25 jul. 2017

Era como si todo el recinto estuviera unido por un inconsciente colectivo y por unos minutos fuimos energía pura... tal cual como reacciona un vaso de agua ante la presencia de un potente ampli.



En lo que va del año en Guadalajara Jalisco México han ocurrido una serie de fechas casi de locura; Beyond Creation, Thanatology, Borknagar, Rhapsody (sí, el reencuentro), Sodom, Amon Amarth & Abbath, Mono & Deafheaven, por mencionar algunas, y este fin de semana pasado no fue la excepción, pues los exponentes del progresivo estadounidense hicieron una vez más de las suyas en Guadalajara con su tercera aparición en nuestra ciudad; Animals As Leaders logrando llenar más de un 80% del foro con seguidores amantes de ese género tan complejo y bello.

Viernes 21 de Julio. El show comenzó poco antes de las 9:00 con la ya conocida banda tapatía Parazit, quienes regresaron de su tour por Europa para telonear a los maestros del progre Americano; Su presentación terminó, José Macario, Christian Gomez y Kello Gonzalez bajaron del escenario. Las luces se apagaron, pusieron música y comenzó la espera para recibir a los de Animals as Leaders. Segundos después de que el peculiar soundtrack de espera se detuviera todo mundo se quedó en silencio para volverse eufóricos con la entrada de las notas arábigas de Arithmophobia. Desde la parte trasera podía sentir los ritmos poderosos del bateria Matt Garstka retumbar en mi pecho y ver cómo todo tipo de personas disfrutaban de la virtuosidad compartida entre Tosin Abasi y Javier Reyes, pues ambos se iban intercalando a la hora de tocar las bases y las figuras principales haciendo un equilibrio electrizante que sí no estás acostumbrado a ver este juego de roles te puedes llegar a preguntar ¿cuál de estos dos hace la guitarra principal? Pero qué importa quién hace qué pues basta con cerrar los ojos y dejarte llevar por los sonidos.

Si ya de cajón es hipnotizante escuchar los discos de Animals, en vivo es toda una experiencia, otra de las canciones que tocaron fue Ka$cade, era como si todo el recinto estuviera unido por un inconsciente colectivo en el que los movimientos corporales eran una reacción en cadena, y por unos minutos fuimos energía pura con patrones marcados en los movimientos corporales y faciales, tal cual como reacciona un vaso de agua ante la presencia de un potente ampli. Así ocurrió por pequeños momentos en canciones como Tooth and Claw, Tempting Time, Physical Education, Inner Assassin y Woven Web. Una de las cosas que más aprecio cuando voy a ver a una buena banda es la interacción que tienen tanto entre los mismos integrantes como con el público, el trío de Washington me sorprendió pues había una gran comunicación entre ellos y no me refiero a palabras, si no que con miradas y sonrisas iban siguiendo y disfrutando sus composiciones a tal grado que podría jurar que más que tocar para los asistentes tapatíos, estaban tocando para ellos mismos sintiendo cada nota, cada cuerda, cada bit.

Cerraron su presentación con CAFO haciendo una explosión de reacciones químicas neuronales en nuestro cerebro. Fue la cereza del pastel, un intro loco lleno de notas una tras otra como metralleta para después bajar la intensidad en algo más armónico y subir de nuevo como montaña rusa anticipando el final de la velada. El show terminó alrededor de las 11:30, con el público enloquecido y satisfecho, los asistentes despidieron con aplausos acompañados de un coro típico; "Animals" "Animals" "Animals", así le dijimos adiós a los estadounidenses, esperando verlos de nuevo por tierras tapatías.




¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB