18 jun. 2017

""...una caminata turbulenta dentro de lo siniestro operático, por medio de combinarlo con riffs intricados y desgarres de garganta, pero encima llevando las ventajas de una orquesta en vivo hasta las últimas consecuencias."



  • Genre(s):
  • Orchestral Progressive Metal
  • Release Date:
  • 16 / Jun / 2017
  • For Fans Of:
  • Earthside, The Ocean
  • Links:
Poco antes de la medianoche llegó a mi atención este trabajo que me dejó gratamente sorprendido, el nuevo disco de The Burden Remains & The Horns of the Seventh Seal titulado Touchstone, un lanzamiento suizo del cuarteto de progressive metal acompañándose por una orquesta de 42 miembros que comenzó a colaborar en esto que es un gran aporte a la música extrema.

El proceso de grabación y su preparación pasaron un poco escondidos en el radar de noticias pero parece que es intencional de la banda, creo que ellos están confiados del monumental aporte que traen y dejaran que las cosas lleguen como deban ser. Touchstone es el tercer lanzamiento que ponen a disposición y dejando un poco de lado el impacto que hace la propuesta, lo primero es decir que es un gran paso adelante en la carrera de una joven banda que ya venía haciendo trabajos notables de progressive thrash.

Sé que lo dije tranquilo pero ¡es una puta orquesta! La fusión del metal y lo orquestal. Esa premisa por si sola debe bastar para entusiasmar a cualquiera y esperar nada menor a lo impresionante. Cual haya sido la razón de la unión, The Horns of the Seventh Seal (es probable que el nombre solo exista para este fin) trabajó junto a The Burden Remains los siguientes 2 años en el concepto de este álbum, que finalmente trajo en 2016 dos presentaciones en vivo exclusivas e irrepetibles.


Touchstone se compone de 7 temas y 57 minutos de duración. Durante ese tiempo el álbum constata ser una combinación orgánica que sabe balancear ambas partes sin esfuerzo, hay introducciones a cada tema dedicados para que la distorsión brille y otros para que su lado operático invada el escenario, la diferencia entre uno y otro irá dictando que lado dominará la canción. Trabajando esa dinámica juntos van levantando abrumadores momentos de climax a la par del vocalista que por su parte lleva ganada inmensa presencia. Ya sé que el concepto sinfónico es algo visto pero puedo decir que nunca tan directo, todo lo que recuerdo del metal sinfónico parece ahora un poco pálido o redundante comparado con esto.

Los primeros minutos se encargan de difuminar cualquier duda respecto a los alcances de Touchstone, todo lo que tienes que hacer es sentarte a escuchar sin esperar demasiado y dejar que las composiciones hagan su trabajo. En ese sentido la portada te deja en blanco, lo cual es buen acierto para no crear falsas expectativas de lo que vas a encontrar. El inicio es aquietante pero no convence de mayor mérito a un buen crescendo instrumental, la intensidad vocal aumenta y los cuernos sinfónicos aparecen, terminando Spitting on Stones sin ver lo mejor que tienen aunque mínimo habiendo pasado el dedo sobre el betún del pastel.

El segundo acto Seven Veils ahora sí revela el poder demoledor contenido en el disco pero aún nada que vea la grandeza hacia el metal progresivo, son 11 minutos que consisten en subidas y bajadas de tonos al tema, este tiempo lo dedican para demostrar que no bromean al decir que piensan llevarlo al siguiente nivel. Si para entonces no quedas admirado de su propuesta el doble refuerzo es To Shoulder A World Inane, en cambio siendo menos extenso el tema es determinante en cuanto a la impresión de la primera mitad del disco a todo esplendor. Inicia con una tensión en la orquestación muy a la escena de acción de James Bond y pronto la tensión del momento queda en el centro de una batalla por dominar la canción, es un dueto todos vs el salvajismo de las guitarras y los gritos del vocal. A este punto la banda te ha servido con una complejidad rítmica superior al promedio, gradualmente convirtiéndose en algo de grandes proporciones, piensa en Earthside y The Ocean escribiendo sinfonías extremas de post-metal para una orquesta. En cuarta canción Gilding the Void podría pensarse que ya lo dieron todo aunque no sea así, es la canción del medio e inicia trayendo un estilo thrash reminiscente de sus viejos trabajos pero nada que se comprometa de lleno a la intención de la canción, de cualquier modo hace bien la transición al siguiente tema sin perder la expectativa épica.

El resto de temas son igualmente buenos reafirmando las aptitudes de The Burden Remains, cada uno de los tres sigue desencadenando una caminata turbulenta dentro de lo siniestro operático, por medio de combinarlo con riffs intricados y desgarres de garganta, pero encima llevando las ventajas de una orquesta en vivo hasta las últimas consecuencias. Era importante que al final de todo, una ambiciosa colaboración de tal magnitud no quedara percibiéndose modesta o que agachó la mirada cuando pudo declarar más. A grandes rasgos cumple con eso pero queda mucho aun que masticarle.

9 / 10


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB