7 may. 2016

De la fría madre Rusia llega “Prisoners of Life”, el primer álbum de Funeral Opresión lanzado a principios del 2015, un disco que sin duda me ha venido deslumbrando durante buena parte del año y del cual había querido tomarme el tiempo apropiado para hablarles. Esta banda está formada por apenas 2 miembros, Void y Ravenblack, quienes se encargan de narrar este desfile de agonía y melancolía que conocemos como vida y del que todos somos “prisioneros”, un recorrido de 5 paradas: desesperación, negación, aceptación, reflexión y muerte, cada una con aproximadamente 9 minutos de duración.

 Quiero empezar con la premisa de que “Prisoners of life” no es sobre furia, enojo o rencor como el titulo nos lo puede sugerir, sino sobre reflexión, aceptación y la verdad inherente de lo que fuimos, somos seremos. Una dolorosa verdad reflejada a través del magnífico trabajo vocal, que si bien desarrolla una técnica característica del estilo en que se desenvuelven, no le quita mérito al alto grado de ejecución que logra. Eso queda muy claro desde el inicio, al abrir el primer tema con una técnica semejante a la de Tim Yatras (Austere, Germ, Autumns Dawn), con gritos al borde de la demencia, que me hacen pensar en una “bestia” en total desesperación. Envuelta en el vacío existencial, en un ambiente de caos y negación.

Llega el segundo tema, que inicia en un sentido más “etéreo” y muy melódico, diferente al anterior pero donde también continúa esa voz desgarradora, a la vez que se alinea perfectamente con arreglos sinfónicos. “In This Stunning Silence…” se construye alrededor de la idea de “negación”, negación a la existencia. Aquí intervienen elementos que crean una sensación de esperanza y dan pauta a la calma, cuando la bestia entra en razón y se da cuenta que la vida no es eterna, somos un momento con fecha de duración.

Después “Away From Chains Of Mind”, la tercera parada de este recorrido, este es el tema que más disfruto y muy probablemente el de mayor significado para el álbum. Es donde más destaco la labor instrumental de Ravenblack, que decide utilizar una estructura un tanto progresiva respecto a todo lo anterior, empleando solos de guitarra y combinando el sonido de guitarra acústica; darle un tono más simple al tema y con ello lograr que la bestia ya no siga en la negación, con un intro que verdaderamente te acomoda en un ambiente de tranquilidad, pues no hay calma que no venga con la aceptación de lo que somos. La vida es una colmena y el único escape es la muerte. En esta parte del recorrido se alternan las únicas voces limpias que contiene “Prisoners of Life”, sin duda el momento mejor elaborado del disco y perfecto para demostrar lo sublime que puede ser la muerte.

Termina la parte más interesante del desfile y continua un sonido melancólico, la música se vuelve menos agresiva y comienza la reflexión, con la reflexión aparece el miedo a lo que somos y a la incertidumbre de la muerte, mientras seguimos siendo prisioneros de la vida. Nothing... to Eternal Grandeour of Death, la última parada del desfile trae el final de nuestra existencia y de la agonía que sumerge a la bestia. La música cambia su postura y el sonido se llena de una atmosfera que te invita a emprender un nuevo viaje… viaje hacia la eterna muerte.

Es necesario decir que “Prisoners of Life” reafirma que el black metal no se trata de destreza, sino del manejo de las emociones y saber cómo transmitirlos con inteligencia a la hora de componer. Funeral Oppresion logra un fantástico álbum con el que yo no podría estar más satisfecho, por lo cual también agradezco enormemente a su vocalista el haberme acercado a su música y enviarme una copia de su disco.

Valoración: 8/10



¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB