30 sep. 2016

  • Genre(s):
  • Melodic Technical Death Metal
  • Release Date: September 23, 2016
  • For Fans Of:
  • Sons of Aurelius, Gods of Eden, Irreversible Mechanism
  • Durante sus dos primeros materiales Allegaeon para mí fue una de esas bandas que no menospreciaba y tampoco apreciaba del todo, quiero decir, disfrutaba lo que hacían hasta cierto punto y siempre reconocí el sudor de sus trabajos que para llegar a esas composiciones se requiere de cierta gran maestría, pero aparte de la musicalidad no sentía que aportara algo nuevo a lo que ya podía escuchar en otros lados, no contenían ese ingrediente especial que me hiciera repetir sus discos, al final reproducir sus canciones era como ir a las cafeterías de la ciudad (desearía un café ahorita) sabiendo que en todos la experiencia será la misma, mismos aromas, mismos ambientes y quizás hasta los mismos tonos en sus cuatro paredes; el lugar no es aburrido, los sabores son ricos y si, obtienes lo que esperas así que seguro la pasas bien, pero dos o tres veces bastan para conocer todo lo que hay y bien podrías irte al siguiente establecimiento que ofrece lo mismo, nada extraordinario. Algunas veces el technical death metal puede sentirse así y escuchar una banda u otra es más una curiosidad basada en conocer las pocas diferencias entre ambas y no una decisión en el gusto particular, solo que en este caso la cafetería tendría a un pianista tocando melodías extremadamente habilidosas para deleite de los asistentes.

    Así es como sentía los trabajos de Allegaeon, el tipo de metal que solo se disfruta a plenitud cuando estas en el humor especifico en un específico momento del día. Luego llegó “Elements of the Infinite”, el álbum que a todas luces era lo mejor que habían hecho siendo un progreso rotundo para la banda y difícilmente se podía pensar que llegaran a superarse. Mejoraron la experiencia de su sonido con detalles como arreglos sinfónicos y un dinamismo en la composición superior a la gran mayoría de bandas hechas a base de melodías técnicas; perfecta música en altos estándares pero al final eso era todo, música virtuosa que no va mas allá, un pianista sentado en la cafetería tocando con destreza magistral y demostrando que practica demasiado, pero ser virtuoso en tu oficio no es realmente lo que se requiere en contar una buena historia. Si ellos tenían la intención o no de continuar así estaba por verse pero de momento seguía sin haber pistas de cómo se sentían ellos tocando su música y sin transmitir esa emoción de verlos “fallar” por tratar algo diferente.

    Después de todo eso ya tenemos la nueva producción “Proponents for Sentience” que encuentra mucha de su inspiración en el científico Stephen Hawking, un radical cambio de juego para Allegaeon que ninguno estábamos esperando, donde el dinamismo de composición o la melodía extrema son la proverbial y mera “puntita”. Podemos notar que tenemos un producto diferente desde la tapa del disco que maneja una temática nada parecida a lo que les hemos visto, “sucia” en los detalles y en varias maneras más llamativa que cualquiera de las anteriores, oscura y colorida pero guardando algo de misterio.

    Se han acordado de una que otra cosa y sobre todo de la experiencia para el fan que como en mi caso esperábamos más. La propuesta es locura total desencadenada de principio a fin que parece salido del sagrado Manifesto del Metal, ese viejo libro a veces olvidado que Allegaeon se ha encargado de desempolvar para repasar detenidamente, especialmente el capítulo “how to headbang as fuck”.

    Los temas están cargados de energía y pueden ponerse apocalípticos o ganar toneladas de groove si lo desean. Aquí los riffs son tan deliciosos y refrescantes como morder la sandía más jugosa en pleno verano; no importa a qué hora del día los pruebes definitivamente te sabrán bien. De death metal sinfónico a un Allegaeon emulando metalcore con frases catchy como “I AM AWAKEN I AM ALIVE” en Of Mind and Matrix, de una fusión de flamenco con guitarra acústica a techy death metal, no importa el desarrollo tan opuesto que propongan, en este álbum nada parece imposible para la habilidades de la banda. Ahora escucharlos se vuelve interesante como nunca antes, todo parece muy intenso y al mismo tiempo es digerido con facilidad, mayormente cuando se apoyan por arreglos orquestales. Buena parte de la grandeza en este material es gracias al trabajo vocal y aunque no estaba al tanto del cambio en la alineación la diferencia es evidente, esa adición de Riley McShane quien fuera vocal de Son of Aurelius, fue gran acierto para la agrupación a la que llegó en el momento apropiado para hacer juntos la obra que rompiera sus propias barreras. Instrumentalmente no hay mucho que decir, su carrera se ha basado en demostrar lo expertos que son ejecutando la tecnicidad, ese ámbito queda garantizado. Pero en mi opinión el verdadero logro de este álbum es crear temas que sin salirse del molde llenan de asombro al escucha, al fin descubrieron su propio “storytelling” y lo desarrollaron a la perfección en este mismo trabajo. Pasaron de buenos escritores a poetas del metal. Hay ritmo, hay metrónomo, hay imágenes muy claras del mensaje que traen; melodía y todo lo que el lenguaje musical puede hacer para sensibilizarnos y describir un mundo que puede ser radicalmente diferente a la realidad.

    La cafetería tiene nuevos aromas, ambientaciones variadas y cantidad de sabores distintos que pueden servirse de desayuno, comida o cena. Es metal vitamínico si vas despertando, delicioso si te sientes hambriento, extraño si estas curioso, interesante si te sientes atrevido, divertido si estas aburrido, pesado como tragarte 12 tacos antes de dormir y esencial como una cervecita en la cruda después de la fiesta. En corto, “Proponent for Sentience” es sin duda lo mejor que han hecho, un regalo para los apasionados sinceros que escuchamos con fervor cada nuevo trabajo de nuestras bandas favoritas y también una obra memorable del 2016 por parte de un Allegaeon que grita estar más despierto y vivo que nunca.

    Valoración: 10/10



    ¿Cuál es tu opinión?

    Copyright © 2017 RTMB