24 ago. 2016

  • Genre(s):
  • Spiritual Progressive Metal
  • Release Date: August 5, 2016
  • For Fans Of:
  • Steve Vai, Animals As Leaders
  • Para ser honesto, no acostumbro escuchar trabajos solistas hechos por guitarristas virtuosos, ya que desde que recuerdo haber tenido curiosidad por este tipo de trabajos, siempre me dio la impresión de que su música carecía de alma e intención; para mí no llevaba a nada excepto a lucir sus habilidades y en más de una ocasión me quede con esa idea negativa de su tendencia a exhibirse ellos mismos sin dejar nada de valor musical. Aun hoy me parece que ese es el caso con la mayoría de guitarristas virtuosos, pero existe uno que particularmente destaca entre mis gustos personales, entonces, sin darle tantas vueltas, no me quise negar la oportunidad de adentrarme en la experiencia de hablar de uno de mis compositores favoritos que sale del cliché de guitarristas, al cual llevaba siguiéndole la pista desde hace ya un par de años.

    Fountainhead es el alter-ego del guitarrista / compositor / productor Tom Geldschläger, que con su estudio en Berlín, Alemania, opera para traernos por segunda ocasión un pedazo de lo que él es como músico y ser humano, impreso en el álbum “Reverse Engineering”.

    Desde el lanzamiento de su Ep “Fear is the Enemy” en el 2013 ha sabido mantenerse ocupado, ganando reconocimiento en el mundo del metal progresivo y también como productor. Habiendo producido material para bandas alemanas como Requital y Cerebric Turmoil, por mencionar algunas. Aunque en la actualidad es quizás mejor conocido por haber sido temporalmente el guitarrista líder de la gigantesca banda de death metal progresivo Obscura y ser el genio compositor detrás del éxito obtenido en su reciente álbum Akroasis. A pesar del gran esfuerzo que ha puesto la banda en desmeritar su labor, conociendo su trabajo y después de escuchar Reverse Engineering múltiples ocasiones, puedo asegurarles que la mente maestra de Fountainhead tuvo mucho que ver en el resultado de semejante obra.

    Lo digo así ya que su labor en la composición es bastante notoria y toma protagonismo en varias ocasiones. Pero aquí como solista es cuando todo florece y las habilidades alcanzan su esplendor. Es aquí donde se aventura a perfeccionar su estilo compositivo que ya de por si gozaba de autenticidad. Acompañado de su guitarra, transporta al escucha a los portales del metal progresivo para una experiencia instrumental sonora emotiva y cautivadora. Los adjetivos positivos sobran cuando te pones de frente a una obra como esta, donde Tom logra como ningún otro artista dotar de expresividad su instrumento musical, dándole voz y misticismo al mensaje que brinda, haciéndolo un medio de expresión único y cautivador mientras también se convierte en una extensión más de su cuerpo. Temas como el que dejo abajo son muestra clara de lo que les digo.

    Me gustaría bautizar el contenido en este álbum con el nombre de “spiritual progressive metal” ya que la música bien podría servir de puente para llevarte a estados de relajación y reflexión. La instrumentación está bien intencionada hacia ese objetivo y es fácil llegar a esa conclusión una vez te adentras en su contenido. El tema de apertura nos ofrece sonidos orientales védicos acompañados de sutiles percusiones y la personalidad de Tom manifestada en su característica guitarra fretless, que sirve para vislumbrar lo que estas por experimentar. El eclecticismo de las canciones es cambiante pero siempre mantiene una cohesión fuerte y armoniosa que fluye con la misma naturalidad que el oleaje de mar. Tan es así que casi sin darte cuenta ya estás inmerso en el viaje introspectivo que ofrece “Reverse Engineering”.

    Si también gustas de trabajos que induzcan a la introspección por medio de orquestaciones y fantásticas composiciones que pintan bellos paisajes sonoros diversos como nunca antes se habían escuchado, este es un trabajo que nunca dejaré de recomendar.

    Valoración: 8.7/10


    ¿Cuál es tu opinión?

    Copyright © 2017 RTMB