4 jul. 2017

Me atrevería a nominarlos como únicos en su tipo.



  • Genre(s):
  • Progressive Metal
  • Release Date:
  • 28 / Jun / 2017
  • For Fans Of:
  • Protest the Hero, Teramaze, Caligula's Horse
  • Links:
Que pasaría sí se combina el prog metal actual con el de los dinosaurios, es decir, el sonido representativo de la vieja escuela pareado con lo más representativo de lo que escuchamos ahorita. Digamos que Plini o David Maxim Micic se montan un proyecto con el sello vocal de James LaBrie, o siguiendo ese ejemplo, que tal sería ver a Dream theater haciendo el mínimo esfuerzo por traer algo extra, que si no llega a ser novedoso por lo menos si a refrescarlos de sonidos un poco, y no en la idea de olvidarse el estilo sino simplemente variarle y sacudirse el polvo. Como pedirle que elimine Windows XP a quien aún sigue usándolo, lo sé.

Dejando de lado las referencias absurdas, la verdad es esa clase de cosas que de antemano sabes no veras realizarse, aunque las ganas de saber cómo sonaría algo así, ahí quedan. Digo esto porque, para mi particular sorpresa llega el inesperado nuevo disco de Cønstantine, unos dudes finlandeses aterrizando su tercer lanzamiento que derriba puertas para abrirse paso. Siendo seguramente la mejor sorpresa que nos dé aquel país este año.

Cønstantine viene trabajando un estilo de prog heavy que gradualmente los ha llevado hasta Esthesia siendo lo mejor de todo. Divine Design (2011) era un sonido maduro que rescataba buenas características del Heavy y Power pero nada más, luego Resign Due (2013) presentó notorios cambios de intenciones hacia un laborioso metal progresivo que de igual manera seguía entendiéndose con el estilo de su primer material. Cuatro años después Esthesia es en verdad un dramático giro de eventos para el grupo finlandés, que además de ir muy delante de donde estaban, puede estremecer a los fans acérrimos del prog alrededor del mundo. Si piensas en otras bandas con inquietudes por combinar generaciones pasadas con lo moderno, tenemos a los mexicanos de Anima Tempo, a Teramaze, en Australia dando catedra de como estar vigente y a Distorted Harmony de Israel rompiéndola. A sus maneras y mañas, estos tres pueden agruparse por haber sabido labrar una marca moderna con cierta esencia nostálgica por lo clásico. Constantine quizá tenga mucho que decir al respecto y me atrevería a nominarlos como únicos en su tipo, de ahí la razón de hablarles sobre este frio lanzamiento.

Cada minuto de este trabajo es un recordatorio de su objetivo primario, que es traer un nuevo modelo de cómo entenderse lo viejo con lo nuevo, sin necesariamente hablar de que rompan los moldes, sino de algo un tanto más simple. Son una banda que puede llevarte al pasado con tanta claridad sólo porque rara vez se ve a un vocal tan comprometido con brindar vocalizaciones de tan explícita semejanza a otras décadas. Un estilo que por supuesto es personal y no tiene nada que ver con James LaBrie como el primer ejemplo, aunque de rato en rato el emular tantas usanzas antañas puede traer referencias de varios cantantes de la época, tú nómbralas. Paralelamente tenemos a un grupo que instrumentalmente amerita varias reproducciones, pues hacen gama de tantas habilidades que hasta las comparaciones con otros grandes actos son debidas. No hace falta aclarar que cada instrumento se encuentra en su mejor momento y a la altura de tallas mundiales, pero de cualquier manera ya quedó dicho.


El inicio del primer tema no advierte de mucho, una decente dosis instrumental de polirrítmias que se crece con guitarras a la Tosin Abasi y un pronto cambio de situación a melodías básicas, hasta el momento con la justa dosis de ritmo para cachar tu atención, nada demasiado fancy, pero necesario para hacerte saber que en cuestión de composición están actualizados con las novedades del día. Donde realmente comienza la acción es en Skygrave, mostrando ya su faceta de metal enérgico equilibrado y la primera aparición del vocal, que trae ese fresco timbre arrastrando adherencias de otros tiempos. Moviéndonos a In Fading Light, la voz pasa por un momento de incomodidad cuando muestra de lleno sus verdaderas intenciones, pero a medida que lo vemos comprometiéndose con la idea te convences de que esto es algo bueno. Pasados a la segunda mitad, el groove de las guitarras se puso tan exquisito que ya mejor hablemos de Deep Inside, una versión alternativa de la banda, desde luego manteniendo la actitud llamativa y agregando distorsiones nuevas en su sonido, con un bajo de fuerte presencia y segmentos de fusión que pasan cercanos por A Sense of Gravity. La voz entra en otro nivel de matices vocales heavy metal que inevitablemente recuerdan a Klaus Meine de Scorpions. Por raro que parezca, esto lleva a uno de los mejores momentos del disco. Human Veil ofrece ritmos explosivos en una onda semejante a Protest the Hero, sin embargo con el constante ataque de voces que por muchos medios quieren hacerte notar esto con diferentes ojos (en los oídos).


Con la segunda mitad del álbum llega la segunda mención a la referencia de Klaus Meine, trayendo una vez más esa rabia rasposa primitiva del género para el tema Mirror Madness. La canción pasa por varios tratamientos de humor y se desempeña en mayor medida en la vena clásica del género pero constituye sin duda otra gran pieza del álbum. Se da tiempo de llevarnos por un pasaje de tranquilidad rítmica con remates jazzeros y de pronto deja caer el groove más heavy que haya patrocinado Esthesia hasta el momento. Narratives te hace preguntar dónde carajos termina su capacidad para traer temas con atmosferas tan particulares, de nueva cuenta con una carga altamente explosiva pero detonando una avalancha de melodía emotiva, probablemente como lo haría Caligula’s Horse. Pasando a los dos últimos temas, Collective Harmony inserta beats electrónicos que son rápidamente empatados por un rico y jugoso jam que invade la atención y roba por primera vez el protagonismo de las voces. Esta canción va para aquel que no haya quedado convencido de su propuesta y prefiera quedarse solamente con lo instrumental.

Hay una frase que nunca digo y es porque nunca antes habría sido cierta, pero acá se reservaron lo mejor para el final, buscaron cerrar de manera gratificante con este pedazo de material. Cada referencia que haya rondado mi cabeza y con todo lo que el recorrido de los temas deja de buen sabor, en Release Rebirth se ven superados. Musicalmente terminan en otro nivel de lo que verán a lo largo de nueve tracks. Sólo el disponerse a cerrar con un tema de esas proporciones y llevarte hasta descubrirlo hace de este trabajo un imperdible seguro del 2017.

9 / 10


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB