbre ha sido alcanzada tras seguir escalando esa montaña de pendiente pronunciada a base de puro esfuerzo y saber mantener el estilo. Como era de esperarse, la pauta es marcada mayoritariamente por el buen Rory Rodríguez, su voz es increíble (fácilmente de las mejores del género) y se hace aún mejor con las instrumentales porque parece que están hechas la una para la otra. Un desarrollo clave es percibido a su vez en la producción, las veces anteriores había sido buena, pero ahora es inmejorable, no encontré alguna flaqueza en lo que al trabajo en el estudio se refiere.

Tres de los doce temas fueron lanzados con previo aviso y su video bien realizado, el más reciente llamado Sleep In The Sea, Pt. 2, obviamente segunda parte de una bien conocida, siendo fieles cien por ciento a aquella que formó parte de su debut, y digo un cien por ciento porque hasta la misma colaboración continuó acá, Garrett Russell (de Silent Planet) con gritos desquiciados junto a los altos de Rory, suenan de puta madre. Antes de este estuvo Vultures y Abandon, los dos grandiosos, el primero con un concepto grave como lo es la violencia doméstica, un video a la altura que al menos a mi me pareció muy llegador, acoplando lo visual con la música de forma espléndida, breakdown muy progresivo, épico. La otra canción es de desamor, como lo habían platicado ellos mismos anteriormente, haciendo alusión a una persona que regresa de un largo coma, encontrando todo como ya se imaginarán, exactamente como no estaba antes de ese percance, aquí hacen uso de nuevo de su faceta más heavy, súper agresivos y con una densidad a tope, también de lo mejorcito. Eso mismo es otro de los pilares en la construcción de este disco, no se asemeja en lo más mínimo a alguno de las típicas bandas post-hardcore "br00tal" que hacen un coro meloso y luego un breakdown genérico y listo, en esta ocasión Dayseeker lo ha llevado más allá con las progresiones bien marcadas salpicadas de metalcore realmente subido de tono, unas atmósferas que le dan un sabor melancólico y oscuro al asunto y en general una lluvia de sensaciones distintas encajada extraordinariamente, contando por supuesto los momentos catchy y los temas más digeribles pero no menos agradables que hacen que los 12 tracks tengan un minucioso balance de trapecista durante alrededor de tres cuartos de hora que nos tendrán al borde del asiento.

Parece ser que mantener encendida una llama de esperanza al confiar en un género como el post-hardcore (por el cual desde hace un tiempo no apostaría mucho) me sigue funcionando. Dayseeker no solo me confirmó que aún se puede esperar cosas finas como este Dreaming Is Sinking /// Waking Is Rising, sino que hasta reavivaron la incandescencia y la magnitud de la pequeña flama con un escupitajo abundante en gasolina al más puro estilo circense.

8.5 / 10


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB