22 jun. 2017

Una banda emblemática que a pesar de haber existido solo por 5 años,
nos regaló grandes alegrías que perdurarán por muchísimo tiempo.



  • Genre:
  • Deathcore | Metalcore
  • Years active:
2007 - 2012
Siempre he tenido claro este pensamiento y aquí está un ejemplo, el involucrar asuntos o decisiones sumamente personales en las que hay una marcadísima divergencia mundial desde el inicio de los tiempos, por alguna u otra razón, es un tema demasiado importante y delicado al considerarlo parte esencial en la creación de la música de alguna banda. Aún cuando alguien cree con presunta certeza algo, puede ser que en el fondo lleguemos a la conclusión de que nuestras convicciones siempre estuvieron en duda, sujetas a un cambio. Esto fue parte de lo que desgraciadamente le costó la carrera a The Crimson Armada.

Allá por el año 2007, cuando el deathcore estuvo en lo más alto de la cúspide de su existencia y parecía que nada ni nadie lo detendría (imagínense, en ese mismo año salieron álbumes como 'The Ills of Modern Man', 'The Cleansing', 'The Somatic Defilement' y 'Dead In My Arms', de Despised Icon, Suicide Silence, Whitechapel y Carnifex, respectivamente, entre algunos otros que se volvieron casi un culto de la escena), surgió en Ohio un caso muy particular que, a pesar de la polémica sobre ellos y cuestionamientos hacia su proyecto, se supieron ganar rápidamente el respeto y el reconocimiento necesario para ponerse al nivel de esas bandas antes mencionadas.

Tan acelerado fue su surgimiento que desde un principio tuvieron algunos contratiempos, un mal augurio para su futuro que con todo y eso pudo ser sobresaliente durante el relativamente corto lapso que éste duró. El potencial de los chicos primeramente fue reconocido por Metal Blade Records, discográfica mundialmente reconocida que les dio un gran empujón hacia lo que sería su más grande obra que yo podría fácilmente incluír en mi top50 de todos los tiempos, aquel debut en 2009 que se aventaron con el aclamado Joey Sturgis en la producción, el llamado 'Guardians', donde potenciaban de modo bestial su dinamismo ofrecido en sus demos anteriores, el cual sería la clave, le dio la vuelta al globo por diferentes razones que se ligaron de buen modo creando algo realmente especial.


Plenamente TCA siempre negó ser una de las llamadas bandas cristianas, a pesar de que claramente sus letras eran alusiones hacia ese todopoderoso ser superior, sus referencias eran más que nada y a veces hasta explícitamente textuales a escritos del Corán, sagrado libro del islam. Las incontables puertas que se les abrieron y las giras ya hasta como banda de cabecera sobre otras agrupaciones de renombre les generó una enorme cantidad de seguidores, que llegaron como olas a este océano desde diferentes ángulos: los que vinieron por la alta manufactura de la música en lo instrumental, los que venían por sus creencias religiosas y encontraron aquí el más grande deleite, y otros cuantos como yo, que sabiendo ambas cosas y sin predicar en teoría ningún dogma, nos sentimos atraídos al instante ante semejante maravilla.

Esto perduró el tiempo regular y bastante común que las agrupaciones se toman para moverse, hacer lo suyo y preparar lo que sigue, porque nada es para siempre. Dos años después y con un cambio en su alineación, continuaron su travesía ahora bajo el sello Artery Recordings, que se encargaría de lanzar el segundo álbum de la banda, ese 'Conviction' que más que certeza trajo algunos desconciertos. Temáticamente siguieron la misma línea recta con temas doctrinales similares y musicalmente seguía siendo fuerte, aunque no tanto como el anterior, con voces limpias y muchos más retoques de estilos tipo metalcore, distanciado de sonar parecido a su antecesor que era un deathcore muy técnico que rayaba un death metal rápido, brutal y con cada elemento siendo una ráfaga de sus capacidades.


No parecía que hubiera algún problema en aquel momento y abruptamente se separaron en 2012, luego de un par de años donde se les exigió a full en los tours. Tiempo después, Saud Ahmed (que ya tenía a The Holy Guile como su proyecto principal) hizo un comunicado esclareciendo todo lo que tuvo que ver con la disolución de The Crimson Armada, donde a grandes rasgos aseguró lo siguiente:

"TCA se separó por varias razones.
La primera y más importante fue la falta de pasión. Evidentemente hay una diferencia entre 'Guardians' y 'Conviction', ya que el primero fue un trabajo de muchos años con los miembros originales. No recibimos el apoyo que esperábamos, terminé haciendo otras cosas cosas diferentes a verdaderemente crear música. También nuestros gustos musicales cambiaron, y más importante aún, nuestros puntos de vista sobre la religión cambiaron, especialmente el mío.
Después de esto continuamos con un par de movimientos en nuestros integrantes, con muchos conciertos y demás, eso fue un problema porque cada que tocábamos teníamos una alineación diferente por alguna u otra razón, dejó de ser algo bueno."
Fragmentos no literales extraídos de la declaración en su página de Facebook.

Y eso fue todo, muchos sabemos lo que hizo Saud con The Holy Guile, que claramente fue un giro de 180 grados y un golpe directo a su pasado religioso, ya que con THG (proyecto prácticamente muerto también) blasfemó y escupió todo ese pensamiento reprimido que no pudo sosegar en lo absoluto, con ese cambio de visión se tuvo que haber sentido engañado y decepcionado, concluyendo en lo que ya sabemos. Con esto claro, no quiero decir que él haya sido el culpable, para nada, la falta de compromiso de algunos integrantes sumado a los demás problemas internos hicieron que la ajetreada pero destacada carrera de The Crimson Armada se cayera tras solo 5 años de existencia.

Sin esperanza de que pudieran regresar algún día y sorprendernos con algo, quienes gusten que le sigan la pista a aquellos que alguna vez fueron parte de TCA en sus bandas actuales (o proyectos solistas, como Saudapop), yo personalmente me quedo con este pequeño pero valioso legado que me trae tan buenos recuerdos y me pone la energía en lo más alto. Contemplemos a los arquitectos.




¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB