10 jul. 2017

Dance and Laugh Amongst the Rotten trae sonidos deliberadamente más meditados.



  • Genre(s):
  • Symphonic Black Metal
  • Release Date:
  • 16 / Jun / 2017
  • For Fans Of:
  • Cradle of Filth, Into Infernus
  • Links:
En su trayectoria Carach Angren ha seguido una línea única dentro los confines del symphonic black metal que es difícil de imitar, gracias a ello hoy tiene reservado su lugar en el spotlight mundial tan pronto como nuevo material es anunciado. Seguramente conserve varios años ese nivel de estatus representativo del género y es incuestionable que le corresponda. Su música ha marcado tanto que para quienes estamos fuera de la burbuja, sabemos de un nombre que impone respeto. Personalmente me considero ajeno a la carrera que han hecho pero es fácil notar la presencia de un grupo de serias convicciones y alineamientos en cuanto escuchas una de sus canciones, de esas cualidades que te hacen guardar silencio cuando se trata de menospreciar la discografía o el aporte que tienen los holandeses.

Con eso dicho, no soy conocedor de su trayectoria, pero respetuosamente me gustaría decir un par de cosas sobre el nuevo disco Dance and Laugh Amongst the Rotten, porque me pareció interesante indagar en los trabajos anteriores de Carach Angren, una banda que además es influencia directa de Into Infernus y de cuyo sonido soy seguidor desde el primer tema que publicaron. Secundariamente porque como recién llegado creo que puedo dar una perspectiva imparcial sin complicarla mucho, útil si alguien leyendo tambien resulta ser ajeno de su estilo.

La línea que sigue como apóstol del black metal sinfónico es tan directa que de un repaso por su discografía queda claro que las intenciones han sido las mismas. Cada lanzamiento fue un paso de reafirmación, con cambios que denotaban desarrollo en lugar de desviaciones en la filosofía, sin decepciones, aunque en ocasiones las zancadas parecen haber quedado cortas y tiene su truco contarlos como desaciertos, tomaría un fan experimentado poder detectar lo mejor y peor de su desempeño o las debilidades y fortalezas de cada trabajo. Lo que es evidente es que, clasificarse banda de Horror le ha implicado un nicho de sonidos con emociones enmarcadas, siempre enfocadas en expresar historias que alteren los sentidos por una serie de elementos y características distintivas del metal extremo, ahí que tengamos una banda casada con su estilo pero que juega siguiendo sus propias reglas y estableciendo una marca autentica. Los elementos de teatralidad orquestal han sido el pilar sobre el que posan su nombre, no faltan al pase de lista en cada nuevo material e individualmente construyen una personalidad propia de atmosferas para el disco en cuestión, aunque tambien sean afectadas del humor que cada uno en particular ha tenido y son tan memorables como la instrumentación de la que se acompañen. Musicalmente Lammendam el primero de los álbumes es el más directo de su discografía y como carta de presentación funciona inyectando el gran nivel competitivo de su labor. Seguido tenemos Death Came Through a Phantom Ship, que prueba diferentes velocidades en la proyección de un estilo menos demonizado, ganando nuevos matices y perdiendo cierto impacto en el trabajo de guitarras. Cuando llega Where The Corpses Sink Forever están mejor producidos, recuperando el interés en el trabajo intrincado de los instrumentos y explorando atmosferas por primera vez inmersivas en la orquestación, pero siguiendo en profunda conexión con el lado vertiginoso característico del grupo. Es fácil considerarlo lo mejor que han hecho ya que aquí Carach Angren logra madurez, al menos en la dirección que siempre habían mostrado. Tres años después This Is No Fairytale los deja ricos de dinámicas, con una intriga musical desgastada pero de mayor protagonismo en la narrativa vocal, compensando así su relevancia en la carrera del trio y acorde a lo que debe ser a estas alturas del partido.


Al derecho y al revés una carrera honesta haciendo buenos trabajos. Una vez bajo ese contexto me puse a escuchar Dance and Laugh Amongst the Rotten, el cual no pierde identidad sobre Carach Angren pero se encarga de cambiarles el espectro sonoro considerablemente. Después del prestigio y los aciertos, es pensable que decidieran irse a explorar y por primera vez presentarnos algo distinto, sin dar la espalda a su legado, algo que escarba profundo y supone un ensayo más amplio y personal de su obra. Estéticamente parece conectado al previo álbum pero involucra un estimulante repaso de viejos escritos, en la vena melódica de Death Came Through a Phantom Ship, ahora con el valor agregado en siete años de experiencia elaborando detallados cuadros sinfónicos y lo que quizá es la segunda parte de su llamado Horror Metal. Como si este nuevo disco resolviera partes inconclusas o incógnitas olvidadas de su relato. No cambia nada fundamental ni es perdida de carácter pero pertenece a su propia gama, un buen ejemplo es la canción Song For The Dead (intencionalmente arriba), que da claras muestras de cambio pero no cesa de enganchar al oyente con el particular set de habilidades que tiene el trio.

No hace falta profundizar en la descripción de los temas, es obvio que conocen los ingredientes para hacer un álbum redondo con su sello intacto en el orden de ideas y en llevarlas a cabo. Preferí hacer un resumen de sus trabajos y a grandes rasgos señalar qué lugar ocupa en el repertorio de los holandeses. Dance and Laugh Amongst the Rotten trae sonidos deliberadamente más meditados, factor que soporta la caída del desenfrene que conlleva hacer temas lentos. Existe la probabilidad de que se trate de su obra más completa, pues hablando de composición ostenta soberbia dinámica como nunca antes y una refinada paleta de ritmos que se supera desde su segundo trabajo de estudio, aunque eso no signifique que se equipare en el impacto que tuvo con trabajos pasados, así como tampoco lo fue This Is No Fairytale. Aunque lo nuevo sí opaca en la práctica todo lo que aquel material no es. Carach Angren no confronta con la intensidad del pasado, sin embargo demuestra que no necesita estar a cinco centímetros sobre tu cara para intimidar, o exponer todo su arsenal para hacerse ver fuerte. Es la gran etapa de la banda, no el mejor trabajo, sin embargo articulado y elocuente. Por medio de abundar en la tragedia dramática y agregar diversas capas de melancolía, puedo citar que “No suprimió la barbarie; la perfeccionó e hizo más cruel y bárbara”, desde un lugar privilegiado que les permite bailar y reírse entre los podridos.


8 / 10


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB