25 jun. 2017

Igorrr le agrega dos "erres" de glitch a su nombre.



  • Genre(s):
  • Breakcore, Black Metal, IDM, Baroque Music
  • Release Date:
  • 16 / Jun / 2017
  • For Fans Of:
  • Vladimir Bozar 'n' Ze Sheraf Orkestär, Venetian Snares, The Algorithm, Diapsiquir.
  • Links:
Lo que comenzó como un proyecto de IDM bizarramente alineado al breakcore y suspiros neoclásicos (de todo tipo) fue rápidamente escalado hacia el metal extremo-operático con su conmemorativo disco Hallelujah. Cinco años después, el nuevo álbum del gurú electrónico francés, Savage Sinusoid, da varios saltos hasta ser un almanaque de todo lo que sucede actualmente en, principalmente los estilos vertiginosos o inclinados al thriller electrónico, patrocinados con dobles dosis de twists esquizofrénica Igorrr.

Luego de años experimentando, Igorrr básicamente nos ha dejado un estudio personal de sonidos que han acompañado generaciones de historia musical, detallados flashback encimados y mal alineados, extrañamente encontrando armonía en la desquiciatessen mental de Gautier Serre y no solo estorbando elementos en un montón. Pero ahora ve más allá (seguramente algo que se veía desde anunciar su fichaje con Metal Blade), como productor se supera encontrando los puntos de contacto exactos entre géneros, y como creativo, trayendo un puñado de invitados a grabar al estudio, sus amigos de brindis y músicos de la nueva guardia francesa (aaaa), entre ellos sus compañeros de Corpo-Mente, Laure Le Prunenec (Rïcïnn, Ele Ypsis) y Nils Cheville (Pryapisme) junto a su compañero en Öxxö Xööx, Laurent Lunoir y cantidad de tantos otros que son la razón de casi no utilizar ningún sample en la grabación, todos los instrumentos son grabados “en vivo”. Un puñado de singulares cabezas que desde chiquitos se enseñaron a colorean sin respetar líneas y contornos.


Iván.— Siempre he estado de acuerdo en la aseveración de que para poder pensar, razonar y ejecutar semejantes pensamientos complejos y plasmarlos minuciosamente en algo más digerible como lo es la música que escuchamos en este 'Savage Sinusoid', se necesita poseer una mente singular y en general una forma de pensar que está bastante alejada de la que tenemos la gran mayoría de las personas. Digo esto a modo de halago, a pesar que por algún estigma estúpido o algo similar se nos haga creer que lo que corre por el flujo de la corriente común es lo correcto y lo que deberíamos de seguir, afortunadamente de vez en cuando salen tipos "raros" de cerebro insólito que nos invitan a navegar no por ese río, sino por el creado por ellos mismos donde su juicio está en evidencia y nosotros somos los que decidiremos si tomar los remos y aventurarnos en algo que nos podría cambiar la razón o abandonar y volver al conformismo de lo ordinario. Yo decidí emprender el viaje sin saber mucho de la tripulación, si bien en el pasado había escuchado alguna u otra canción, no tenía un conocimiento mayor a decir: "Oh, bueno, suena bien el desmadre...". Ahora con mis horizontes mucho más amplios, más hambre por descubrir nuevas cosas y las recomendaciones de mis conocidos, la verdad no lo dudé ni un segundo, y no me arrepentiré jamás.

Me parece que Igorrr ya no tiene nada que demostrar, su larga carrera siendo creadores de la música más única y espectacular que nos podamos imaginar le ha dado ese gafete de diamante que nadie le puede cuestionar en ningún sentido. De alguna u otra forma la mente maestra detrás de este espectáculo, Gautier Serre, se las ha ingeniado para lograr todo propósito que se le presente a pesar de las dificultades que estos podrían suponer.

En los trabajos previos, me parece, estaba el desafío real hacia lo auditivo, ahora ya no resulta una sorpresa lo que trae sino un deleite a la igorrr. Su programación sanguinaria y su producción cada vez más nítida siguen siendo irresistibles para los masoquistas del electrónico que le dieron fanbase e incluso ahora para el brazo extremo del metal, pero el enfoque en sí mismo ha cambiado, la marcha de Drum & Bass en Hallelujah es remplazada por Blast & Beats y una oscuridad general más densa y profunda con el black metal, similar al tema Dorohedoro que Igorrr realizó para el increible OST del manga. Se ha vuelto más prog todavía, quizás, más insano, el músico coquetea violentamente con el neoclasicismo y le da hiperrealismo a las texturas que busca, cualquier tipo de folk gregoriano, chiptune y vulgarmente hablando, con todo lo que estuviera a mano. Pero el eclecticismo no se convierte en un lío y no hay efecto de "cambio de frecuencia" entre estaciones, todos los contrastes están cercanos y las agudas transiciones de estilo a veces ni se notan. Un triunfo oscuro, agridulce, insoportable y exquisito.


Si había una falla en Igorrr, era que la música hecha de acero golpeteado con puños ensangrentados, ofrecía pocos momentos de alivio. Al hacer las cuentas Savage Sinusoid es mucho más equilibrado. Todavía es un peso pesado que se disfruta mejor en vivo y fuerte, pero también tiende a caer doblemente frágil. Mientras su predecesor te convertía en habitante de un lugar sombrío y hostil, él viene de un espacio de calidez sanguínea. Pistas como ieuD, Opus Brain y Spaghetti Forever siguen armadas y mortales, con barbaridades punzantes diseñadas para hacerte retorcer, pero con cada dosis de dolor hay tambien placer relajante. Como la voz de terciopelo de Laure en la parte macilenta de Problème d'émotion, una suspensión prolongada que la hace balada de gusanos electronicos sublime. Los susurros pálidos de Au Revoir provienen también de la voz de Laure, es emotivo, melódico y ligeramente espacial, con un clímax dramático que se arrastra lentamente antes de que se agote. Cuando muera quiero ser despedido con esa canción.
La seducción gutural que hace Travis Ryan (Cattle Decapitation) en el disco tambien llega a dar poder a las secuencias demoledoras del álbum. No sé de quien haya sido el capricho pero si ya entraste a la familia y ocupas voces, pues directo a con el mejor vocalista del label.

Iván.— Hablando en el ámbito de las voces, también la relación de estas con un sentimiento de discreción es inexistente, Gautier nos empieza a gritar de forma vehemencial en el primer momento justo después de darle play en Viande, a eso me refiero, gritos ausentes de algún tipo de tacto o formalidad, un groove impresionante que por dos minutos prácticamente nos ladra sin cesar. En algunos otros, como en el segundo y en Opus Brain, ya encontramos más variedad en todo sentido, voces tipo ópera femeninas que también traen perturbación bajita la mano, en ocasiones alcanzando una frecuencia digna de los tiempos cuando se quemaban a las brujas, escalofriante. La diversidad instrumental clásica se ve representada íntegramente en temas como Houmous, donde comenzando con un acordeón pagano que se desenvuelve acompañándose de un sax para hacer la mancuerna perfecta, cantos melódicos y pues eso, un caos difícil de describir pero fácil de agarrarle el gusto para quienes ya vamos agarrando callito. Otros son la combinación perfecta como Spaghetti Forever que usa un violín en el intermedio antes de haber sido masacrado con un IDM brutal y que genera esa atmósfera tétrica de sonidos oscuros gracias a no dejar atrás los instrumentos principales, para terminar como empezó, "inocente" guitarra acústica que parecería indefensa por sí sola. El barroco también sigue teniendo su gran espacio y lugar primordial en la composición, Cheval es testigo de esto, que peculiarmente está unido con la parte metalera más pesada con esos guturales monstruosos, que se proyectan en un sonido blackero que procede a seguir siendo brutal en Apopathodiaphulatophobia.

Igorrr también ha ampliado su instrumentación y ha añadido un elemento humano más obvio. Después de todo este ajetreo, el haber colgado video updates parte de su proceso de grabación y ver la camaradería que existía entre tomas, te ayuda a ver esto en una obra más humana que todo lo que Gautier haya hecho, y aunque no cambia nada tener acceso a una produccion estandar, hace la diferencia para este disco en especial. Se siente una única textura ecléctica que reúne a gente con habilidades sobre humanas ayudando a mejorar la profundidad de campo del álbum.

Iván. — En fin, no me gustaría hacer muy largo y tedioso algo que difícilmente se podría poner sobre la mesa para catalogarlo o tratar de explicar, es como ese tipo de pintura abstracta extraña que quizá en un principio no entenderíamos o dejaríamos pasar sin pena ni gloria, sin conocer el significado o conocer la intención plena de lo que genera ese arte. De mi parte solo queda la incitación para toda persona a darle una oportunidad a Igorrr, que con 'Savage Sinusoid' deja en manifiesto que "imposible" podría convertirse en una palabra relativa que se puede moldear al antojo de cada individuo.

Estos nuevos desarrollos en el sonido de Igorrr lo convierten genio de transponer ideas que hacen de Savage Sinusoid un álbum memorable. Si este trabajo no es de 10 no sé cual sí lo sea, pero permítasenos exigir más para la siguiente (chance incluye a Rémi Gallego) y quedemos en:

9.5 / 10


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB