5 jun. 2017

Construyendo a través de 7 temas su propio legado, aunque evidentemente influenciado por grandes nombres del género, Ezerath se mueve con aparente facilidad en los campos de la elite creativa.


  • Genre(s):
  • Epic Progressive Death Metal
  • Release Date:
  • 23 / Jun / 2017
  • For Fans Of:
  • The Faceless, Rivers of Nihil, Slice the Cake, Behemoth, Opeth
  • Links:

Cada año somos testigos de novedosos proyectos que de algún modo u otro logran sacarnos de la zona de comfort en la que podemos estar empantanados, sobre todo en el ámbito del death metal progresivo y técnico que parece estar en su época más productiva. Así sin pensarlo dos veces me pasó cuando me di a la tarea de escuchar esta encomienda, y sin mentirles, el traerlo en reproducción los últimos quince días ha crecido mi entusiasmo por este trabajo cuyo alcance compositivo a decir verdad no deja de entusiasmarme. Uno creería que el estar al tanto de lo que emerge a diario mermaría el asombro por experimentar nuevos trabajos, pero con el tiempo he ido entendiendo que notar esos pequeños detalles que hacen diferente un trabajo de otro aun con el parecido o fuerte influencia que se tenga sobre otra banda, lo convierten en una experiencia más amena. A grandes rasgos así les defino este material de variados aromas que derivan en una fragancia única.

Ezerath se planta por primerísima vez a los oídos del mundo y no, no se trata de un supergrupo que decidió ver que resultaba de componer con sus cuates de gira y tampoco es un trio o dueto amateur en la escena, es el singular esfuerzo de Jeremy Vocino-Montpetit, un dude canadiense que durante tres años estuvo puliendo, escribiendo y substrayendo melodías del imaginario hacía este plano; notas y estructuras acorde a la historia que buscaba plasmar. Overture: The Heir Apparent es una épica historia que se narra bajo los preceptos estéticos del mejor death metal en su clase, de buena mano y hambriento por sobresalir, ya de entrada ve haciéndote a la idea que este debut se inserta directamente con fuerte relevancia dentro del estilo.

Construyendo a través de 7 temas su propio legado, aunque evidentemente influenciado por grandes nombres del género, Ezerath se mueve con aparente facilidad en los campos de la elite creativa. Es difícil asimilar que una sola cabeza se encargó de concebir y después llevar acabo todo este engranaje técnico, pero así es que sucede; una pequeña pieza mueve a la otra, esa a la siguiente y así va tomando sentido, adquiriendo dominio sobre la percepción auditiva del escucha hasta llevarlo al desequilibrio; a experimentar un death metal de fantasía que se encontraba escondido en la mente de un solo individuo. Aquí la amalgama de arreglos y el óptimo aprovechamiento del tempo son superiores a cualquier otra cosa del disco, aunque a fin de cuentas no quede debiendo en potencia ni en el empleo de rangos vocales. Dicho eso, pon tú que tengas un oído difícil de complacer, ponte exigente y quizás veas difícil aprobar algunos ratos del disco en los que hay monotonía, pero nada que opaque las bondades del disco pues te repito, el contenido instrumental es digno de exaltar.


La predilección por los riffs con atmosferas sinestésicas de The Faceless y si quieres la furia de arranque a la Rivers of Nihil, más la grandilocuencia narrativa de Slice The Cake, el aspecto teatral fuertemente inclinado hacia el black metal de Into Infernus en las voces, además de una desarrollada habilidad para ambientar de misticismo y ornamentar un mundo ajeno al que conocemos como lo hiciera el Opeth de antaño, aunque ajenas a este disco, juegan un papel importante a la hora de definir que estamos escuchando, puesto que nada acá se vuelve totalmente extraño, sino moldeados a la semejanza y produciendo un sonido de mucha personalidad. Lo justo y necesario para otro contendiente favorito entre los lanzamientos sobresalientes del año.

La primera canción Temple of the Forsaken te introduce a la amplia gama sensorial que tiene para ofrecer. Apenas unos segundos de orquestación en la introducción y revienta este mundo de trascendencia épica guiada por hábiles guitarras. A Heart, an Eye, and a Womb cambia de perspectiva ayudándose de una voz más narrada que cantada, a la Gareth Mason, aunque de mayor profundidad en el timbre y sin tanto dramatismo al hacerlo. Poco después la canción da un giro para dar la primera muestra de black metal técnico, con gravity blast y la guitarra líder aplicando atmosferas melódicas que no hacen sino nutrir el oscuro pasaje. Whispers of Ruin mete una que otra disonancia pero tambien incluye un cambio en la tracción, para avanzar lento y crecer en pesadez. In a Gale of Inferno seduce aplicando guitarra acústica, atmosferas frías de folk escandinavo y la calidez de voces femeninas, a la par que se imponen finas percusiones que parecen apoderarse de todo el espacio de la mezcla. Hand of a Serth abre entre riffs pausados y voces infernales recordándome a Behemoth, así va sobrellevando el uso del estilo desempeñado en todo el disco, luego llegan las voces femeninas y el solo de guitarra con notas que inevitablemente te hacen pensar en Fallujah. De todas las canciones The Sound of Knell es la que pone énfasis en las orquestaciones con pocas intervenciones vocales y un solo de guitarra prolongado que se entrecorta en el transcurso del tema. Ya al cierre del disco Ezerath retoma la teatralidad en las voces inclinadas al spoken word que se vio al inicio, anunciando el final entre armonías de piano y una sensación de melancolía.

Lo bueno que les cuento no es para exagerar, no se trata del álbum perfecto sin embargo lo positivo hace que lo malo pierda importancia. A lo largo de los temas es complicado asegurar que hubo un desarrollo en la historia, aunque el desenlace llegue como se espera. Sin meterme en el contenido lirico la personalidad de las canciones no varía mucho en cuanto a la ejecución y puede tornarse plano si no tienes paciencia para recibirlas, de manera que la relación entre la historia e instrumentación se esclarece cuando conoces a fondo el trabajo, nunca en una escuchada superficial. Intencional o no, en un material que usa la narrativa como principal pilar, requiere de cuidado y objetividad a la hora de ordenar las ideas o de exponer las intenciones. Ahí queda el mayor defecto (si no es que el único mal) de Overture: The Heir Apparent.

Prolongándose para muchas futuras reproducciones puedo asegurar que le espera un gran reconocimiento a este debut en la crítica y en el público general. Ya sea considerado sinfónico, técnico, melódico, progresivo u oscuro, lo cierto es que el material reúne las características para satisfacer a cualquier fanático nerd del death metal. Por mi parte quedo complacido de poder ser el primero que escribe de este importante debut y de hacerlo llegar a los seguidores de la página.

9 / 10


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB