14 mar. 2017


  • Genre(s):
  • Electronic, Post-Rock, IDM, Experimental
  • Release Date:
  • 03 / 03 / 2017
  • For Fans Of:
  • Stonefromthesky, Break My Fucking Sky
  • Links:
Hay bandas que de golpe te arrepientes de no conocer antes y es entonces que hasta duele no haberlas escuchado con atención desde años atrás, cuando llega el “¿por qué hasta ahora me entero que existes?...ah, las veces que habría surgido tu nombre, tu estilo en alguna conversación” y cosas similares, pero en mi caso dramático-romántico afortunadamente todo acaba bien después de en unos tragos de amargo licor. Días atrás esa fue de mis primeras reacciones con el nuevo lanzamiento de De Osos, grupo mexicano dedicado primariamente al post-rock con inclusiones corpóreas electrónicas que regresa con Todo El Ruido Entre Nosotros para asegurarse ser la futura joya nacional del género.

Seguramente en algún punto entre su anterior material “Instrucciones Para Dejar Ir” y lo reciente, algo cambió que detonó en algo muy especial para su sonido, quizá eran muy buenas instrucciones y se fueron muy lejos estos cuates... o quizá en la lejanía algo de su razón se olvidó o quizá les amplió la perspectiva y el enfoque inicial de la banda comenzó a verse tan pequeño que ahora sí, de verdad se dejaron ir. No lo sé, suena a muchas suposiciones de mi parte, pero lo que sí es verificable es que lo nuevo definitivamente trae un cambio significativo de sonido, si no tanto en la propuesta lo es totalmente en la manera en que se disfruta su música en particular. Viéndolo por ahí no podría estar más contento con haberlos descubierto en este momento; su mejor momento, y entonces poder hablarles a plenitud de la que probablemente se convertirá en la agrupación nacional favorita de muchos, pero vamos de lleno a hablar de Todo El Ruido Entre Nosotros y asentar algo de perspectiva que no es solo un sobresaliente nuevo material de una banda mexicana sino una propuesta con las capacidades para brillar mundialmente.

El abridor del álbum Cohete, lento despega mientras simultáneamente establece el tono para todo el álbum. En sólo la primera canción De Osos deja pintado el cuadro de una realidad alternativa para el oyente: donde los sintetizadores son de ensueño tipo espacial asentados tranquilamente entre puñaladas rítmicas y loops hinchados. Para entonces parece que De Osos se ha apartado mucho de los sonidos de su EP debut en favor de algo mucho más envolvente y cinematográfico. Continua el tema homónimo y lo tiene tan claro que inicia al ritmo del bucle “you can ask me anything”. Una de las cosas encantadoras de Todo El Ruido Entre Nosotros es la habilidad con que se crea a base de un muro digital de sonidos que puede parecer bastante tranquilo hasta que se interrumpe de percusiones impetuosas y la euforia que plasman los creadores, todo sin el recurso de guitarras estruendosas y largos pasajes atmosféricos.

El post-rock es mejor descrito como un estilo de melancolía y humores calmados, por eso llama la atención que usen la etiqueta Glitch para describir la electronica que fluye en este álbum, siendo un estilo de cacofonías que aparentemente poco podría adaptarse a su propuesta, pero habiendo dicho eso, puedo ver el parecido y las intenciones detrás, aunque personalmente no las catalogaría así. Aquí ocurren cambios repentinos que llegan sin anunciarse tanto y la expectativa que construye Todo El Ruido Entre Nosotros en cada pista no se limita a la espera de que ocurran como es la costumbre del post-rock, sino asimilando cada uno en relación a todo lo anterior, significa que se siente menos como un grupo de canciones y más como un trabajo continuo de sucesos repentinos. Son dos diferentes “moods” en una sola vía y estos resultados no llegan sin cierto compromiso que les ha dado la capacidad de mezclar dos mundos opuestos de una manera misteriosamente hermosa. El efecto que tiene esto en el oyente es una dulce liberación de 38 minutos. Titan por ejemplo, comienza con un pequeño loop de piano, prosigue en una especie de reverberación electrónica distorsionada a base de beats (debatiblemente) bailables y rompe con un quiebre medio Vaporwave que se sienta educadamente en medio de la producción embriagadora de los Osos.

La mitad posterior del álbum se desliza sin ningún esfuerzo. Campo de Terror Absoluto el tema regular, no es del todo atractivo hasta que revienta en la segunda parte, pero ocurre sin malestares y empuja a Yo, Estridente que haciendo honor a su nombre trajo memorias de los letones Oyaarss y su abstracción de glitch y post-rock industrial, aunque claro, remplazándolo por una estridencia amable que les conserva el aspecto etéreo. La canción última de cualquier forma te va a destruir pues te empujara de nuevo a la realidad con ese final demasiado pronto y abrupto, lo cual es totalmente aceptable para bucear de nuevo en una segunda escucha y estoy de acuerdo.

El álbum contiene un poder que es raro en el estado actual de música fácilmente consumible y desechable, crean un refugio muy en particular al que acudir para una satisfacción muy peculiar, pero tampoco se convierte en poco accesible, es un álbum que se declara para muchos años de reproducción y con suerte establezca a la banda en un camino por grandes cosas. ¿No crees? ¿después de Todo El Ruido Entre Nosotros? Espera y ve.

CALIFICACIÓN: 8.5 / 10


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB