Estrenos Recientes
ALTERNATIVE PLAYLIST

Nevercell nunca ha sido una banda que experimente con su estilo, siempre trabaja mediante los métodos tradicionales y este último álbum no es la excepción.



  • Genre(s):
  • Death Metal, Thrash Metal
  • Release Date:
  • 25 / Aug / 2017
  • For Fans Of:
  • Scarab, Nile, Deicide
  • Links:
Las tendencias artísticas siempre marcan una era, no solo una generación o una moda, muchas veces una conducta supera el tiempo para impregnar al arte. En el caso del Death metal ha inspirado a decenas de músicos para indagar en sus aposentos, gracias a ese interés nace un universo bastante grande, quienes lo integran van desde sus pioneros más famosos como las bandas que han intentado consolidarse más de una vez y así mismo una infinidad de bandas amateurs. Este universo no se ha limitado con el tiempo y a preferido al progreso, por lo cual se ha podido ramificar de tal forma que exista con otros subgénero de similar naturaleza. Otra característica que obtuvo el género fue poder romper las fronteras y lograr la internacionalización.

Si bien las personas que están familiarizadas con los géneros extremos ya sabemos lo del párrafo introductorio, ¿qué sabemos de Nervecell? Pues bueno, Nevercell es una banda que pertenece esta tendencia artística y ha ayudado a su progreso en sus inicios, también existe gracias a la internacionalización del Death metal. Este grupo musical proveniente de Dubái, Emiratos Árabes Unidos, regresan después de seis años con Past, Present...Torture, el cual demuestra que Nervecell está en forma para seguir plasmando su nombre en la escena del Death.

Nervecell a lo largo de su presencia en el medio ha desarrollado una música que tiene sello de identidad y una peculiar forma de usar resonancias disonantes. Desde sus demos, pasando por Preaching Venom y hasta Past, Present...Torture nos regalan una producción espectacular. Si eres un amante del Death es una opción suficiente buena para ampliar tu biblioteca.

Nevercell nunca ha sido una banda que experimente con su estilo, siempre trabaja mediante los métodos tradicionales y este último álbum no es la excepción. Past, Present...Torture tiene todas las características de un álbum de su clase, un material con mucha brutalidad, rapidez en su ejecución, lleno en su totalidad de guturales y caóticos golpes en la batería, pero sobretodo hay un detalle distintivo que en esta ocasión la banda si usa con mayor claridad, este recurso son “solos de guitarra” más sofisticados, que a pesar de no otorgar un sonido muy cristalino al disco sí lo envuelve de una versatilidad bastante refinada que permite la completa distinción en la esencia de cada tema. En resumidas cuentas: este tercer trabajo de Nevercell ofrece una ambientación muy old-school, logrando un equilibrio muy bien hilado entre un su identidad y su progreso artístico en su sonido.


Past, Present...Torture intenta superar a su antecesor Psychogenocide, el cual fue lo mejor que había conformado su discografía. Past, Present...Torture posee mejor ejecución con la sincronía en los instrumentos, este disco demuestra mejor la eficacia y habilidades de cada uno de los miembros, además de mejor planificación en la su composición que todo el Psychogenocide. Aunque no todo es “color de rosa”, Nevercell tardo demasiado tiempo en proporcionarnos un nuevo trabajo musical, por lo cual tratan de compensarlo con un álbum muy extenso en su duración, y esa es una muy mala decisión. Ya que Past, Present...Torture se conforma por trece temas con la misma estructura, trece temas con demasiada monotonía, sin importar las virtudes individuales de cada canción, cuando se junta y se reproduce todo el álbum dejan mucho que desear.

Por lo tanto, para aquellas personas prácticas está dedicado este párrafo. Para obtener una mejor satisfacción de Del Past, Present...Torture se puede apreciar tan solo tres temas: Abyssviand, el tema con el mejor intro, con una temática violenta, nos cautiva desde el principio hasta el final, es el motivo por lo que Nevercell la ofreció como single para promocionar su regreso. Malice Within es una canción que también sus primeros segundos están fuera de contexto, pero solo es cuestión de adentrarnos más para escuchar la brutalidad de Nervecell, aunque a diferencia del resto en esta canción toma mayor protagonismo el guitarrista, característico que suministra algo de energía a todo el álbum. Ya por último Maqabre juega con los viejos recursos de Death para solo disfrazarlos con riffs modernos dándole las propiedades adecuadas para sobresalir de las otras canciones.

Para finalizar, basta decir que Nevercell sabe hacer muy buenas y destacadas canciones, pero unos álbumes que recaen en una índole fastidiosa. Sin más, se le desea la mejor de las suertes a Nevercell, una banda que puede dar más de lo que ya ha demostrado.

7.5 / 10

Caótico, lleno de rabia, y sobre todo, sombrío, justo como una nube negra en tormenta...




  • Genre(s):
  • Crust Punk / Blackened Hardcore
  • Release Date:
  • 11 / August / 2017
  • For Fans Of:
  • Ekkaia, Ictus, A Secret Revealed
  • Links:
¡Ah!, los días lluviosos... melancólicos, oscuros, y sin duda algun, días perfectos en los que tuve la grata sorpresa de conocer a Khmer, un cuarteto Español, cuya actividad sonora ha sido en el último par de días, uno de los trabajos próximos a salir, que he tenido el gusto de repasar bajo un clima emparejado a su trabajo, representado por un sonido caótico, lleno de rabia, y sobre todo, sombrío, justo como una nube negra en tormenta...

No podrá pasar desapercibido ante quien lo escuche, que "Larga Sombra", no es un material que aporte algo novedoso, progresivo o particular, dentro del sonido que se maneja en el mismo, sin embargo, el no aportar tales características, jamás va a ser sinónimo de que un trabajo forme parte del común denominador, es decir, que no pueda resaltar por sí mismo ante un público que cada vez pareciere volverse mucho más exigente con lo que escucha.


Compuesto por 8 temas cuya duración ronda los 25 minutos, "Larga Sombra", es un disco que logra repercutir en el estado emocional de quien lo escucha, como si al reproducir el material, automáticamente una oscura burbuja rodeara a quien tiene puestos los audífonos, gracias al lúgubre potencial creado por una conjunción instrumental básica, es decir, guitarra, bajo, batería y voz, sin tener que añadir más tintes sonoros que verdaderamente resultarían innecesarios, pues basta con la imaginación que esta agrupación impuso en su trabajo para lograr causar un impacto, y es que, apreciar este disco desde una perspectiva analítica, implica crear una conexión con esa parte violenta que se encuentra dentro de cada uno de nosotros, y que es capaz de salir a flote a penas y se tenga un estímulo suficiente como resulta ser "Larga Sombra".

El aspecto conexivo entre lo sombrío del disco y los sentimientos oscuros y profundos inherentes a la condición humana moderna, no se basa únicamente en el impacto rotundo que el sonido de Khmer es capaz de transmitir, sino también en el aspecto lírico de sus temas, cuyo peso emocional es realmente interesante, ya que abarca varios temas que oscilan entre la soledad, el hartazgo emocional, o la violencia y crueldad del ser humano; basta con poner atención a temas como "El Ardor de la Crueldad", para que podamos escuchar una rotunda crítica a la nula empatía que nuestra raza suele demostrar ante los demás, en frases como: "Cuánto estáis deseando matar, herir, agarrar un fusil, humillar, y es que sois el único animal que es capaz de torturar, traicionar, mentir y robarle el sueño a aquel al que decís amar, y amar al tirano, odiar al hermano, golpearos el pecho con la misma mano que saca el puñal, y es que sois el único animal que es capaz de disfrutar viendo sufrir a los demás", con lo cual nos damos cuenta de que estamos frente a un trabajo lírico bastante exquisito, más aún en compañía del sonido macabro y profundo que la banda se ocupó en crear, y dicho sea de paso, con el trabajo gráfico del disco, el cual refleja a través de literalmente, una Larga Sombra, esa carga que como seres humanos siempre llevamos en nuestra espalda, tanto de manera individual, como en la colectividad misma.

En lo que refiere al factor musical, la historia continúa por la misma línea, Khmer se ocupa de crear una banda sonora plagada de una rabia opaca, estructurada con riffs y ritmos que mayoritariamente llevan consigo una velocidad considerable de ejecución, con lo cual se hace sentir un poco más la violencia que trae emparejada la instrumentación, aunque sin dejar de lado el aspecto melódico que logra nivelar la carga de energía, al grado de cubrir más de una emoción a través de su sonido.

Los temas que pudiera decir, son los más "violentos", y sin duda mis favoritos, son "El ardor de la crueldad", del cual mencioné un pequeño extracto lírico en los párrafos anteriores, y en el cual la velocidad es el As bajo la manga de la banda, tema que está compuesto por una serie de los tan queridos por muchos, u odiados por otros, Blast Beats, dentro de la ejecución de la bateria, acompañada por riffs y punteos en las guitarras, propios de una mezcolanza entre elementos del Hardcore y música mucho más sombría como el Black Metal, y toques de Crust, los cuales crean a su vez una mezcla perfecta con una ejecución vocal impecable, en el sentido de que la letra de los temas es sumamente clara al oído, y logra rasgar los oídos como si se tratara de la misma garganta que la ejecuta, situación similar que ocurre con "Soledad", aunque en este último predomina una combinación con elementos melódicos, que otorgan precisamente una nota distintiva al tema, al tratarse de un tema menos violento, y más profundo, como lo es precisamente el título del mismo.

También es importante mencionar que, más allá de la rabia engendrada en este disco, la banda, se ocupa por nivelar los elementos sonoros de su trabajo, con el objetivo de, -yo supongo-, transmitir más que una sola emoción relacionada con la rabia, sino externar todo un cúmulo de las mismas mediante un factor distintivo entre cada tema, cuyo equilibrio radica en el sonido del interlude, "Purga al fuego", que consta de una melodía con guitarra acústica, que funge como catalizador del caos que previo a su turno, se reprodujo en el álbum, y finalmente con el tema que cierra con broche de oro el material, titulado "...para ver el mundo arder", a través del cual, mediante simples rasgueos a las guitarras, en compañía de una poderosa serie de golpeteos a la batería, se cierra el capítulo tenebroso que se abrió al reproducir por primera vez "Larga sombra", un material que, sin duda, vale la pena escuchar, para poner de manera más centrada en el mapa a este cuarteto Español, cuyo trabajo es, simplemente, muy bueno.

8 / 10

"Mindkult nos deja aquí un viaje por zonas remotas, frías y escalofriantes que un buen amante de la música sabrá abstraer y digerir para reconocerlo como un grandioso trabajo."



  • Genre(s):
  • Doom | Stoner | Shoegaze
  • Release Date:
  • 20 / Sep / 2017
  • For Fans Of:
  • Windhand, Electric Wizard, Sleep
  • Links:
Cada vez es más común y algo muy grato conocer personas que tengan una amplia gama musical de la cual escoger para disfrutar en cualquier momento, aunque también es muy cierto que por más estilos o géneros que escuchemos, siempre tendremos por ahí algunos predilectos que preferiremos sobre el resto. Y no es por alardear ni mucho menos, pero quienes escribimos en RTMB nos caracterizamos por poner atención y darle su lugar a (quizá casi) todas las formas de música pesada que se nos presenten, encontrando siempre algún encanto en cosas que tal vez no creíamos fueran de nuestro total agrado.

Quizá violando un poco la privacidad de nuestro team (saluditos amigos), les comento que desde hace un tiempo nos propusimos una curiosa (y muy interesante) dinámica que consiste en básicamente aceptar el pequeño reto de involucrarnos con materiales que no son precisamente nuestro gusto por excelencia, con la atracción a hacerlo pero sin tener al cien por ciento esa certeza de generar un resultado satisfactorio después del proceso, lo aceptamos a ver qué pasaba y como no se esperaba de otra forma, ya ha habido varios escritos superando las expectativas que han nacido de este ocurrente desafío y pues heme aquí, colaborando a la causa.

Un tal Fowst es el encargado de darle vida a este prometedor proyecto, estadounidense de nacionalidad y brutal en su descripción, del cual tenemos la información de que lanzó un EP el año pasado, dato interesante ya que el nacimiento de Mindkult también fue en 2016, por lo que siendo algo que prácticamente va saliendo del capullo sorprende por lanzarse sin clemencia directo a la yugular, ese primer EP y ahora apenas un año después este de larga duración llamado Lucifer's Dream, que ya de entrada dice demasiado con ese título (y la portada que doy por sentado ya contemplaron).

Gracias a Transcending Obscurity Records tuvimos chance de revisar con anticipación estos 6 temas que salen en septiembre, los cuales fueron etiquetados por todas partes con los géneros doom, stoner y shoegaze, para evitar cualquier tipo de cuestionamiento en cuanto al sonido practicado se refiere.

El recibimiento es Drink My Blood, que con un ritmo semilento (nada extraño de acuerdo a los géneros expuestos) nos va ambientando poco a poco sin toparnos de golpe, toda la esencia del doom pero de un modo muy controlado, una distorsión fuera de cualquier proporción que quizá no podamos concebir como palpable en ocho minutitos que efectivamente nos envuelven en esa atmósfera psicodélica que el stoner manifiesta. La voz es un punto a destacar porque la forma en la que está grabada le da un toque de misterio, nunca con la intención de ponerla sobre los instrumentos, en este álbum hace su labor a forma de acompañamiento de una forma delicada muy bien trabajada. Nightmares enciende un poco más el ambiente con una pauta más acelerada que tampoco desenfrena ni propone algún tipo de desvío de acuerdo al sonido de ese stoner/doom tradicional, ya que es común en algunas otras bandas de repente romper la calma e irse más allá de lo especulado, acá los arreglos en la guitarra secundaria y los riffs establecen el orden del siniestro espectáculo.

Enseguida tenemos a la llamada Behold The Wraith, una de las dos canciones que exceden los 9 minutos y le dan un peso considerable al disco para poderlo llamar uno de larga duración, severo, un inicio con cortes súper lentos, de ese tipo de música que te recorre toda la superficie de la piel en microsegundos, escalofríos en la cabeza por ser un tanto experimental, ya que no dejan de meterle por aquí y por allá diferentes cosas y cambios que lo hacen algo muy grato de escuchar. Infernals continúa y desde las primeras notas en la voz es imposible no poder notar la influencia de Black Sabbath (una banda que odio indiferente para mi), que dio la inspiración y el pie para cómo se oye Mindkult, porque decir que suena similar es algo disparatado, tema donde se juega un poco más libremente con la guitarra y la variedad en la percusión, suave pero bien espeso. Howling Witch aterra y nos trae esos pensamientos oscuros a la mente de aquella época de brujas, unos pasajes pesadísimos que son representados en el video (el cual pueden ver un poco más abajo) con escenas cinematográficas de hace algunas décadas, dándole más feel sublime hasta con algo de gore y sangre por doquier, tenebroso. El otro tema largo es el homónimo y último del lanzamiento, Lucifer's Dream, donde resalta en momentos el liderazgo de un riff muy groovy que acentúa el propósito de plasmar una idea de ocultismo y esoterismo, se nos ofrece como herramienta para emprender un viaje alucinante que es guiado por los cambios frecuentes en su ritmo.

La forma más adecuada de describir Lucifer's Dream es con un pensamiento más o menos así: su sonido es como la parte más oscura del fondo de un abismo, ya lúgubre por si mismo, donde extrañamente se proyecta aún más la densidad y profundidad de algo que ya lo es en su totalidad intrínsecamente. Mindkult nos deja aquí un viaje por zonas remotas, frías y escalofriantes que un buen amante de la música sabrá abstraer y digerir para reconocerlo como un grandioso trabajo.

8 / 10


#1 - Lyric Video: Frosttide - From Dusk To Ascend
Origin: Finland
Style: Melodic Death, Folk Metal

#2 - Video: Fear, and Loathing in Las Vegas - Return to Zero
Origin: Japan
Style: Post-Hardcore, Electronic

#3 - Video: Celtibeerian - The Wolf I Am
Origin: Spain
Style: Folk Metal

#4 - Lyric Video: Wørthless Slave - Dead Inside
Origin: Canada
Style: Progressive Metalcore

#5 - Video: abstracts - Slow Dancer
Origin: Japan
Style: Progressive Metalcore

#6 - Video: Tracers - Praise The Sun (feat. Miles Dimitri Baker from Rings Of Saturn/Interloper)
Origin: Italy
Style: Progressive Metal

#7 - Video: Wolves In the Throne Room - Born From The Serpent's Eye
Origin: United States
Style: Black Metal

#8 - Video: DVNE - Thirst
Origin: United Kingdom
Style: Stoner, Doom, Progressive, Post-Metal

#9 - Video: Skygraph - Wings
Origin: Japan
Style: Instrumental Progressive Metal

#10 - Video: Save Us From The Archon - Lost in a Reverie
Origin: United States
Style: Instrumental Progressive Rock

#11 - Video: Upon Those Dying - Savage
Origin: United Kingdom
Style: Progressive Deathcore

#12 - Single: Crossfaith - Diavolos
Origin: Japan
Style: Metalcore, Electronic

#13 - Single: Ensiferum - For Those About to Fight for Metal
Origin: Finland
Style: Viking, Melodic Death, Folk Metal

#14 - Video: Lorna Shore - Denounce the Light
Origin: United States
Style: Deathcore

#15 - Video: Harbinger - I. Human Dust
Origin: United Kingdom
Style: Technical Deathcore

"Gravemind dejan atrás la idea de brutalidad carente de idea, por una construida en base a un porqué, que les permita explorar, experimentar y mostrar a plenitud de lo que son capaces, volviendo a este disco único en su especie..."




  • Genre(s):
  • Technical | Progressive Deathcore
  • Release Date:
  • 11 / August / 2017
  • For Fans Of:
  • Signal The Firing Squad, Aegaeon
  • Links:

Un solitario astronauta debe enfrentar las pruebas de un planeta alienígena, para poder sobrevivir. Para ello, él debe regresar al principio, de esta manera, podrá cambiar su futuro, él debe cambiar su mente. Él debe atravesar... "The Deathgate"; ésta es la premisa que acompaña al nuevo material de los australianos de Gravemind. Este sexteto proveniente de Melbourne, inició sus andadas en el año 2015, todo gracias a su producción debut, 'The Hateful One', que a pesar de haber pasado un tanto desapercibida, nos demostró el porqué de la fama existente entre los grupos australianos debido a que con solo 5 temas, fueron capaces de presentar un trabajo fenomenal, mostrándonos que el Deathcore todavía puede ser capaz de sorprendernos de formas agradables. Solo un año después, el sencillo, 'The Death Of Teyolia' fue lanzado y una vez más, Gravemind reafirmaba su interés por ser uno de los mejores, entre los mejores; pero todo esto fue solo la preparación para su obra maestra y es que nada de lo que habíamos escuchado anteriormente de ellos, se compara a la enormidad presente en 'The Deathgate'.

Gravemind se han caracterizado por moverse en una vena más técnica, con composiciones instrumentales complejas, preparadas de formas demenciales para poder resaltar por la personalidad única de la banda. ‘The Hateful One’ nos mostraba un trabajo más oscuro, por la narración que lo acompañaba acerca del viaje, muerte y llegada al infierno de Judas y ‘The Death Of Teyolia’ una más demencial, por la locura que posee a ‘Teyolia’, la protagonista y con ‘The Deathgate’ los australianos se encargan de mostrarnos una faceta en un plano más progresivo, fácilmente recordando a Northlane en sus años dorados con el increíble ‘Discoveries’ si tan solo estuviera en un estilo más violento y extremo. El constante uso de atmósferas profundas que le dan un ambiente muy característico al disco, agregando también la inclusión de riffs más progresivos y experimentales, con composiciones que ya no son violentas por el mero hecho de serlo, sino que están creadas con un fin y motivo, nos demuestran una madurez notoria en el estilo musical de Gravemind.

Entrando de lleno en el álbum, "The Deathgate" es un trabajo corto, conteniendo solamente 6 temas y rozando los 21 minutos de duración, siendo uno de los factores que vuelven al disco más entretenido, puesto que el grupo cuenta justamente lo que debe contar y no caen en el problema de agregar temas de relleno innecesarios o de sorpresas que dejen un mal trago en la experiencia que ponen frente a nosotros. A su vez, la duración de cada tema es la exacta, permitiéndonos escuchar en poco más de 3 ó 4 minutos, diversos estilos vocales, partes instrumentales multifacéticas, secciones atmosféricas que abren camino a breakdowns rítmicos poderosos y colocados en momentos claves del disco y solos de guitarra que demuestran las capacidades de los miembros del grupo a la hora de componer. Gravemind demuestran una vez más una correcta habilidad para crear trabajos cortos, pero bien hechos y que nos permitan escuchar de primera mano todo aquello de lo que son capaces.


Compositivamente, el trío de Damon Bredin, Aden Young y Michael Petritsch en las guitarras y Josh Renjen en el bajo, hacen un cuarteto increíble, mostrándonos que no son músicos que únicamente tocan de forma técnica y complicada, sino que también tienen la habilidad de crear pasajes y puentes más delicados, pero mejor construidos, junto a acompañamientos melódicos y atractivos al oído La batería por su parte, es encargada de poner a la mesa la parte brutal, pero también aquella que da inicio a los puentes suaves y atmosféricos, siendo muchas veces, la participación de Raymond Martin la que lidera los momentos únicos del álbum. Finalmente, las voces a cargo del míster Dylan Gillies-Parsons se escuchan mejor que nunca y es que el frontman de Gravemind juega y experimenta con nuevos estilos vocales durante el disco, dándole una esencia única, sabiendo balancear correctamente las voces graves, junto a las raspadas y las agudas, pero su papel no termina en el uso de guturales, sino que también nos demuestra, mediante narraciones que vendrían a ser quizás, la forma más cercana de escuchar al protagonista de la historia, los sentimientos que inundan su ser, permitiéndonos sentir la ira, desesperación y sufrimiento de un ser humano, alejado de todo y todos.

Haciendo un repaso de los cortes presentes en el álbum, la apertura corre a cargo de ‘Eschaton’, con una intro orquestal, que le da un toque de profundidad, de misterio por lo que se avecina sobre nosotros, para entrar de golpe y con muchísima energía, abriendo con los gritos de Dylan; una de las característica de este corte, es la muy bien lograda mezcla de momentos donde los instrumentos entran de golpe y a toda velocidad y pasajes de calma, más ambientales, que permiten la constante inclusión de breakdowns rítmicos que le dan un sentido de movimiento al tema, volviéndolo entretenido de escuchar y una buena primera probada del álbum. ‘The Deathgate’, por su parte, entra como patada al pecho con una batería abusando de los blast beats, siendo una estampida hacia los oídos, siendo uno de los atractivos de éste, la oscura y grave voz que nos permite, en los momentos finales del tema, escuchar de forma narrada la ira, el sufrimiento y el dolor del protagonista de la historia, junto a ‘what is wrong with you?’ perfecto para terminar en un breakdown increíble. El tercer tema, ‘Echo’, uno de los favoritos de mi persona (y si me permiten agregar, el mejor corte del EP) es el que se mueve más en la faceta progresiva – experimental que Gravemind exploró en esta ocasión, con muchos momentos atmosféricos y de baja velocidad, pero llenos de groove, siendo la narración de Dylan, la apertura para el breakdown final y la entrada para el vocalista de Alpha Wolf, Aidan Ellaz, que pone su voz como la cereza al pastel de este tercer corte.

Para este momento, Gravemind han demostrado que ‘The Deathgate’ tiene una enormidad justificable y dan un momento de respiro con ‘Deadspace’, que funciona como el interludio del disco, entrando primero las guitarras, luego las voces que en una mezcla de ira y desesperación continúan la narración de la historia, para volverse pesada y violenta, como una preparación para ‘Anaesthesia’, que entra con blast-beats y guitarras veloces, sin dar tregua en ningún momento, éste por su parte nos muestra una faceta más técnica, similar a su estilo anterior, muy melódico en los instrumentos de cuerda y las voces que se mueven de manera correcta en rangos más graves y qué decir del breakdown presente en el tema, colocado en el momento correcto. Finalmente, 'The Deathgate' cierra sus puertas con ‘Human’, la finalización de las pruebas de nuestro querido astronauta, similar a ‘Eschaton’ da uso de un sonido orquestal como introducción, siendo éste un corte más lento, pero que captura muy bien la esencia de dolor que sentimos los seres humanos, con un frenético ‘kill me’ gritado a todo pulmón cerrando el tema de golpe, como si la historia llegase a un punto inconcluso, dando por finalizado el disco y la historia. Un cierre casi perfecto, para un trabajo que nos muestra la prueba viva de lo que es ser humano.

En conclusión, es posible afirmar que 'The Deathgate' supone una evolución en el sonido de Gravemind, puesto que dejaron atrás la idea de brutalidad carente de idea, por una construida en base a un porqué, a una razón correcta que les permita explorar, experimentar y mostrar a plenitud de lo que son capaces, volviendo a este disco único en su especie. Sus trabajos anteriores nos han llevado hasta este punto y es obvio que el sexteto no se han desenvuelto a plenitud, pero con únicamente un EP a espaldas, llegar a crear un disco de esta calidad, siendo tan fluido y muy bien armado, deja muy bien parado a Gravemind frente a una escena que necesita revivir y grupos como ellos, le devuelven la fuerza que una vez le caracterizó.

8.5 / 10


Copyright © 2017 RTMB