1 mar. 2017


  • Genre(s):
  • Indie Rock
  • Release Date: 03/03/2017
  • For Fans Of:
  • Smallpools, Arctic Monkeys
En varias ocasiones, uno como persona se encuentra frete a diversas expresiones de arte las cuales son muy amenas y dejan saciado los sentimientos expuestos al entrar en contacto con el ente apreciado, de una forma que es difícil trasmitir esas sensaciones de forma verbal. Por lo regular se puede experimentar lo anterior con más frecuencia con la música, es un arte perfecto y muy versátil, con que los músicos nos pueden dar a trasmitir un tema es especifico con la mayor eficacia posible. Puedo inferir que la gran mayoría de personas que se dedican o se dan el tiempo para plasmar una opinión en una reseña se han topado con esta problemática diversas veces, pero de la misma forma se trata de inspirarse para poder escribir, de esa manera poder invitar a más individuos a poder experimentar esas sensaciones creadas por ese ente artístico especifico.

En esta ocasión nos topamos con Ctrl + Z, un disco manufacturado por Life in 24 Frames, una banda norteamericana proveniente de Sacramento, California, que de forma tajante podemos referirnos a ello como unos genios artísticos, lo cual explicaremos él porque con este respectivo texto. Ctrl + Z es de ese tipo de álbum donde las canciones tiene un orden excelentemente planeado y bien producido desde el primer tono de la primera canción hasta el último segundo del tema final, lo cual genera el sonido perfecto para poder apreciar en poco más de cuarenta y dos minutos de forma maravillosa. Como se mencionó el disco tiene un orden y se divide en doce temas, los cuales llevan los nombres de los meses del calendario gregoriano, y están ordenados en comenzando con “January” y terminando con “December”.

Life in 24 Frames posee una resonancia Indie rock muy peculiar, en ciertos fragmentos es muy pasivo, como en el intro de algunas canciones, ejemplo de ello “January (My Condition)” y “February (Syndicated)”, siguiente de estas melodías, se presenta las “March (To The World, In Reverse)”, “April (The System Fails)” las cuales reflejan más el género etiquetado por la banda, es estas canciones la batería lleva el control no solo del tempo sino también del ritmo que proporciona la fluidez necearía para atrapar al óyete en las masas de ondas musicales generados por lo demás instrumentos. Además que debemos elogiar al vocalista Kris Adams, el realizo un trabajo asombroso en las vácales de Ctrl + Z, simplemente para aplaudirle de pie.

Dando continuidad al desglosamiento del álbum, podemos decir que “July (Two Threes)”, “August (Waiting For)” y “October (One, Too Far Gone)” se compactan en un mismo tema para dar lugar al tema más sereno y apaciguo, así mismo “December (Swan Song)” y “May (Down To The Nerve)” conserva este mismo comportamiento pero con un compás más alegre.


Y como no puede faltar, llego el momento de hablar de las tres canciones que marcan toda la personalidad del álbum; Sin duda alguna “June (Halfway To, One)” es la canción estandarte para Ctrl + Z, describe todo el concepto artístico a trasmitir al oyente, lo tiene todo musicalmente hablando, además de poder reunir lo necesario para satisfacer a un buen fanático del Indie rock. Si bien la segunda canción a sobresaltar es “September (Months Like These)” la cual nos cautiva por su gallardía de un sonido contundente hacia el género, aunque conservando muchos arreglos melódicos con lo que plasman una temática más alegre. Por ultimo nos encontramos con “November (Heartbeats)” la última canción que presenta un ritmo más movido con mayor sintonía con el rock, pero que tampoco se aleja de las dos canciones descritas en este párrafo.

Ctrl + Z marca al oyente, lo transporta a un viaje musical a un universo intrépido y maravilloso, no solo su melodía cautiva, sino también la temática posee ese plus que debe tener para obtener un nivel de calidad muy alto para una banda que apenas desenvuelve un sonido maduro y estilizado demostrando lo maravilloso que puede resultar un trabajo de Life in 24 Frames. El disco no posee ni un pero, es simple y sencillamente perfecto, traído de otra dimensión para nuestro delicado deleite auditivo.

Sin más que decir acerca del álbum, puedo felicitar a Life in 24 Frames, dejo un trabajo musical para subirse al pedestal de la gloria, no dejo dudas de que son una banda de calibre internacional, superando trabajos que poseían más expectativas, pero que no supieron cumplirlas como ellos.
10/10


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB