13 dic. 2016

  • Genre(s):
  • Post-black metal, Blackgaze, Post-metal
  • Release Date:
  • October 25th, 2016
  • For Fans Of:
  • Show Me A Dinosaur, ColdWorld, Départe
Las frívolas tierras soviéticas han sido anfitrión y escenario de una cantidad increíble de sucesos que si bien no siempre han marcado un antes y un después, han sido en su mayoría relevantes. Dejando de lado el ámbito histórico-político para olvidarnos de regímenes y guerras y enfocarnos, en su lugar, en lo que nos concierne en este espacio: música.

L’Homme Absurde es una agrupación nacida en Moscú que comenzó como un one man band en 2015, fundada por A., un hombre bien conocido por haber sido baterista de bandas como Mare Infinitum, Who Dies In Siberian Slush y Comatose Virgil. Con el paso del tiempo se unirían más personas hasta contar con los cuatro miembros que la conforman actualmente. En 2016 lanzaron dos producciones: la primera fue un EP homónimo que contenía tres canciones, lanzado en Marzo; la segunda es el álbum en cuestión, Monsters, que contiene ocho canciones en total, dentro de las que se incluyen las tres canciones del EP.

Desde el post-black metal, pasando por el depressive black metal y el blackgaze hasta llegar al post-metal, son 51 minutos de música sórdida para las almas en pena los que Monsters ofrece. Sí, ya es fin de año y después de putazos en el hocico como lo fueron Rheia de Oathbreaker, el LP homónimo de Illyria, Autumn de ColdWorld, así como titanes soviéticos vecinos como Darvo de Toluca y Show Me A Dinosaur de Show Me A Dinosaur, encontrar algo que nos maraville de la misma forma es prácticamente imposible, sin embargo, L’Homme Absurde tiene algo que ofrecer, que si bien no es distinto de lo visto en meses anteriores, se hace de un aura que brilla por sí mismo y con gran ardor en más de un par de momentos.

Escuchar Monsters es recorrer cuadro por cuadro toda Andréi Rublev
(película del aclamado Andréi Tarkovsky); tal vez cincuenta y un minutos son escasos cuando los ponemos al lado de más de tres horas de película, pero cubren de forma excelente los siete capítulos del filme más su extraño prólogo. Wanderer, por ejemplo, proporciona una atmósfera bastante precisa que se ajusta a la transformación de Andréi Rublev en el capítulo llamado “Día del Juicio”, donde deja su rol pasivo y se convierte en un ente que experimenta de primera mano el libertinaje que antes tomaba por brujerismo.



Disillusion es el cúmulo de todo lo aprendido por Rublev en los capítulos “Silencio” y “La Campana”, en donde después de años de viajar y conocer a una multitud de personas que moldearían su visión, llegaría a un punto en donde perdería todo interés en seguir pintando y hasta en la existencia misma. Justo cuando toca fondo Andréi Rublev es cuando los dulces acordes de las guitarras y la línea de bajo hacen acto de presencia, tal cual cielo despejado, asemejándose a la experiencia de volver a ver el sol después de un largo invierno.

Es Monsters entonces un disco que sin duda ejemplifica apogeo y decadencia dependiendo de por donde se le mire. Esto a su vez puede ser propicio o todo lo contrario: los choques de ideas se hacen evidentes en canciones como Apathy o Sold, que cuando se les presta suficiente atención se vuelve evidente que hacen falta segmentos que sirvan como puentes entre secciones, o el caso de Strayed, donde en momentos se siente que se está escuchando ideas al aire que no terminaron por fundirse. Sin embargo, lo que más hace falta es un distintivo que permita identificar las cualidades que lo vuelven diferente de lo resto que se ha visto en el año.

L’Homme Absurde aún es joven, pero lo suyo fue un debut sólido, será interesante ver lo tienen preparado para los próximos años. Ad hoc a las frías noches decembrinas, recomiendo ampliamente este disco si te gustó alguno de los mencionados arriba.

 Canciones favoritas: Disillusion, Wanderer, Escapist

 Valoración: 7.7/10


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB