10 may. 2016

Si eres de esos entusiastas del metal que busca el lado positivo de cualquier cosa que escuches,  seguramente estarás de acuerdo en que una parte clave para seguir disfrutando de este hábito es saber degustar un poco de todo, mantener una postura neutral en cualquiera de sus vertientes y sobre todo no perder la capacidad de asombro incluso con las cosas simples. Pero esto último no es el caso, de hecho sucede absolutamente lo contrario, y es que ahora los trabajos de excelencia en el metal abundan y son tan fáciles de encontrar que lo común seria perder la capacidad de asombro. Si te descuidas esto te dejara sin opciones y terminaras creyéndote idioteces como “el metal ya no propone nada nuevo, “el metal de hoy aburre” o “el metal ya murió” (es ahí cuando uno se detiene a pensar sobre este “mal” contemporáneo en el metal, aunque esa es otra historia).

Este preámbulo era necesario porque  en estos tiempos de mayor exigencia pareciera además,  que el metal de más grueso calibre se reunió en un movimiento y se propuso desaparecer ese espacio que divide lo que entendemos como “salvaje” y lo “fino”, a fusionar conceptos tan opuestos como lo brutal y lo elegante -por definirlo de alguna manera-.  Me refiero a bandas como Rivers of Nihil,  dispuestas a exprimir al máximo sus habilidades en un solo tema y entregarte piezas tan bellas que rozan la línea de lo sublime sin sacrificar su poder devastador. Esa impresión tenía con lo último de Warforged  y Black Crown Initiate, y escuchar lo nuevo de estas bestias me lo dejo muy claro. Así que, si crees que perdiste tu capacidad de asombro y el metal de hoy por más elaborado que sea te resulta aburrido, prepárate para ser invalidado con Monarchy, porque se creó con un solo propósito, pulverizar tus cimientos y demoler toda posible barrera anti-asombro, trayendo consigo un ruido tan abrumador que te pone a reflexionar y  te deja listo para replantearte nuevos horizontes en el death metal.
Es como si ellos estuvieran conscientes de esto y se dedicaron a hacer de Monarchy una obra tan memorable que sea digna de considerarse la viva imagen en la tendencia moderna del metal, que si bien lleva bastante presente, de a poco se ha ido moldeando a tal nivel que hoy se crean trabajos de esta magnitud. Aquí hay ensambles de primer nivel  y composiciones que llevan las armonías complejas por parámetros poco explorados. No hay nada malo en tomar distintas referencias si se tiene la facultad de darles un enfoque propio y Rivers of nihil le dio su propio sazón a esta deliciosa ensalada de grooves aplastantes y ritmos apabullantes. La narración instrumental en temas como Terrestria II: Thrive es sencillamente hermosa y sostiene la superioridad técnica que tanto les defiendo.
Las influencias en este disco son muy evidentes, tomaron  lo mejor de grupos que encabezan el movimiento del que les hablo; Black Crown Initiate, Beyond Creation, Fallujah, algo de The Faceless y un poco de Job for a Cowboy en su reciente trabajo. Sin embargo, esto no le debe demeritar importancia a Rivers of Nihil ¿Quién en su sano juicio podría negar la relevancia de su logro? Demostraron ser permeables y más aún demostraron una magnifica capacidad para canalizar todas esas ideas en un trabajo que suena a la evolución natural de The Conscious Seed of Light. Rivers of Nihil debería ponerse a a planear su discurso de bienvenida, porque sin duda este trabajo les ganó el pase directo a ese exclusivo gremio de bandas.

Monarchy es el álbum que se espera de los llamados “súper grupos” con integrantes experimentados y de alta calidad creativa.  Si tengo algo de razón, esta obra es ahora un futuro clásico para el death metal progresivo y si crees algo de lo que digo, pon atención a lo que trae la banda Fungus.


Valoración: 9/10



¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB