10 may. 2016

Crossover Inside My Fingers llega triunfante con su nuevo trabajo, el segundo de larga duración y el cuarto material desde que la banda se fundó allá por el 2009. Desde luego han ido progresando significativamente con cada nueva entrega y han sabido mantenerse en la línea de batalla por 6 años portando el estandarte del estilo que maneja. Seguramente no les ha resultado nada fácil permanecer en un estilo que no se le da mucha credibilidad dentro de la escena y del que poco a poco surgen cada vez menos proyectos, pero estos rusos resisten y de manera magistral. No digo esto por menospreciar a bandas como Ditto's Blood, My Final HeadShot, sus paisanos en NesCreator o la nueva Raccoon City Massacre que también hacen lo suyo en la reciente oleada del 8-bit, pero lo que fabrica Crossover Inside My Fingers en The Triumph of Tyranny los corona fácilmente como líderes del Nintendocore.
El nombre del álbum le hace honor al contenido sonoro, durante todo el disco se percibe una atmosfera de total oscuridad. ¿Qué otra cosa se puede esperar luego del triunfo de la tiranía?

Se nota a todas luces que este es el material mejor elaborado a la fecha y que les causo mucho sudor. A consecuencia de ello, le dan un pequeño giro a su música, se meten de lleno en el deathcore sinfónico pero sin dejar de lado sus raíces, y gracias a este esfuerzo también le conceden un mayor grado seriedad a todo el género. Fusionan muy bien el nivel de maldad en sus composiciones con el sonido del nintendocore y esto es lo que me fascina de este trabajo, que contenga breakdowns tan malignos y la incertidumbre de no saber en qué momento se convierte en una pieza contra la tiranía con arreglos orquestales de batalla épica, o cuando pasa a ser el soundtrack de un desfile fúnebre. Toda esta mescolanza de ideas les consigue crear algo que se escucha un poco enfermizo pero que extrañamente resulta convincente y agradable.
The Triumph of Tyranny es un sonido crudo pero repleto de destellos de versatilidad que le suman puntos de interés, un ejemplo claro es Spiral que comienza con sonidos clásicos de videojuegos y evoluciona de forma placentera con blast beats y coros que lo convierten en algo simple pero muy entretenido. Por cierto, aunque los coros no gozan de creatividad, en general el disco es fácil de escuchar y antes de que te lo esperes ya terminaron todos sus temas.  Aparte de todo este show, la banda deja una sorpresa para el final de la función y nos permiten un baile con la dama de la destrucción. Oblivion es una balada desoladora y carente de esperanza acompañada de un saxofón que suena como al paraíso dentro de la perdición.

The Triumph of Tyranny es una victoria para la agrupación rusa, desde mi punto de vista los consolida por el momento como la única banda con real interés por crear algo serio y con objetivos de trascender en la escena. 


Valoración: 8.5/10



¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB