3 jun. 2017

Este álbum desafía los límites del post-hardcore, mimetiza lo abstracto y lo transforma en muchas ondas sonoras para poder apreciarlo con nuestro sentido auditivo.



  • Genre(s):
  • Experimental Rock, Post-Hardcore
  • Release Date:
  • 17/03/2017
  • For Fans Of:
  • A Lot Like Birds, Hail the Sun, Sianvar, Dance Gavin Dance
  • Links:
Cuando nos sorprende la música progresiva, nos toma mal parados, en muchas ocasiones es difícil de digerir este tipo música, lo que provoca que se tome a la ligera o no se le dé la relevancia necesaria, pero una vez encontrado el hilo que desmenuza toda una estructura de complejos sonidos, se puede llegar a ese núcleo que nos llega a revolucionar, nos genera desde una hasta mil emociones que nos satisfacen al querer refugiarnos en esta maravillosa expresión artística.

Un extraordinario ejemplo del párrafo anterior es lo que nos presenta Stolas en su nuevo álbum homónimo, el cual representa un retorno triunfal que se llevó a cabo este pasado diecisiete de marzo. Estos tipos provenientes de Las Vegas, Nevada, la tierra del placer, se proyectan al mundo con un estilo único, que destella de hermosura. Stolas tiene ese toque de originalidad que perpetúa a sus trabajos musicales como obras maestras, indicados para escucharlos en cualquier momento.

Adentrando más a fondo en el álbum se nos revela un sonido fresco, puro y experimental, cada canción se comporta de manera independiente aunque posean un mismo matiz impuesto por el gran estilo de Stolas, un disco apto para aquel que desea conectar índoles de su ser con resonancias que retumban en una estética de la perfección. Este álbum desafía los límites del post-hardcore, mimetiza lo abstracto y lo transforma en muchas ondas sonoras para poder apreciarlo con nuestro sentido auditivo.
Es raro poder describirlo de forma más simple, básicamente no se puede apreciar de todo nada más escuchándolo una vez. Stolas manipuló muy bien su ingenio, para sincronizar al público con su ideología musical, un disco que puede ir con tu gusto musical, que puede ambientar una reunión, o solamente puedes reproducirlo para que te acompañe mientras fumas un cigarrillo y contemplas la existencia. No es solo un álbum más presentado en la historia de la música experimental, es un nuevo término de como unificar dos mentes, dos mundos, en un escueto momento.

El álbum Stolas se conforma de diez temas, los cuales son dignos de escucharlos y tratarlos de la misma manera. Dando una disculpa por no lograr plasmar un “track by track” como sería lo indicado, pero como antes se menciona en la reseña es muy complejo el álbum para tener una descripción adecuada. Aunque como siendo parte ya de una manía, las tres mejores canciones se conforman por: “Damage Division” como la mejor canción, su composición por parte de la guitarra y la concordancia que posee con la batería proporciona una melodía maravillosa, es la canción donde las vocales le dan el temperamento certero para que la melodía tenga el carácter de sobresalir del resto, a diferencia de “Maximizer” que se aprecia como la segunda mejor de Stolas (álbum), ya que también en la parte melódica es estupenda, aunque el juego de vocales es más discreto, aunque no deja de ser soberbia en su ejecución; ya por último se sitúa “Pacesetter” un tema muy completo y con la temática profunda para poder obtener dos perspectivas de esta misma, la reflexiva y la auditiva.

Stolas se superó y atravesó cualquier límite existente hasta el momento en su respectivo género, este homónimo golpea las puertas de la grandeza, es muy triste no apreciar trabajos de este estirpe con mucha mayor frecuencia. Sin más, muchas gracias a Stolas por dar, en esta época tan competitiva, su mejor disco, el cual los convierte para los oyentes y fans del experimental rock y el post-hardcore como leyendas vivientes.

9.5 / 10


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB