Este cuarteto entiende cual es su sitio y están muy a gusto haciendo lo que los hace felices, su música refleja esa tranquilidad de hacer lo que creen correcto.



  • Genre(s):
  • Post-Rock
  • Release Date:
  • 3 / Aug / 2018
  • For Fans Of:
  • Caspian, Explosions In The Sky
  • Links:
El post rock es un estilo musical que, para muchas personas relacionadas con el mundo musical, ha día de hoy no tiene mucho por ofrecer. Considero esta afirmación un tanto osada, si bien, son pocos los exponentes que están buscando nuevas formas de trabajar este tipo de sonido, aún existen, y los que han logrado conseguirlo han tenido resultados excepcionales, como lo pueden ser el caso de Exquirla y Jambinai. También nos encontramos con una escena de bandas relativamente jóvenes que trabajan en pro de su amor por expresar sus emociones, sus miedos y sus angustias mediante esta sonoridad, y es que muchas veces las virtudes intrínsecas del género les ofrecen una paleta de herramientas formidable para ello. Dentro de este selecto grupo podemos toparnos con Caspian o Tides Of Man, estos últimos a principios del mes de agosto impactarían al publico con un nuevo material discográfico.

El cuarto álbum de estudio de los oriundos de Florida continua con la formula que les ha funcionado y que les ha servido para ganarse un nombre dentro de los fanáticos, tampoco ayuda a refutar la premisa expuesta anteriormente, considero que Every Nothing, nombre que recibe la placa, no tiene la intención de hacerlo, y que más bien representa un ejercicio genuino de musicalidad y pasión, donde melodías penetrantes logran mantenerte expectante, a pesar de su larga duración, lo cual suele ser uno de los baches más difíciles de vencer para esta clase de artistas, puesto que en muchas ocasiones la gente suele tener ciertos prejuicios con la música instrumental, pero la banda sabe sortearlo de buena forma, debido a su propias formas compositivas. Estas no son desafiantes o innovadoras, se ciñen a los canones establecidos, pero tienen ingredientes que no los hacen caer en la monotonía o en lo clónico. Uno de esos componentes son los arreglos noise como los de "Static Hymm" u "Old 88", en esta última le dan un protagonismo armónico bastante interesante, sobre todo en el final del tema, donde la distorsión nubla toda la mezcla y hace que nos introduzcamos de lleno en esa nebulosa de reverberación, terminando en un punto alto y lucido.


Otro elemento sutil pero bastante practico es la velocidad rítmica de piezas como "Everything Is Fine, Everyone Is Happy" o "Mosaic", por instantes este recurso me recordó a lo trabajado por 65daysofstatic, por esa aura de frescura y dinamismo que les otorgan a las piezas, consiguiendo extraernos un tanto de los momentos más oníricos del disco, presentes en "Keep Telling Yourself" o "Far Off", En la primera mencionada me gusta el tratamiento que se le da a los armónicos naturales, un pequeño detalle que los freaks de las guitarras disfrutamos mucho. Estas dos canciones están tratadas como interludios, buscando mantener un equilibrio entre la agresividad mostrada en los poderosos ataques rítmicos y melódicos de cortes como "Waxwing", en el cual el bajo despliega una muestra de contundencia lapidaria.

En materia de producción es un trabajo formidable, los instrumentos son perfectamente audibles, las capas de la mezcla se encuentran en su perfecto equilibrio y no existe nada que destaque más de lo que debe, esto ayuda muchísimo sobre todo a que los detalles interpretativos, como el trémulo pick en los crescendos o ese sonido duro y preciso de la púa sobre el bajo en las transiciones dramáticas o esa malla sombría cuando los teclados caen cálidamente, no se pierdan. Este cuarteto entiende cual es su sitio y están muy a gusto haciendo lo que los hace felices, su música refleja esa tranquilidad de hacer lo que creen correcto, y eso es, por absurdo que parezca, algo que no todos pueden transmitir o encontrar. Su visión puede resultar anticuada para algunos, en cambio para otros resulta un bosque de emociones por explorar, en mí caso resulto ser lo segundo.

8 / 10



"...Demasiado relevante y entretenido, incluso comparándolo con grandes exponentes del género"




  • Genre(s):
  • Progressive Death Metal
  • Release Date:
  • 17 / Aug / 2018
  • For Fans Of:
  • Opeth, Ne Obliviscaris, Proliferation
  • Links:
Por lo general, cada disco nuevo que nos llega siempre viene con una descripción que trata de aludir a los reseñadores, muchas veces son simples palabras que adornan lo que realmente es el contenido musical, una forma de vender previamente el disco en pocas palabras; cuando llegó lo nuevo de Gourmand hubo cosas que me llamaron mucho la atención, el hecho de que integran un cello a su fórmula y esto que adjuntaron: “Este trabajo tiene una aproximación progresiva más allá del alcance de muchas bandas modernas de death metal, terminando en territorios parecidos a grupos tales como Opeth y Ne Obliviscaris. Por un segundo sentí que mi escepticismo se iba, me costó un poco de trabajo procesar esa afirmación (de momento) tan arriesgada, sobre todo por la incorporación del instrumento de cuerdas, pero de nuevo regresé a mi estado habitual, sin más que decir me hice cargo de escuchar este trabajo, y bueno, no mentían.

No tuve el placer de escuchar a estos chicos oriundos de Kansas cuando su primer disco salió en enero del año pasado, su debut The Inquisitionist parecía una poderosa oda al death metal tradicional y a la vieja escuela sueca y norteamericana. Personalmente lo sentí muy muy sólido y con intenciones de prometer mucho en su futuro; cuando escuché Blossoming from the Grave mis presentimientos fueron confirmados.

Empezando la introducción homónima, inmediatamente nos está deleitando un sabor diferente donde las cuerdas y la guitarra acústica nos dan la bienvenida; el poco tiempo es suficiente para exponer las nuevas tonalidades frescas y suaves (para el estándar de la banda) con un cuerpo musical más progresivo que imparte cátedra en la ejecución de los riffs de guitarra y en la percepción tech-death, proporcionando un sonido multidimensional con cambios en los tiempos y definiendo su relativamente nueva propuesta dentro de su propio modelo de composición. En “Message in Wax” no es diferente ya que el despliegue voraz de técnica dentro del tema se mantiene fuertemente nutrido por la versatilidad del mismo, creando un notorio contraste entre las cortas secciones relajadas y los diversos rostros de brusquedad sonora. Se podría decir que la mayoría de los temas poseen la misma estructura, pero honestamente no puedo dejar fuera ciertos comentarios, menos tratándose de un disco con diversos planos musicales.

A pesar de ser prominentes en casi todos los aspectos del género que practican, no pierden la oportunidad de demostrar su lado cálido al dejar que las cuerdas hagan su parte del trabajo para llegar a una ambientación más ligera con tenues sabores doom. Tal vez al escucharlos tomen como punto/banda de referencia a Ne Obliviscaris, pero definitivamente no comparten parecido o similitud con la forma que tocan los australianos el violín, ya que con Gourmand la presentación es más corta y sencilla, pero inmersiva. Algunas canciones como “Between Vessel and Body” tienden a darle más luz en el escenario, tanto en primer plano como segundo para denotar la sutil fusión de sonidos. Por otro lado, hay otros como “Perpetual Sickness”, “The Price of Consciousness” y “The First of My Name” que son más dominantes y aunque son de los que tienen una mayor duración, optan por dejar este instrumento fuera de la ecuación para exponer la testosterona y brutalidad de una forma más purista.

El disco es de diez canciones y aunque es una buena cantidad para un segundo título, la duración del mismo tiene una sensación menor a la que refleja su número, personalmente hubiese gustado de un periodo más prolongado, de ese modo habría encontrado una similitud más cercana a las bandas que dicen parecerse. De todas formas no es un “pero” muy grande ya que disfruté completamente el disco con su manera sintetizada de empacar el sonido en algo certero y que va al punto.

Blossoming from the Grave superó muchas de mis expectativas y logró mantenerme concentrado en lo que escuchaba, incluso teniendo un sonido que les costaría a muchos masticar: Un estilo muy técnico y agresivo que también exhibe un poco de delicadeza y soberbia sofisticación, por lo que creo que incluso a los neófitos les gustará este disco, un gran inicio para comenzar a empaparte de death. Y para los de hueso colorado, apreciarán mucho de él, lo encontrarán demasiado relevante y entretenido, incluso comparándolo con grandes exponentes del género.

8.5 / 10

"Un trabajo denso, violento y dramáticamente melódico"



  • Genre(s):
  • Progressive, Post-Metal
  • Release Date:
  • 7 / Sep / 2018
  • For Fans Of:
  • The Ever Living, Cult of Luna, ISIS, Callisto
  • Links:
No es ningún secreto que a la mayor parte de los exponentes de post-metal le encanta llevar a tus oídos el tema de la condición humana y la miseria existencial que rodea la vida de cada ser humano que permanece vivo en este planeta rodeado de problemas. Esta costumbre, creo yo, surge porque el género se presta a la perfección para ahondar en esta clase de conceptos, no solamente por la profundidad y pesadez que las composiciones suelen ser, sino por la fluidez con la que se pueden desarrollar diversas escalas sonoras que van formando una burbuja que termina por envolverte en una clase de suspenso inigualable que te hace sentir que estás dentro de una sala de cine que proyecta uno de los mejores thriller de la década.

Besra y su álbum debut titulado Anhedonia mantiene a flote esta costumbre, porque este último se trata de un trabajo que te mantiene al filo de la butaca por la tensión que te genera su estructura instrumental dotada de una naturalidad exquisita y vanguardista capaz de crear un fuerte vínculo entre sus escuchas y las historias que pretenden contarnos a través de un subeibaja de emociones y momentos melodramáticos cuidadosamente equilibrados. La manera en la que se desenvuelve el conjunto finlandés a través de los cuatro temas que componen a esta obra de larga duración es algo que trae fácilmente a la memoria los mejores y más épicos momentos de bandas como Cult of Luna y su obra Vertikal o Pelican y su Forever Becoming, por lo que si te consideras amante de esta clase de sonidos, te recomiendo sentarte a leer el resto de mi opinión.


Algo que hay que plantearse de inicio, es que Anhedonia se trata de un álbum conceptual que pretende relatarnos una serie de historias ordinarias que reflejan el estado mental de la sociedad actual. Aunque no buscan desarrollar su temática a partir de una mirada objetiva del entorno, sino que mantienen como punto de partida las vivencias de cada uno de los integrantes para mantener el toque personal y potenciar la emotividad, porque a final de cuentas, estos individuos también forman parte de una civilización decadente de la que nadie está exento de hundirse en el drama. Entendiendo esto a plenitud es como uno puede saborear los diversos matices sonoros que se van proyectando a lo largo de cada canción que debes digerir durante los diez minutos o más que dura cada uno de ellos, comprendiendo además que su mensaje lo buscan compartir más que nada con la música, siendo las palabras un mero potenciador.

Llama la atención que, a pesar de que para muchos no es tan sencillo asimilar temas extensos, en este material las melodías dominantes facilitan el asunto porque son muy ricas en texturas complejas y en la variación de su rítmica, y todo esto va sumando puntos a la calidad que se hace presente en cada momento en que se intercalan las ideas distintivas que crean una atmósfera de melancolía, rabia o drama dependiendo de la temática de cada canción. Existe un equilibrio muy orgánico entre la tranquilidad y la violencia emanada principalmente de las sucias cuerdas de las guitarras y de una percusión muy densa. Es muy fácil detectar todas estas características en temas como "First Dawn", en donde predomina un drama que se desenvuelve en distintas etapas en las cuales se incluyen como apoyo gritos de rango bajo que evocan una desesperación existencial y un par de voces limpias que a pesar de que siento que les falta un poco de refinación en los detalles, logran contrastar con la ira antes expulsada, siendo finalmente un gran complemento para la toda estructura.


Algo que me gustó bastante de Anhedonia es que si bien destacan momentos de tranquilidad que tienen como finalidad llevarte a un plano introspectivo, lo que realmente sobresale es un sonido pesado y moderno en el que puedes saborear las líneas de un bajo poderoso y decidido que a pesar de su bajo perfil, dota al ruido de un dinamismo muy entrañable especialmente en las partes más densas. Todo esto logra un contraste excelso entre todos los imperantes arpegios y punteos que aparecen a escena la mayor parte del tiempo moldeando un crescendo que se rompe en algún punto de la trama como si habláramos de una ola desembocando en la playa. "Next Chapter", uno de mis temas favoritos y que a mi gusto es el más completo de todos por incluirse hasta elementos progresivos, es el mejor ejemplo de que cada elemento converge de manera natural creando un sonido que figura como una obra literaria, con una estructura que parte de un inicio, que se desarrolla y llega a un clímax, y que finalmente decae para cerrar el telón de manera triunfal al no perder intensidad. Aquí el post-metal se intercala muchas veces con elementos de su progenitor, el post-rock, y con diversos elementos provenientes también de géneros como el sludge metal. Y si nos involucramos en esta variación estilística, no pudiéramos dejar de mencionar también a "Pariah" y su historia encadenada que por su valor sonoro pudo ser recreada a manera de corto cinematográfico en el video oficial del track, en donde auditivamente podemos evocar también a bandas como ISIS por el sonido espeso y penetrante de la música.

Verdaderamente no es difícil admitir que Besra fue capaz de crear un álbum tan completo y equilibrado como lo es Anhedonia, y sinceramente dentro de los últimos trabajos que he escuchado en la corriente del post-metal, este es sin duda uno de los más densos, violentos y dramáticamente melódicos que he tenido la fortuna de degustar.

9 / 10



Esa postura de contrarrestar lo bello con lo feo y volverse alguna especie de grotesco, es lo que hace de Slow Motion Death Sequence un trabajo único, opuesto y muy correcto.



  • Genre(s):
  • Art Rock, Dark Pop, Electronic, Experimental
  • Release Date:
  • 24 / Aug / 2018
  • For Fans Of:
  • Lethe, Område, Lux Occulta
  • Links:
Un grupo cuyo sonido marcó la década pasada en el garaje del avant-garde teñido de negro es Manes. Tras lanzar el icónico Vilosophe (2003), su esencia impregnó fuertemente en la cultura de las vanguardias europeas, con un álbum que en su tiempo irrumpió para unificar las ideas de lo que ofrecían In The Woods... y Ulver, y revolucionar cuando lo conocido era poco y lo mejor del black metal refugiado en otros mundos estaba aún por venir, convirtiéndose así en una figura simbólica importante y una influencia clave para lo que ya conocemos.

En esa poca actividad que sostuvo el grupo al anunciar su retiro en 2011, el lanzamiento de despedida Be All End All (2014) y cuatro años hasta el día de hoy, estuvo detrás la esencia de sus manifestaciones artísticas entre grupos como Lethe (proyecto alterno de Tor-Helge con Anna Murphy) y el trabajo del dueto francés Område, quienes estuvieron para proponer y a la vez satisfacer en este nicho del eclecticismo, así de paso hacer que al menos la familiaridad personal que sostienes con el sonido de Manes se mantenga fresca y relevante.

Nunca han comprometido su genuinidad creativa, pero se desviaron un poco en el álbum que los vio retirarse, ahora Slow Motion Death Sequence marcará el retorno a esas viejas costumbres con 9 canciones que en pocas palabras consagran sus virtudes musicales y la doctrina que han impuesto.


La presencia del black metal ha desaparecido, pero, a diferencia de otras bandas que también emigraron del black, con Manes reconoces esa fetidez a muerte, sabes que hay algo negro en el lugar de donde llegan las ideas, pues justo como en The First Corpse on the Moon de Lethe (donde estuvieron involucrados varios otros miembros del grupo y compartieron músicos invitados), no desaparecen esa cualidad de mantenerte alerta y al borde del asiento, ya sea a través de la producción electrónica, lo volátiles que son los arreglos y en general la ambigüedad de la dirección musical que decidan tomar.

Esa personalidad agitada y peligrosa les da la libertad de poderse inmiscuir en todo, de ser melancólicos sin perder la sustancia de extrañeza, de llevarse al límite y darle forma a su propia clase de belleza. Es una obra pasiva-inmersiva y la integración del rock sombrío al ambiente de misterio que cubren las canciones eventualmente se torna bastante atractiva, al grado que sea difícil escapar de las emociones que conjuran. En contraparte los creadores repetidamente se empeñan en demostrarte lo diferente que es y el ambiente fuera de lo convencional en el que las bondades del disco florecen. Esa postura de contrarrestar lo bello con lo feo y, en el sentido de juzgar en base a los fundamentos de la estética, volverse alguna especie de grotesco, es lo que hace de Slow Motion Death Sequence un trabajo único, opuesto y muy correcto.

No puedes evitar notar que es la voz de Anna Murphy en el primer tema y de inmediato navegar alrededor de la estela vocal con las memorias que despiertan sus armonias, el parecido de Manes con el proyecto de Tor-Helge es innegable, y así como con ella, la variedad de cantantes que aparecen son una parte fundamental de este álbum, hacen que el espectro lirico y vocal en general no tenga una personalidad reconocible, para contrarrestar que las imponentes voces masculinas de Manes dominen encima de la nube musical en las primeras cuatro canciones, gracias a ello los protagonismos se pierden y hacen a la instrumentación el personaje principal.

La expresión “puedes esperar de todo” pocas veces cobra tanto sentido, y es que cada canción es de reponerte con una historia diferente, tienden a comenzar desde lo más bajo e irse por distintas ramificaciones que de alguna u otra manera encuentran su salida en la añoranza y sentimientos afines, son piezas que resuenan y presentan un carácter individual, pero todas se despliegan de la misma gama gris y decadente que fluye a lo largo y ancho de una secuencia de muerte en cámara lenta. Ese aspecto de Manes como colectivo artístico es el que han perfeccionado y era necesario que regresaran a compartirlo.

9.5 / 10



"Utiliza influencias de unos pocos para fundir una forma de death metal potente y atmosférica cargada de horror".



  • Genre(s):
  • Death Metal
  • Release Date:
  • 24 / Sep / 2018
  • For Fans Of:
  • Sentient Horror, Feral, Paganizer, Down Among the Dead Men, Wombbath, Revel in Flesh
  • Links:
Heads for the Dead claramente trata de evitar cualquier estilo particular de la música y de hecho, utiliza influencias de unos pocos para fundir una forma de death metal potente y atmosférica cargada de horror. Hablando generalmente, el álbum completo tiene muchas caras musicales, influencias furiosas, muchos picos extremos y profundidades. Están dentro de una versión del metal extremo de la vieja escuela, donde la obsesión por las viejas películas de terror influencia en todo, desde la música hasta los aspectos visuales diseñados por Branca Studio. Es así como Transcending Obscurity Records acepta esta oferta.

El álbum debut Serpent's Curse, ha crecido en un proceso de trabajo de más de dos años, innumerables horas de trabajo en líneas vocales y composiciones, el concepto, las artes y sobre todo, la experiencia de Jonny Pettersson como compositor principal y productor de un proyecto que resulta en una maldición desatada.

Así es como podemos ver una alineación experimentada, los papeles principales fueron ocupados por supuesto por Jonny Petterson (Wombbath, Ursinne, Henry Kane, Pale King), responsable de la música y su producción, el vocalista Ralf Hauber (Revel In Flesh), con Erik Bevenrud (Down Among The Dead Men) como el baterista de sesión. Con esa formación y los contribuyentes adicionales, Matt Moliti (Sentient Horror) quien realizó solos de guitarra en tres pistas y Håkan Stuvemark (Wombbath, Pale King) en otros dos tracks. No habría sido difícil adivinar qué dirección iba a seguir Petterson en este nuevo proyecto... death metal, pero esa es una etiqueta muy amplia, aunque Petterson ya ha demostrado que es capaz de aventurarse en más de una dirección debajo de esa gran pancarta.

“Serpent's Curse”, es el primer sencillo del álbum debut, esta nueva canción es inmensa en la fuerza de su impacto, inmensa en su pesadez e inmensamente horrible en su atmósfera, es así como logran un frío inerte que da escalofríos a lo largo de la espina dorsal. Heads for the Dead, demuestra lo crudos que pueden ser entre todos esos pasajes, la banda sacude la tierra con riffs y ritmos masivos, lentos y escarpados. La tonalidad profundamente corroída está unida a una melodía profundamente siniestra y los desgarrados rugidos de Ralf Hauber son tan escarpados y fríos como la música que hacen.

Los toques de un doom denso no se hacen esperar, como una presencia violenta que rompe sus cadenas más de una vez "Deep Below" afecta la psique transmitiendo sensaciones de obscuridad, con ritmos mediados y voces malhumoradas, algunas veces hay órganos presentes, acordes de guitarra apagados por la palma, una cierta cantidad de repetición, que generalmente logran con crujidos y ritmos menores que aumentan y disminuyen para volver a subir el nivel. Así es como nos demuestran estás variaciones en la complejidad musical que claramente podemos escuchar enseguida en los estallidos de "Post-mortem Suffering". Estos cambios en los sonidos son los que han ayudado a mantener el género de una generación a otra. Pero incluso sin las modificaciones musicales, toda esta perdición es lo que hace que cada una de sus canciones a pesar de ser tan cortas sean tan profundas, el temor y la pena son universales, aquí se hacen presentes. Como no es una novedad, los músicos siempre se verán atraídos a expresar sentimientos universales de ira, desesperanza, miedo y tristeza. ¡Lo sé, amamos eso!

Pude notar extrañas notas de trinos con tonos de un violín que aparecen, entran y salen de entre nuestra dimensión y otra desconocida, lo misterioso de estos tonos resulta ser un comienzo entre una pista y otra para cerrar con finales adecuados. Puedo asegurar que si esperan erupciones de violencia, las hay, son asombrosas y horribles como los movimientos más lentos de la canción. Estos tipos nos muestran lo versátiles que pueden ser cuando los sonidos de la guitarra principal pasan a ser parte de una especie de crust punk (que es como un punk rock con elementos de metal extremos) manteniendo una línea de riffs del viejo extreme metal, es así como nos presentan un buen cover de Wolfbrigade, “In Darkness I feel No Regrets” para cerrar este álbum. En resumen lo que digo es que es tremendo, no es aburrido, ni redundante. Estás apunto de presenciar a ciertos espectros que emanan de una bruma muy densa y helada, tan efímeros que se compensan con lo siguiente.

8 / 10




Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba