20 sep. 2016

  • Genre(s):
  • Progressive Metalcore
  • Release Date: September 17, 2016
  • For Fans Of:
  • The Human Abstract, Slice The Cake, Born of Osiris
  • Hablar de Rusia en el metal es navegar en un mar de bandas con fuerte presencia en el metalcore o deathcore que son infalibles para cualquiera, y al referirse a esa escena en general siendo el estilo que predomina, es común topar buenos proyectos sí, pero es más encontrarse trabajos ordinarios alrededor del globo que tristemente uno termina acostumbrándose a las pocas sorpresas del mar y perdiendo total capacidad de asombro. En medio del océano de aguas tranquilas que ofrece maravillas conocidas y otras escondidas, donde la marea se ha ido apaciguando y hasta pareciera que nada devuelve la emoción, está Shokran, partiendo el mar en dos, abriéndose camino, robando el aliento y uno que otro suspiro a cada minuto de Exodus. Así que hablar de los favoritos rusos es también hablar de excelencia en el metalcore mundial.

    Los últimos 2 años desde la publicación de “Supreme Truth” han sido de espera y cierta incredibilidad luego de algunos reclamos hacia la banda por desplazar la fecha de salida para Exodus. Después se supo que una de las razones para retener el lanzamiento era que estuvieron negociando tratos con labels como “Chugmerian Records” que al final no se concretaron y por eso fue que decidieron seguir independientes. Ahora con este nuevo material si por algo se les ha de conocer es por prometer mucho, hacerse esperar y esperar, para al final entregar un producto que en 3 palabras excede toda expectativa.

    Lo primero que salta a la vista es el cambio positivo que brinda su nuevo vocalista, el cual maneja una técnica impecable a lo largo del disco sabiéndola acoplar. Su timbre refresca un poco la personalidad de Shokran y lo luce en cada coro haciéndolos elemento clave del álbum. Hasta la fecha uno de mis vocalistas melódicos preferidos en el metalcore es Howard Jones (ex–Killswitch Engange), y este ruso muy a su manera me lo recuerda en un par de temas. Los gritos limpios también recuerdan a Chris Barretto (Monuments) y procuran no estancarse en el rango chillante molesto de otros como Spencer Sotelo (Periphery). Con todo ese acertado despliegue vocal no queda nada por exigirle a Andrew, quien a partir de esta aparición es para el metalcore lo que Gareth Mason (Slice the Cake) es para los vocalistas en el deathcore. Supreme Truth fue un debut solido pero las voces fueron el lastre del disco y aquí se aseguraron de no seguirlas arrastrando.

    La salida del otro guitarrista en ningún sentido merma el sonido de la banda y Dmitry el guitarrista fundador se echó el peso al hombro, además de apoyarse en buenos compañeros para este álbum. Aparte del remplazo vocal ya tenía al bajista Valery (ex–The Hysteria) bajo sus filas, quien ya había colaborado como invitado en el álbum pasado. El equipo completo se desempeña notablemente en cada canción para llevarlas un nivel que más que interesante se vuelve intrigante.

    A diferencia de otros guitarristas como Jason Richardson que tienen una técnica prodigiosa lineal, instrumentalmente el líder de la banda consigue composiciones memorables que no caen en el cliché del virtuosismo. Aún se pueden escuchar las mismas intenciones estilísticas aunque bastante muy superiores, que seguramente los convierten en novatos del año (si todavía puede llamárseles así). Proyectan una clara influencia de metal neo-clásico en las escalas que sumada a la onda de Oriente Medio que crean, los hace sonar como si The human Abstract se fuera de “trip” a explorar los secretos de las pirámides egipcias he hiciera “el descubrimiento” del “Nacido de Osiris” en el mejor momento de su carrera para dar un show espectacular. Grupos como estos dos que años atrás definieron el género en un estilo vertiginoso, aquí son homenajeados con osadía y por fortuna todo queda en un resultado exitoso que podemos disfrutar.

    Las melodías saben quedarse en el recuerdo como parte de un todo excepcional. No podría decir que la manera de hacer breakdowns y riffs djentosos es única porque ni siquiera me parece original pero sin duda complace bastante y al final es lo que cuenta. Sonará exagerado decir que Shokran con esta obra se corona como cabecilla de la nueva oleada en el metalcore, pero cada repaso al disco me convence de asegurarlo. Los abrumadores solos de guitarra, el amplio talento vocal y el cuerpo de fondo para cada uno de los temas, parecen derramarse de la fuente inagotable de creatividad que guardan con recelo.
    Se percibe que Exodus fue creado pensando en firmar con Sumerian Records porque es un sonido que encaja bien en el repertorio del sello pero personalmente creo que no haberlo hecho es algo bueno para los rusos. Son banda de carrera joven que se encuentra triunfante celebrando su pase a las grandes ligas, necesitaran experimentar y atreverse a mucho más si quieren seguir mejorando o por lo menos no repetirse. Firmar contrato especialmente con ese label los pondría en un nicho de conformidad que casi inmediatamente me hace pensar en el declive de su desarrollo musical.

    Valoración: 9.5/10



    ¿Cuál es tu opinión?

    Copyright © 2017 RTMB