29 oct. 2016


  • Genre(s):
  • Progressive Metal, Deathcore, Experimental
  • Release Date: 28/10/2016
  • For Fans Of:
  • Between the Buried and Me, Slice the Cake, Circuit of Suns
Cuando llevas mucho tiempo esperando por algo que suceda todo tipo de idea puede cruzarse por la mente, y si se trata de actitud positiva con el tiempo lo bueno se vuelve extraordinario y la expectativa casi se convierte en certeza de lo que podría llegar. En esas situaciones de casi completa seguridad la espera se torna en un juego de azar donde lo bueno es bueno y lo malo es malo, sin terreno medio en el resultado, porque ya tuvimos demasiado tiempo para considerarlo y saborearnos de todo, y al no compensar esas expectativas tejidas en la cabeza la decepción llega muy fácil. Es un blanco o negro sin matices, suena ridículo pero así es como funcionamos y más en los asuntos que nos apasionan. La mayoría de los casos resulta negativo y todo se viene abajo pero en otros pocos, las expectativas viven para satisfacerse.


Así pasó con Painted in Exile, una banda neoyorquina que en el 2009 publicó “Revitalized” su primer y único trabajo posterior a la fecha, con el cual dejaron fuerte presencia en el gusto de quienes los conocimos. Su música era una peculiar fusión de prog metal con deathcore/metalcore e inclusiones de jazz. Algo por demás interesante en aquellos días cuando la referencia más accesible y cercana era Between the Buried and Me. Poco a poco estas ideas de manipular ambos estilos fueron ganando peso y hubo más adeptos que iban desarrollando esa fusión con enfoques distintos. Llegó el “Exoplanet” de The Contortionist, “Cleansed” de Slice the Cake, “Travail” de A Sense of Gravity, y bueno, otros grupos ya alejados como Perceptionist o Elitist que dejaron ver la popularidad que había ganado mezclar metal progresivo con estilos del deathcore. Durante ese periodo de auge Painted in Exile seguía en el exilio y conservaba su personalidad única, pero desde luego se les extrañaba. Tomó 5 años para que casi a finales del 2014 publicaran un nuevo tema llamado “DM” con la promesa de ser el primer single de su próximo trabajo. Con el demostraron su poder para crear auténticas obras magistrales, su creatividad con el paso de los años no había envejecido sino lo contrario se había añejado y fortalecido.


Después de una exitosa campaña de Indiegogo que solventara gastos de su primer álbum ya solo era cuestión de esperar y esperar que no se tratara de expectativas fallidas. Afortunadamente fue para bien y en este 2016 que deberá ser conocido como el año de los regresos oficiales porque ha regresado hasta esperanzas en metallica, Painted in Exile no se queda atrás y hace aparición con “The Ordeal”, su primer material de larga duración.
¿Valieron la pena años de espera y entera credibilidad a lo que se avecinaba? Primero les digo que 7 años no pasan en vano y ellos desde el exilio pintaron (pun intended) una fascinante obra para el deathcore, pero vamos por partes. Conservan esa dinámica versátil en las composiciones que les permite detonar o contener el descenso de intensidad sin perjudicar la fluidez y el ritmo que ha desarrollado el tema en cuestión. La banda siempre ha sido fuertemente referenciada con BTBAM y por mi parte considero que en ese manejo de las velocidades es donde consiste su parecido, además de eso no veo otra semejanza y menos en la técnica, porque lo suyo es traernos interesantes breakdowns ornamentados por pinceladas de fusion jazz y transiciones satisfactoriamente logradas.

No acostumbro hacer un track-by-track pero esta ocasión es necesario desmenuzarlo de a poco y esclarecer mi opinión, sin embargo me mantendré breve. “House of Cards” el primer tema, es el más raro pero no por eso menos que los demás, contiene de todo y lo creo adecuado para adentrarnos al contenido a través de la reproducción de “The Ordeal”. Hay entre los temas pequeños interludios estratégicamente distribuidos que sirven para establecer un contexto armónico tranquilo que de algún modo suavice la agresividad que traen y no contraste al fuerte punch de su pesadez. Punto más a su favor. El track “Jupiter” el de mayor duración, se compone de largos pasajes de piano donde tambien ayuda el timbre limpio del vocalista. “DM” propone unos crescendos estupendos y solos de guitarra que acentúan la melodía con gran placer para darle cuerpo y coherencia a su consistencia. En cuanto a su estilo de hacer prog me quedo con el sabor de una ejecución sobresaliente que me recuerda a las armonías de Caligula’s Horse. “The Bazaar” lo considero el track “heavy” del disco, aquí las voces rugen a lo puerco y la batería se desgarra, pero de nuevo les recuerdo que siempre hay melodía presente, que, en este tema en particular Slice the Cake les envidiaría. “Not for Nothing” es el último de los tres interludios y ofrece voces rapeadas pero nada relevante. El siguiente “Like a Memory” es instrumental orquestal y me hizo recordar el score de fantasía de Disney que escuchaba de niño. No entiendo de que va pero punto a favor. “These People” el regular del disco, contiene prácticamente nada de arreglos excepto técnica y agilidad pero para que no falte la comparación, les dejo el parecido que tienen con la otra banda neoyorquina Circuit of Suns. “My keeper” es una pieza ambiental que pone el final del disco.

Pieza por pieza se completa el rompecabezas. El producto total deja claras sus intenciones así que el primer repaso resulta esencial y es suficiente para enterarte de que nos traen. PIE es un grupo fundamentalmente experimental que fabrica canciones cuidadas a detalle moldeando con delicadeza cada una de ellas y condensando un amplio rango de ideas e influencias musicales que llevan el deathcore por lugares donde muy pocos, sino es que nadie había hecho antes. El paso de los años les jugo a favor para que su sonido fuera mejor recibido y fácil de digerir, cosa que no resta importancia a su labor en el ensamble total. Termino satisfecho, como mencioné al principio las expectativas generadas vivieron para ser cumplidas, no obstante, me abstengo de darle valoración perfecta por ese par de temas random que descuadran el puzzle.

9.4/10


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB