24 may. 2016

Mayo de 2016 es sin duda el mes en que muchos como yo, únicamente pensábamos en una cosa: ¿Cómo sonará el nuevo disco de Architects, titulado "All Our Gods Have Abandoned Us"?, y esto así no sólo por el hecho de ser un fan de hueso colorado de esta banda inglesa, sino por las altas expectativas que la banda generó con su penúltimo disco "Lost Forever // Lost Together", el cual fue un bombazo en la carrera de la banda, pues fue un disco contundente, con un contenido lírico exquisito, haciendo de éste material, algo casi insuperable, al grado de que, incluso escuchándolo a la fecha, emana un sonido igual de fresco como en el año en que éste vio la luz (2014).

Pero bueno, sin ahondar en una comparación con su último material, la cuestión es pues, ¿Qué tan bueno es AOGHAU?

La respuesta, más que en mis palabras, está en el trabajo que nos acaba de regalar la banda.

En primer lugar quiero destacar algo que a mi parecer es bastante importante e interesante en los trabajos de Architects, y es que, al igual que en los temas de los últimos discos, el contenido lírico de los temas de AOGHAU, es un detalle que le da más peso a la música que entra hasta lo más recóndito de tu alma, y esto es debido a que las líricas tienen un contenido bastante rico en pensamientos de crítica contemporánea y crítica política (Como sucede en A Match Made in Heaven) y referente a cuestiones inherentes a la vida del ser humano moderno, todo esto para mi es sin duda un detalle por demás valioso, y es que no hay mejor cosa que escuchar un disco donde la música no sólo transmite sensaciones increíbles, sino un mensaje a través de las palabras con el cual te es posible identificarte en cuanto a tu ideología.

Cabe destacar que, si bien el disco sigue más o menos una línea un tanto al estilo adoptado por la banda en LF//LT,  AOGHAU mantiene un toque distinto a su predecesor, en tanto que a su vez, existe una presencia de toques un tanto más progresivos, acompañados a su vez de pasajes creados a través del uso de un synth y me atrevo también a decir, que es un disco donde existe una furia aún más notable que en los materiales anteriormente escuchados.

Ahora bien, en cuanto al tema de lo instrumental, AOGHAU está cargado de un poderío completamente notable, en especial en el tema que anunció el disco mismo, titulado "A Match Made in Heaven", el cual da inicio con una guitarra y un bajo low tune con bastante poder, que posterior al primer riff, es acompañado de una voz con estilo desgarrador, que Sam Carter ya ha hecho característico de su estilo vocal, siendo todo esto, una combinación que le da a tus oídos el mejor eargasm que alguna vez hubieses experimentado.

A la furia, rabia y energía emanada por AOGHAU, se le unen temas tal como "Gone with the wind", en donde escuchamos a un Architects que, sin dejar de lado su intensidad, introducen lo que viene a ser una clase de equilibrio entre lo intenso y lo melódico, donde la música se acompaña de una letra que a mi en lo personal, me llegó de una manera profunda, pues siento un tinte melancólico pero poderoso en su mensaje, en especial en la frase "My friend, hope is a prison" (Amigo mío, la esperanza es una prisión), todo un himno al nihilismo.

Asimismo, puedo decir que, en este caso, no hay temas que destaquen más que otros, porque para mi gusto, cada uno de los 11 tracks que conforman AOGHAU tiene lo suyo, en algunos resalta más la lírica y en otros resalta más el toque progresivo de la banda, y en otros el toque de los pasajes electrónicos que aún teniendo algo de baja presencia, resultan algo novedoso en el sonido de la banda, sin embargo, no quiero terminar la reseña sin destacar el estupendo (aunque arriesgado) trabajo, que Architects realizó en el tema que da cierre a esta vigorosa travesía...

Es decir, "Memento Mori", el cual resultó ser una épica y bien trabajada metamorfosis entre riffs pesados y una suave y latente melodía, que ni más ni menos, consume 8:12 minutos de la duración total del disco, pero sin ser caer en momento alguno en alguna clase de monotonía, algo que se aplaude, pues si bien hacer un tema de esa duración, es algo arriesgado y nuevo para Architects, sin duda fue un acierto tremendo, pues después de la progresividad, furia y frustración mostrada a lo largo del disco, ésta despedida resulta ser como la cereza en el pastel.

Como conclusión, puedo decir que el nuevo trabajo de Architects me dejó totalmente satisfecho, pues no solamente mostró la capacidad de la banda para mantenerse vigente, sino el compromiso de la misma en entregarle a sus fans, un material de tremenda calidad que a su manera, deja una huella tanto en la escena, como en los corazones de miles de sus seguidores, situación que ya había dejado entrever Sam Carter en una entrevista, donde dijo una serie de palabras en referencia a la lírica del disco, palabras que a mi gusto describen bastante la pasión y entrega vertida en AOGHAU:

"Pienso que ésto (el disco) es evidencia de una banda que pone su ego a un lado, es como decir: Nosotros no somos importantes, ésto es importante; No estoy diciendo que nosotros vamos a cambiar el mundo, pero estamos intentando tomar nuestro arte y moverlo hasta otro nivel".

Finalmente, quiero decirles que en verdad, no pierdan por ningún motivo la oportunidad de escuchar éste, que sin duda, es uno de los mejores lanzamientos del año en la escena core.

~BreakOS.


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB