6 jun. 2017

En The Optimist podemos escuchar una ruptura casi por completo con el sonido sinfónico que la banda ha manejado desde hace aproximadamente 5 años




  • Genre(s):
  • Progressive Rock| Art Rock| Alternative Rock|
  • Release Date:
  • 09/ Junio/ 2017
  • For Fans Of:
  • Katatonia, The Pineapple Thief, Lunatic Soul
  • Links:
En tres días la banda de los hermanos Cavanagh habrá lanzado oficialmente su décimo tercer álbum de estudio que lleva por nombre The Optimist, un nombre muy sugestivo que levantó muchas expectativas cuando se anunció hace unos cuantos meses. Kscope, la casa predilecta de algunos de los máximos representantes del rock progresivo actual, como lo son: Steven Wilson, The Pineapple Thief, Lunatic Soul, Iamthemorning, Gazpacho, entre muchos otros, es la encargada de la distribución del disco, grabado en invierno del 2016 en los estudios de Attica Audio Recording, en Irlanda, y después terminado los estudios de Castle of Doom, en Glasgow, bajo la dirección del productor Tony Doogan, conocido por haber trabajado con bandas como Mogwai, Belle & Sebastian, Super Furry Animals, etcétera.

El nacimiento de este álbum está directamente relacionado con la producción del 2002, A Fine Day to Exit, y es citado como influencia mayor en la producción de The Optimist, por lo que conceptualmente es un álbum que brindará mucho regocijo al continuar (de alguna forma) con las historias contadas hace quince años. La portada corrió a cargo de Travis Smith, magno ilustrador y diseñador favorito de muchas bandas (Opeth, Katatonia, Riverside), mismo que diseñó la portada de A Fine Day to Exit. Pero las similitudes con su placa del 2002 no terminan allí. Musicalmente The Optimist es un álbum que repasa casi por completo la discografía de la banda y rinde tributo a todos sus momentos.

Nuevamente, los fans de la banda se verán divididos al decidir si el nuevo sonido de la banda les gusta o no, esto ha pasado en numerosas ocasiones: sucedió con la salida del vocalista original Darren White, con la inclusión de Lee Douglas a la banda y prácticamente con cada álbum que ha lanzado la banda desde entonces. En The Optimist podemos escuchar una ruptura casi por completo con el sonido sinfónico que la banda ha manejado desde hace aproximadamente 5 años, algo que les ganó una cantidad sorprendente de nuevos seguidores, específicamente personas ajenas al metal y al estilo gótico que caracterizó a la banda en la década de los dos mil, y que los catapultó a las listas de los mejores vendidos en diversos países. Sinceramente, la ruptura con este sonido sinfónico/orquestral es algo que me tomó por sorpresa y será algo que extrañaré enormemente.

El estado anímico del disco se proyecta en lo que hasta la fecha son las canciones más cinemáticas de la banda. El juego de protagonismo entre Vincent Cavanagh y la hermosa Lee Douglas que ha existido prácticamente desde la mitad de los años dos mil aquí desaparece casi por completo; Lee toma las riendas vocales de The Optimist y sin duda es el elemento que más brilla, con los hermanos Cavanagh y Douglas concentrándose en sus respectivos instrumentos.

Esta vez el sonido de la banda es un poco más difícil de catalogar, la incorporación de sonidos electrónicos y estructuras propias del post-rock y del rock alternativo vuelven a este disco una art rock que sorprende mucho una vez que se entiende que este es un nuevo Anathema y no una continuación o emulación de sus dos últimos trabajos. Y es aquí donde se debe mencionar que la promoción que se le dio es completamente falsa, si bien es cierto que tiene seccionas oscuras que recuerdan al sonido de We’re Here Because We’re Here y A Fine Day to Exit, son simples remembranzas; este no es el álbum más oscuro de la banda, y puedo decirles que no volveremos a escuchar música así en próximos lanzamientos.
A estas alturas de la reseña vendría sobrando decir que aunque hay piezas memorables (Endless Ways, Springfield, Close Your Eyes y Wildfires son las canciones que personalmente se impregnaron más en mí), no hay aquí ninguna del calibre de Untouchable, A Natural Disaster o Temporary Peace.

Finalmente, cabe decir que The Optimist no es un mal álbum, pero la falta de cohesión entre ideas le resta la seriedad que todos sus álbumes tienen, quedando opacado por la sombra de sus predecesores. Estamos ante una nueva etapa de la banda, que opta por una composición más sencilla sin caer en lo simplista, y como fácilmente tendremos que esperar tres años para escuchar nuevo material de la banda, lo mejor será mantener las expectativas al margen y olvidarse de todo lo hecho en el pasado.

7 / 10


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB