"...le llaman evolución, palabra un tanto ambigua para algunos, ya que muchas veces su connotación implica un riesgo desmedido que no todos estamos resignados a aceptar."



  • Genre(s):
  • Alternative Rock | Metal
  • Release Date:
  • 15 / Dec / 2017
  • For Fans Of:
  • Falling In Reverse, Bring Me The Horizon
  • Links:
Todavía en estos tiempos me da por poner alguna que otra canción de aquellas que hicieron conocidos a Asking Alexandria, ese tipo de música me sigue agradando a pesar del paso de los años, y si algo aprendí un poco antes de esa etapa de mi vida es el nunca avergonzarme de dónde vengo ni menospreciar las cosas que me gustan (aunque sean criticadas masivamente), ya que para bien o para mal todo esto ha influído en la persona que soy hoy día, y de eso sí estoy demasiado orgulloso.

Al hacer referencia a esto, me refiero a aquel Stand Up And Scream y Reckless And Relentless, en 2009 y 2011 respectivamente, no tomando en cuenta la poca complejidad en su sonido y solamente para satisfacer lo que el cuerpo pide, porque es obvio que la temática y los conceptos simples están dirigidos a lo que es hasta ahora la mayoría de su fanbase: los adolescentes, sin afán de ofender a los mayores que de repente les da por escucharlos, ya que como dije, yo soy uno de ellos.

Pues bien, la primera evidencia en el cambio en su estilo fue demasiado obvia, en 2013 con From Death To Destiny demostraron no solo una clara desviación en lo que venían haciendo, sino con esto también manifestaron que desde ahí harían lo que mejor les viniera a ellos mismos y nada más. Evidentemente, escuché un par de canciones y lo dejé de lado, como miles de personas más y no, no es porque fuera una basura, en realidad fue algo regular, pero no alcanzó la expectativa que había generado. Después de eso, a principios del 2015 se supo de la separación de Danny y sin indagar en el por qué ni en el cómo, ciertamente fue un durísimo golpe para la banda que ahora tendría que cubrir el puesto con alguien más o menos de las mismas condiciones. Como anillo al dedo llegó el chico ucraniano, Denis Shaforostov, quien se enfiló de inmediato y casi un año después colaboró para crear The Black, el cual (con un poco más de melodía core y menos hard rock) se apegó más al sonido de su predecesor inmediato que a aquello a los que algunos seguíamos obstinado, a mi gusto fue bueno, aunque claro, hubo opiniones divididas, normal cuando una banda como ellos lanzan algo nuevo.

No pasó mucho tiempo y por razones cuestionables Denis tuvo que abandonar la banda, dejando nuevamente el puesto vacante a merced de Worsnop, quien tras pulir asperezas con los demás miembros (principalmente con el big boss detrás de la agrupación, Ben Bruce) pasó a formar parte de AA nuevamente, con todo y las dudas que se generaron, ya que era una realidad ese bajón no solo anímico que tenía al salir anteriormente, también su voz era tema de discusión, situación que generó gran expecativa tanto para sus fans como para sus detractores.


Este 15 de diciembre, tras poco más de un año de su retorno, salió a la luz el quinto álbum que lleva su mismo nombre (desde ahí bastante notorio el intento de recobrar el terreno perdido), con el firme propósito de traernos nuevas cosas y sorprendernos, ya que en diferentes ocasiones ellos han dejado muy claro que se consideran una banda que se encuentran en constante evolución, situación que les hace prácticamente imposible el casarse a un solo género o sonido.

Abrimos con “Alone In A Room”, unas notas tranquilas que sirven de colchón para la entrada de un rock bien ejecutado y bienvenido al oído, destacando ese coro que tiene una atmósfera melódica a mi ver muy buena, la cual se fortalecida en la segunda parte del tema cuando Danny deshace lo que dije más arriba, al parecer sus cuerdas vocales están más listas que nunca. “Into The Fire”, el primer sencillo promocional de esta placa decembrina, es sin duda alguna uno de los que más me gustó, de nuevo la melodía es densa y fuerte, ahora con un guiño inicial de screams, los cuales alcanzan su apogeo más adelante con unas ráfagas fenomenales después de una probadita de lo que nos tenían acostumbrados, una demostración muy respetable. Como tercera está “Hopelessly Hopeful” que no varía en la entrada, los sampleos electrónicos vuelven y la recepción que se nos da no me causó mucho asombro, la estructura es demasiado simple y predecible, consumando lo que es a mi gusto uno de los tracks que quedarán en su historial sin pena ni gloria. El segundo sencillo fue “Where Did It Go?” y desde que salió le di el visto bueno, el punch logrado en el coro es agresivo y encaja a la perfección con la re-entrada de los versos, con mucha versatilidad instrumental y creativa, de nuevo con ese ambiente sentimental y profundo que generan las cuerdas y el incesante ritmo en la percusión. La introducción de “Rise Up” hace rememorar sin duda alguna su época dorada, acá no recurrieron a lo de las anteriores, aunque luego entre al mismo catálogo, la entrada fue sorpresivamente enérgica y hace disfrutar más el resto. Un tema rápido en la mayor parte de su duración y en los minutos en sí, ya que es la más corta, superando apenas los 3 minutos.


When the Lights Come On” es delicada y se notaba el rumbo que iba a tomar, si no conociera su procedencia juraría que es uno de esos tracks más heavies hechos por Fall Out Boy o Panic! At The Disco. Y ojo, me parece algo sutil, groovy y apetecible, el hacer referencia a esas bandas es para que se entienda un poco más a lo que quiero llegar, este sonido ahora es AA, nos guste o no. La siguiente está colmada de sentimiento, el manejo de los ritmos y los distintos arreglos dentro de ésta están puestos precisamente donde deben. A esto me refiero cuando hago hincapié en algunas canciones que no me parecen buenas, “Under Denver” es de las baladitas más leves y aun así lograron hacerla de forma armoniosa. “Vultures” cambia un poco la situación, la guitarra acústica y la voz de Worsnop en todo su esplendor sin nada más que pudiera mermar la atención. Aunque nunca me han llamado la atención los temas del estilo, he de decir que no estuvo de más que la agregaran, la letra destaca por mostrar íntegramente el progreso que han logrado, de gritar “you stupid fucking whore” a esto, se debe reconocer el avance y nuestro querido bro lo hace elogiablemente. Otra de las notables es “Eve”, siguiendo la tónica sintetizada y pesada, la cual es recibida por unos cantos mainstream y gritos más prolongados que en ningún otro lugar del lanzamiento, así poniéndolo entre lo más destacable que escucharemos por acá. De inmediato entra “I Am One”, la cual continua con ese sonido bueno que le da profundidad a una letra buenísima, con varios segmentos rápidos que resaltan en un tema interesante. Luego está "Empire", el único que trae una colaboración, siendo el rapero Bingx el encargado de la labor y obviamente darle un aire totalmente diferente al resto de los tracks, quien participa activamente en sus más de cuatro minutos con las frases rapeadas y cantadas, Danny apoyándolo solo en el coro y en parte del final. No me agradó, pero seguimos con “Room 138”, una más de lo que me suena a ese tipo de rock sentimental feliz, igualmente con elementos interesantes pero nada del otro mundo. Hay otro tema, una versión “radio” del segundo y del cual no hay mucho que comentar, salvo que esa parte de los screams y los growls se tuvo que haber alargado unos 30 minutos y solo así quizá volvería a repetir este self-titled en su totalidad.

Ya fue, no dudo que haya miles y miles de personas que terminen por alabar a Asking Alexandria después de este álbum y me parece justo, está demasiado bien trabajado en lo lírico y en esa producción impecable, queda en entrevisto la madurez que han obtenido y que le llaman evolución, palabra un tanto ambigua para algunos, ya que muchas veces su connotación implica un riesgo desmedido que no todos estamos resignados a aceptar. Borrón y cuenta nueva para la carrera de los chicos ingleses, quienes ahora emprenderán su futuro en base a otros estándares a los que la mayoría de sus seguidores estábamos acostumbrados o al menos esperanzados, una decisión muy respetable, ya que haciendo a un lado la expectativa de nosotros los aferrados, se mandaron una placa bien hecha para darle un nuevo curso a su carrera musical.

7 / 10

...Éste disco me hizo elevarme en cierta medida y disfrute la escucha, sobre todo por esa sensacional habilidad de imprimir sensibilidad y extroversión en cada track...



  • Genre(s):
  • Melodic Death Metal
  • Release Date:
  • 23 / Nov / 17
  • For Fans Of:
  • Dark Tranquility, Sunless Rise, In Flames
  • Links:
Suecia, años noventa. Nace oficialmente el “sonido sueco”, tomado como estandarte por bandas de presencia internacional cómo At The Gates, In Flames, Avatar y Carcass. Aquellos gigantes de antaño que trazaron el camino para el death metal melódico, continúan su influencia en el siglo en curso, ya sea generando música fiel a su sonido característico o sólo prestando sus recursos para el uso de las nuevas generaciones. Ciertamente innovar se ha vuelto una competencia en la industria para sobresalir de la tanda aglomerada de bandas con patrones similares dentro del lado luminoso del death metal, de lo cual puede resultar en dos realidades radicales: Éxito o fracaso.

En aras de la innovación y la búsqueda de ese sonido propio, las agrupaciones suelen experimentar con sonidos o instrumentos nada convencionales. Una de ellas es Coraxo, un dúo revelado al mundo en el 2013 que trae una propuesta, tal vez ya vista antes, pero diferente al melodeath promedio. El título de su LP lanzado en noviembre del año en curso se hace titula Sol (ilustrado por Chris Panatier) y aquí les entregamos lo que hemos podido intuir de éste.

El intro, llamado “Your life. Our future”, es apenas una introducción express que no alcanza más duración que la de un minitrack que a base de una entera labor de sintetizador nos da la primer probada de lo que esperaremos (o eso creíamos) hasta que sin previo aviso en el flujo de la melodía se nos crea una conexión inesperada a “Of Stars Reborn”. La velocidad, las guitarras a conciencia, el “tupa tupa” después de un agresivo blast beat, un registro gutural a medio tono y un juego de tiempos conjugados con la labor del teclado (mayoritariamente más resaltante que la guitarra misma) me hicieron sentir esa peculiar sensación de familiaridad, evocando una fuerte influencia de parte de Dark Tranquility en muchos sentidos. Hay algo de saxofón aquí ejecutado por Ilkka Ferm (The Musungus) . Es extraño pero puedo asegurar que a pesar de su duración que casi alcanza los 4 minutos, sentí que el tema se fue demasiado rápido, encontrar al final de éste un corte abrupto que señala el punto final. Esto me incomodó y también me dejó algo confundido. Inmediatamente tuve encima “Satellite”, una pista llena de synths espaciales y grooves pegajosos, bastante agradable al oído. La relevancia y protagonismo que se le ceden a esas notas de teclado llevan ese efecto que podríamos relacionar con lo que implementa el señor Jordan Rudess de Dream Theater para dar una idea más clara del producto. Conforme avanzaba el LP tomaba nota de las propiedades de la balanza que concretaba en mi cabeza; por un lado tenía las grandiosas ideas de composición que fluían una tras otra, minuto a minuto, y por otra parte tenía algo que me causaba cierta comezón en la cabeza y eso era nada más y nada menos que la producción. Algo sucia a mi parecer. Continué.


Helios” se reveló ante mi con una estructura algo similar al tema anterior, desarrollándose en altibajos tonales en la voz y con un solo de guitarra limpio y superpuesto en el lugar indicado. Aquí tenemos un par de guest, uno en el solo de guitarra con Chriss Amott de la banda Armageddon y Elena Cor Tauri de Human Debris. Además de ello, un puente de voces limpias cimenta el track. “Retrograde”, haciendo honor a su nombre, baja la intensidad y ritmo que el álbum mantenía y muestra un ángulo de Coraxo mucho más atmosférico y ligeramente doom (muy a la Amorphis) y en un tajante fin de pista, ésta se vincula con el siguiente tanto que se sale de la expectativa lograda hasta éstas alturas, ya que “Revenants” se conforma en voz por un elemento vocal femenino limpio ejecutado por la misma Elena, reforzándose con growls casi imperceptibles en momentos clave del mismo. Es como si el rumbo del LP se volcara en algo perceptiblemente radical y diferente a lo que se venía dando. Algo que puedo acentuar es que generalizando los 4 minutos y medio de duración del tema, la instrumentación suena más que la misma voz. No conforme con éste cambio, la estructura inicial de “Ascencion” me hizo levantar la ceja y es que pareciera que estaba frente a una canción de rock alternativo por una figura en la batería demasiado recurrente en temas del género y un riff bastante básico. No tardó mucho en evolucionar en un track entretenido y agraciado, dirigido por una excelsa muestra de calidad en la voz limpia del ejecutor y un coro atrapante reforzado por Nikke Kuki de la banda Status Abnormis. La instrumentación mejora después del primer minuto. Por las características mostradas en el tema podría inferir en que es el tanto que más congruencia tiene con la tapa ilustrativa.

Helios Los últimos guest vienen en “Sunlight”, donde Sebastian Jensen de Human Debris y Peter Huss ponen de su cosecha en voz y guitarra, dentro de un amasijo de dinamismo y figuras instrumentales interesantes que retoman la intensidad del álbum. “Sacrifices Made” suena mucho más fuerte en su categoría, resaltando pre coros y coros cargados de ésa esencia melódica y de una energía positiva acaparadora. Antes de cerrar la experiencia, la banda nos regala un conjunto de ideas ambient en “The Chase – In Hiding” que parece sacado de cualquier disco de Aphex Twin con muy corta duración, a decir verdad. “Spearhead” concluye el trabajo con menos ímpetu, sin embargo es uno de los mejores cortes de la constitución de Sol por tener un excelente manejo de los tiempos flojos y el riffeo.

Puedo decir, que éste disco me hizo elevarme en cierta medida y disfrute la escucha, sobre todo por esa sensacional habilidad de imprimir sensibilidad y extroversión en cada track tomando como inspiración la ciencia ficción por parte de Coraxo, sin embargo a mi parecer hicieron falta pulir muchos detalles para la entrega final, refiriéndome a la producción y el mix. Cabe señalar que el maestro y leyenda del melodeath Dan Swäno fue el encargado de realizar el máster en Suecia, así que cubriendo el anterior detalle creo que tenemos ante nosotros una máquina importante en Finlandia de singulares melodías. Finalmente el resultado para mí no está ni en el éxito ni el fracaso. Me quedo justo en medio.

8 / 10


Noviembre culminó hace unos ayeres y dejó tras de sí producciones de gran tamaño y que generaron muchísimo ruido por el contenido que nos mostraron, desde trabajos técnicos como el de The Last Of Lucy, pasando por discos experimentales como la colaboración de Full Of Hell y The Body, hasta materiales de deathcore exagerdamente salvajes como el de Signs Of The Swarm, entre tantos muchos otros. Sin embargo, el onceavo mes del año también presentó álbumes pequeños pero que mostraron una calidad increíble.

En esta ocasión, hacemos un repaso de materiales salvajes que el mes de noviembre nos mostró, pasando por discos de deathcore, grindcore, death metal y más.


The Senate — 'Tales From A Galaxy Far, Far Away'

Technical Deathcore (1/Nov/2017)
4 / 5

Reiteradamente hemos afirmado aquí en RTMB que Australia es uno de los países que más resalta a la hora de presentar materiales extremos. Rheese Peters, ex-vocalista de A Night In Texas junto a Raymond Martin dan vida a The Senate proyecto de deathcore técnico que se mueve, líricamente hablando, en el universo cinematográfico de Star Wars y lo hace de una manera seria, sin perder el humor característico de la saga. En este álbum somos capaces de escuchar las técnicas vocales de Rheese una vez más y es notorio que el vocalista no ha perdido su toque, muy por el contrario, es posible escucharlo más alocado que nunca, con una solidez increíble, jugando con diversas técnicas en sus guturales que suenan completamente increíbles. De igual manera, Raymond, encargado de la parte instrumental, deja plasmada alocadas ideas que se acoplan a la perfección con las voces y que logran resaltar por presentar ese característico estilo australiano que acompaña a discos de este estilo. Desde blast-beats ensordecedores, hasta breakdowns asesinos y despiadados, pasando por complejas estructuras en las guitarras y uno que otro slam colocado como regalo para los escuchas.

The Senate con Tales From A Galaxy Far, Far Away demuestran una calidad maravillosa y este trabajo debut pone una sólida base sobre sus pies. Este dueto ha hecho muy bien su tarea y rescataron ese ambiente de aventura galáctica de Star Wars y traerlo al mundillo de la música extrema de forma en que ambos mundos colisionen y el resultado suene fantástico. ¿Qué mejor preparación para 'The Last Jedi' que un trabajo como este?



Embrace The Dawn — 'The Effigist'

Progressive / Melodic Death Metal (3/Nov/2017)
4 / 5

Conocí a los australianos por medio de The Effigist el primer álbum formal que publican y wow, a veces solo eso basta. Es claro que lo suyo es lo complejo y este álbum no es una víctima en el intento, saben cómo introducir severas dosis de pesadez y melodías crujientes sin rebajarle el punch agita cuellos que a todos nos gusta del death metal. Desde las primeras reproducciones se volvió una obsesión personal repasar el disco en las mañanas, merito que principalmente le pertenece al guitarrista de Embrace The Dawn por exprimirle tanto jugo a la sección riffera, de ahí en adelante el resto de instrumentos por sostener el momentum y la exigencia rítmica como si se tratase de nada. "Putrefraction of God", "The Tide", "Lady Snowblood" y "Tartarus", son canciones que te van a perseguir por días.



Billy Boy In Poison — 'Invoker'

Melodic Death Metal / Metalcore (10/Nov/2017)
3.5 / 5

Billy Boy In Poison es un quinteto procedente de Dinamarca, formados en el 2005 y el pasado noviembre pudimos escuchar finalmente su nuevo trabajo de larga duración, titulado como Invoker. Este es un extenso manifiesto de las habilidades compositivas de los daneses y en 9 cortes nos presentan sus más maduras ideas, junto a una ejecución instrumental excelente. Invoker es un trabajo ensamblado para ser disfrutado de inicio a fin, con muchos momentos veloces, gracias a los blast-beats de la batería que hacen honor al estilo melódico del death metal, junto a guitarras poderosas con rifffs melódicos que te golpean como patada al pecho. Sin lugar a dudas, Billy Boy In Poison han hecho su tarea de forma correcta y este material es la prueba viviente de que aun con diez años de carrera a espalda, sus ideas están más vivas que nunca y todavía tienen la fórmula secreta de cómo ponerlas al unísono para sonar de la mejor manera posible. Un álbum de death metal moderno que demuestra que este género parece no perder fuerza con el paso de los años.



Smothered Bowels — 'Dead Cunt Dance'

Brutal Death Metal, Grindcore, Goregrind (10/Nov/2017)
4 / 5

El brutal death metal tiende a ser muy despreciable pero el grindcore es lo primero que se viene a la mente tratándose de un sonido grotesco y el goregrind ya ni se diga, los tres pueden ser comprometidos en su nicho o hacerlo en tono cómico. En el segundo grupo está Smothered Bowels dándole humor a las 26 piezas del tracklist en su nuevo disco, aunque a decir verdad nadie se compromete como ellos para llevarlo al nivel que trae Dead Cunt Dance. Los squeals se quedan embarrados de lodo en todos los temas pero en la música hay movimiento, complejidad y frescura fuera del esquema habitual en dichos géneros, además mantiene cercanía con arreglos electrónicos para exagerar sus ideas y presentar tracks como el cover a Eminem o Frank Sinatra. Las canciones son bien pensadas e irreverentes, al punto de borrar esa línea entre la broma y lo serio. Dejaré la crítica para ti y lo lejos que llegues para aceptarlos. Mi parte es la recomendación y puedo admitir que es un trabajo sobresaliente.



The Sound That Ends Creation — 'Fitting Through The Crawl Space Between Rhyme And Reason'

Technical Grindcore (11/Nov/2017)
3.5 / 5

Chris Dearing, proveniente de Allen Texas es el encargado de poner sobre la mesa uno de los discos más caóticos, experimentales y técnicos del mes en cuestión. Chris, bajo su proyecto, The Sound That Ends Creation nos demuestra que un género como el grindcore puede sonar absolutamente bien, hecho con una idea clara de lo que se quiere conseguir y Fitting Through The Crawl Space Between Rhyme And Reason es eso, un álbum de technical grindcore demencial, hecho por un demonio disfrazado de humano, que dejó rienda suelta a sus más alocadas ideas y creó un disco que en su corta duración aniquila todo y absolutamente todo a su paso. El contenido del mismo se basa, como he dicho anteriormente, en una vena más técnica del grindcore, presentando una preparación notoria en cada tema, con estructuras instrumentales complejas, haciendo un tremendo énfasis en esa batería y su doble bombo que solo puede ser comparada con una ametralladora ejecutando a su objetivo. Las influencias de mathcore están muy presentes de igual manera, convirtiéndolo en una loca experiencia musical. Si eres fanático de See You Next Tuesday, The Number Twelve Looks Like You o Arsonists Get All The Girls, no puedes perderte esta obra.



Damned Spring Fragantia — 'Chasm'

Technical Metalcore / Deathcore (17/Nov/2017)
3 / 5

Es bueno encontrarse a bandas que años atrás disfrutaste haciendo cosas que todavía pueden empatar con tus gustos. A Damned Spring Fragantia los ubiqué entre el 2011-2012 con las canciones "Lost Shores" y "D.M.Z". haciendo una clase de tech metal que no encuentras en Metallum pero seguro está en Basick Records. La nueva placa Chasm es tanto como podría esperar de los italianos con el metalcore potente de breakdowns entre latigazos y grooves djent en las cuerdas, que puedo decir, son mi debilidad. Es un EP corto y al grano, no llena el espacio de lo que se espera después de 4 años, pero tampoco desperdicia segundo para azotarte de ritmos e inyectarte bienestar enérgico en sus cinco temas.



Hollow Prophet— 'Hellhole'

Slamming Deathcore (24/Nov/2017)
4.5 / 5

Hollow Prophet es un supergrupo de deathcore que desde el momento en el que fue anunciada su alineación, se puso en boca de todos por presentar a músicos que pueden fácilmente, ser tachados de bestias. En la parte vocal, tenemos a Ben Duerr actual vocalista de Shadow Of Intent, en los instrumentos de cuerda a Jack Simmons de la extinta Acrania y actualmente en Slaughter To Prevail y la batería, que corre a cargo de Luka Vezzosi proveniente de Within Destruction. Y es así como esta bestia de tres cabezas se presentó a la escena con un corto EP titulado como Hellhole y con solo cuatro cortes, lograron arrastrarnos hasta las profundidades más siniestras del infierno, todo gracias a un estilo de deathcore macabro y hecho con muchísimo odio. Si algo he de resaltar en cuanto a este debut, es el ambiente de furia que lo envuelve y el poder escuchar a un Ben en un proyecto que se dedique a repartir putazos golpes limpios es una delicia para los oídos. Hellhole cumple con su cometido de poner a este proyecto en el mapa y sin ser más que una producción de deathcore burda y carente de adornos o experimentación innecesaria, Hollow Prophet han sabido cómo devolverle a este estilo ese toque brutal y que sin lugar a dudas, se vuelve como un dulce para un niño pequeño. Una maldita delicia.




STERCORE — 'Eternal Sunlight'

Deathcore (28/Nov/2017)
3 / 5

Esta nueva edición de Mini-Reviews cierra con los eslovacos de STERCORE banda formada en el 2012 y que desde el 2013 se dieron a conocer, gracias a su primer larga duración, titulado como Fake World y en él, escuchamos un deathcore entretenido, con la notoria influencia europea que estas bandas siempre cargan, haciéndolo sonar muy natural y fluido. Luego de la adición y salida de miembros, la banda se consolidó y el fin de noviembre nos presentó su nuevo EP, titulado como Eternal Sunlight, que ni lento ni perezoso inicia con muchísima fuerza, demostrando que los 4 años que se mantuvieron en pausa les sirvieron para reinventarse y rediseñarse y lo demuestran con mucho poder.

Eternal Sunlight, en sus 7 cortes, nos enseña lo mejor de STERCORE, siendo un álbum muy fluido y que de inicio a fin, corre con completa libertad, estando armado de tal forma en que cada tema suene y resalte por sí mismo y que a su vez se vuelva el necesario apoyo para el que le sigue. Éste, en su corta duración pone en manifiesto un alto contenido compositivo y países como Eslovaquia, que no resuenan a diario, esconden en sus adentros, joyitas como esta.




Copyright © 2017 RTMB