Coheed and Cambria han anunciado oficialmente una fecha de lanzamiento el 5 de octubre para su nuevo álbum The Unheavenly Creatures a través de Roadrunner Records. El esfuerzo hará que la banda regrese a su concepto de 'The Amory Wars', habiendo dado un paso atrás con su último lanzamiento, The Colour Before The Sun de 2015. Para este trabajo, el cuarteto ha creado una amplia opción de boxset para que los fanáticos acérrimos puedan adquirir, con el nombre de Vaxis - Act I: The Unheavenly Creatures.


Mientras que el álbum estándar está programado para lanzarse en la fecha ya mencionada, los fanáticos pueden preordenar el proyecto de 15 pistas de producción propia en un conjunto de caja inmersiva, que incluye dos novelas, una máscara y una extensa obra de arte. El set brinda a los fanáticos acérrimos acceso exclusivo a un álbum adicional, The Crown Heights Demos, y una "tarjeta negra" que permite el early pass y el acceso a la gira de este verano, junto a Taking Back Sunday y The Story So Far.

Tracklist:
1. Prologue
2. The Dark Sentencer
3. Unheavenly Creatures
4. Toys
5. Black Sunday
6. Queen Of The Dark
7. True Ugly
8. Love Protocol
9. The Pavilion (A Long Way Back)
10. Night-Time Walkers
11. The Gutter
12. All On Fire
13. It Walks Among Us
14. Old Flames
15. Lucky Stars

Preorder
Facebook



"Es posible escuchar un material con un sentido conciso de identidad, aún no siendo exactamente la cosa más original".



  • Genre(s):
  • Progressive Rock, Post-Metal, Sludge
  • Release Date:
  • 20 / Jul / 2018
  • For Fans Of:
  • Sólstafir, Katla, Baroness, Elder
  • Links:
La caída del legendario acto americano Agalloch en 2016 marcó uno de los momentos más impactantes y tristes de la escena del black metal de vanguardia en la última década, dejando a gran parte de la comunidad preguntándose qué es lo que vendría después, y si en algún momento alguien llenaría el vacío en la escena que dejó la banda. Hasta donde se sabe, la ruptura de la banda no fue exactamente en términos placenteros, por lo que los músicos que solían conformarla se dividieron de manera acorde a como se había generado la separación originalmente, es decir, John Haughm por un lado, y el resto de los integrantes, Don Anderson, Jason William Walton, y Aesop Dekker por otro.

Mientras que Haughm por su parte nos entregó a Pillorian, banda de black metal que parece pretender retomar la vena musical de Agalloch, que además tuvo una recepción relativamente positiva tanto para críticos como escuchas promedio, Anderson, Dekker y Walton por su parte nos entregan ahora éste nuevo proyecto llamado KHôRADA, con la colaboración de Aaron John Gregory de Giant Squid.

Algo que no se puede negar de Salt, título del álbum que se nos presenta en ésta ocasión, es que es un producto con bastante ambición aunque sea en teoría; a lo largo de los 55 minutos de duración es posible escuchar un material con un sentido conciso de identidad, aún no siendo exactamente la cosa más original del mundo, el sonido que persigue la banda es uno que se entiende fácilmente sin mayores confusiones; éste sonido siendo un post-metal progresivo, sludgy y doomy con sensibilidades “etéreas” y bastante dramáticas, cosa que personalmente siempre aprecio en un álbum.


La pregunta del millón en éste caso es, ¿Logran el sonido que pretenden? Bueno, ahí ya entramos en materia de discusión. A pesar de los detalles que en definitiva reconozco y por los que le doy crédito a KHôRADA, éste no es ni de cerca un disco libre de problemas, de hecho, desafortunadamente podría decir que por mayor parte del metraje del mismo, los problemas parecen ganarle a las virtudes. El primer problema que salta en éste disco son las vocales de Aaron Gregory; el performance vocal presente por la mayoría del disco tiene un aura extraña de incomodidad, la única forma en que puedo describirla es como esas veces en las que uno está “cantando” las letras de su banda favorita con voces ruidosas pero ya sea por estar en público o simplemente por no tener el rango, las “suspira” con el mismo drama, casi sonando como a una burla no intencional de las voces originales. La razón de esto se debe a una combinación del performance “retenido” de Gregory, junto con la producción del álbum que pone su voz muy en el fondo y con demasiados efectos encima para mi gusto, haciendo sonar las voces muchas veces fuera de lugar, incómodas y hasta ligeramente cómicas, robándole muchísima potencia a un estilo vocal que pudo haber proveído muchísima más fuerza al álbum, cosa que en definitiva le hizo falta.

Respecto a la producción sin embargo, además de las decisiones no muy atinadas respecto al manejo de voz, considero que está bastante bien lograda; no hay momentos en el disco que recuerde en lo que me haya sido complicado seguir la línea de un instrumento, en su mayor parte sonando bastante claros y con fuerza, particularmente en la batería a la cual se le da un buen protagonismo en la mezcla.


Musicalmente hablando, el álbum tiene puntos a su favor y en su contra. Todos los músicos en ésta banda son sumamente talentosos y por lo tanto entregan un trabajo técnico perfectamente competente, fuera de la mezcla clásica de guitarra bajo y batería, en algunos tracks aparecen arreglos de cuerdas, sintetizadores, e incluso trompetas en el track "Wave State", todos siendo adiciones que en ningún momento se sienten forzadas y que fácilmente logran añadir algo de emoción a la música, particularmente en la recta final del álbum con el track anteriormente mencionado, y con "Ossify", siendo en definitiva los dos mejores del disco. Por otra parte, la composición deja mucho que desear y considero es tristemente el punto más flaco del disco; de los 7 temas que componen el álbum, 5 no los puedo recordar para nada a pesar de haberlo escuchado detenidamente por lo menos 6 veces antes de comenzar a escribir ésta reseña, en definitiva hay momentos durante éstos tracks en los que algún fill de batería, riff, cambio de tempo o hasta de género captan mi atención, pero normalmente se terminan antes haber logrado algo particularmente memorable. Se siente meramente como un conjunto de músicos tocando de manera muy competente algo en lo que realmente no están muy interesados, y eso malamente crea la misma sensación en el escucha: desinterés.

No es por decir sin embargo que no haya salvación de ningún tipo para el disco, Wave "State" y "Ossify" son canciones legítimamente memorables, interesantes y entretenidas en las que la gran mayoría de los problemas que mencioné anteriormente no están presentes, o sólo están en una medida lo suficientemente pequeña para dejar pasar, por lo que ésta salvación resulta algo agridulce pues solo nos hace preguntar: ¿Por qué rayos el resto del disco no sonó así de bien?

Salt al final del día es un disco que terminó siendo relativamente decepcionante debido a la calidad de músicos envueltos en el proyecto, y a un sonido con ambiciones tangibles pero que no se enfoca lo suficiente para producir algo poderoso, o memorable, o triste, o… algo. Fuera de los últimos temas, siendo éstos la principal razón por la que mantendré el proyecto dentro de mi radar ya que considero son una muestra del gran potencial que tiene el proyecto, éste es un álbum que sale tan fácil como entra, no es terrible, sólo es terriblemente inofensivo, y parece que hasta ahora en la competencia (ya sea intencional o solo por percepción de la escena) entre los ex-miembros de Agalloch, Haughm tiene la delantera.

6.5 / 10


Por tal, tienen justa razón en darse por satisfechos con los resultados obtenidos hasta ahora, paso fundamental para la conquista de nuevos territorios...



  • Genre(s):
  • Chamber folk | Synthpop | Alternative
  • Release Date:
  • 22 / Jun / 2018
  • For Fans Of:
  • Leafblade, The Pineapple Thief,
    Low Roar, Ulver, Agent Fresco
  • Links:
Junio suele tirar algunos de los álbumes más memorables del año, de esos que se graban en tu cabeza y corazón durante semanas o hasta meses enteros, convirtiéndose en clásicos instantáneos de tu lista de reproducción. En 2018 los han habido de todos los colores y sabores, y en RTMB nos damos a la tarea de ofrecer un surtido selecto para todos ustedes, porque no todo lo es el Avant-garde ni el extreme progressive metal (¿ah, no?). Por tal razón, no podíamos perdernos la oportunidad de hablar sobre una de las agrupaciones que más han gozado de reconocimiento, tanto por parte del público como de la crítica especializada durante el último lustro. Árstíðir cuenta ya con una década de trayectoria, y aunque desde su debut en 2009 han lanzado su música de forma independiente con una calidad bastante envidiable, fue gracias a la viralización de uno de sus videos, en el que se les ve cantando en una estación de trenes en Alemania algún himno de la Islandia del siglo XIII, que su popularidad se disparó por los cielos. Después de dos años y una campaña de crowdfunding con motivo del financiamiento de su tercer larga duración, lanzaron Hvel, su obra más prolífica y entrañable, dejando una vara alta para el material que hoy nos atañe.


Nivalis representa un quiebre en el estilo que habían venido elaborando desde su LP homónimo hasta Hvel, que, si bien este último ya venía cargado de un chamber pop/folk y algunas incrustaciones electrónicas a cargo de sintetizadores, estas terminaban siendo un mero complemento atmosférico para asentar el estado anímico deseado, siempre teniendo en mente la naturalidad y las cualidades orgánicas como columna vertebral de sus composiciones. El arraigamiento a su lengua madre y las claras influencias islandesas y escandinavas también representaban un sello personal que los dotaba de una identidad que de inmediato se identificaba, sin embargo, esta ha sufrido de un abandono progresivo; si antes menos de la mitad de sus canciones se interpretaban en inglés, ahora apenas un par de ellas tiene letras en islandés, claro síntoma de que la búsqueda de una audiencia mejor siempre se ve obstaculizada por las barreras del lenguaje.

Plantándose (y plantéandose) como una banda más radio friendly han optado por dejar el dark folk atrás, para indagar en un ámbito más heterogéneo, donde el rock, el folk y la música electrónica buscaran una conciliación. El ímpetu del nuevo sonido queda bien marcado en los primeros tres temas, “While This Way”, “Lover” y “Please Help Me”: el primero obedeciendo a la más pura tradición del post-punk noventero, y los otros dos construyendo un crescendo de percusiones acentuadas, violines y chelos que se sobreponen a un synthpop muy contemporáneo, similar al que manejó Ulver en su asesinato del César. Llegada la segunda mitad hay un cambio en el carácter de los tracks: todos tienen ritmo más apaciguado, y si bien "Mute", "Conviction" e "In The Wake Of You" presentan arreglos vocálicos interesantes y melodías pegajosas, cuando las comparamos con cualquiera de los de la primera parte la realidad es que se muestran muy flojos (ni hablemos de compararlo con los las baladas de Svefns Og Vöku Skil).


Existe cierto espectro sonoro muy específico en el inventario de artistas islandeses, quienes se ven envueltos en un constante proceso de contribución y retribución dentro de sus propios círculos. Entidades como Of Monsters And Men, Agent Fresco, Low Roar y por supuesto, Sigur Rós, han dejado su estampa en el apartado armónico de Nivalis, que ha sido llevado a cabo con mucha gracia debido a la activa participación de las tres gargantas con las que cuentan, cada una incorporándose en los momentos que mejor le convengan al objeto, y cada una dispuesta a participar de forma proactiva con las otras dos. Instrumentalmente, el prog rock signatura que Kscope maneja también está presente, en más de una ocasión llegaremos a escuchar momentos que parecen sacados de las producciones de Leafblade, The Pineapple Thief y Anathema. Por esta misma razón, sorprende ver este lanzamiento ser distribuido por Season Of Mist. Supongo que esa pequeña porción de frivolidad en su música es indiscutible y les basta para formar parte de un catálogo que cada vez alberga más variedad, además, la versatilidad musical de los islandeses les ha ganado el derecho de ser publicados por quien les dé la gana, sobre todo tras el mal trabajo que su anterior sello discográfico hizo en cuanto a marketing y promoción.

Nivalis empieza fuerte, pero poco a poco decae hasta llegar a un punto en que la segunda mitad del álbum suena igual. El cambio de estilo se siente bastante abrupto y quizá la libertad creativa que se tomaron dificultó el aterrizaje de ciertas ideas, pero en términos generales, lo considero un gran acierto. A pesar de contar con una discografía muy sólida, diez años de fabricar un mismo sonido eventualmente supone el encapsulamiento de la identidad en un nicho y, conforme pasa el tiempo, salir de allí se vuelve más complicado, especialmente si se busca llegarle a una audiencia que no sabe lo que has hecho. Por tal, tienen justa razón en darse por satisfechos con los resultados obtenidos hasta ahora, paso fundamental para la conquista de nuevos territorios, tal y como la herencia vikinga dicta en sus corazones.

7.5 / 10



Grabado en Silver Cord Studio en Brooklyn, Nueva York, con el ingeniero Johann Meyer (nominado para un Grammy Award por su trabajo en Gojira - Magma) y masterizado por Jens Bogren (Opeth, Devin Townsend, Kreator) en Fascination Street Studios, este álbum es el primero con la nueva formación de la banda. Con el mismo toque musical que ha definido Promethee desde el día 1, las nuevas canciones son pegajosas, frescas y abarcan muchas influencias diferentes.


La obra de arte para la portada ha sido hecha por el talentoso Eliran Kantor (Testamento, Thy Art Is Murder, Hatebreed). Convalescence, el título de esta nueva producción, verá la luz el día 12 de octubre del presente año, a través de Lifeforce Records.

Tracklist:

1. Convalescence
2. While You Stood Still
3. Endless
4. Merchants
5. Witness
6. Demons
7. The Deep End
8. Soiled
9. Old Bones

Facebook




El 10 de agosto, los maestros alemanes del metal a-cappella Van Canto lanzarán su séptimo álbum de estudio, Trust In Rust, nuevamente con Napalm Records.

Desde 2006, han llevado potencia vocal pura al mundo del metal. Ahora compuesto por siete miembros, Trust In Rust cubre una amplia gama estilística desde melódica hasta ampulosidad, exhibiendo sus propias interpretaciones de baladas, rompecorazones de hard rock e himnos de speed metal. Los covers, que van desde "Ride The Sky" de Helloween (feat. Kai Hansen) hasta "Hells Bells" de AC/DC, brindan a los oyentes una visión totalmente nueva de la banda vocal. El sonido del álbum refleja sus variadas experiencias en el camino con el poder inquebrantable y la pasión por la voz humana en heavy metal.


La banda comenta sobre el nuevo álbum:
Si lanzas 7 álbumes en 12 años no podrás oxidarte. Sin embargo, el nuevo disco es más rudo y más metálico. Es un trabajo compuesto por los 7 miembros de la banda, lleno de nuevas ideas pero sin perder el viejo y buen estilo de Van Canto. Todavía estamos entusiasmados con lo que estamos haciendo y creemos en nosotros mismos.

Tracklist:

1. Back in the Lead
2. Javelin
3. Trust in Rust
4. Ride the Sky (feat. Kai Hansen)
5. Melody
6. Neverland
7. Desert Snake
8. Darkest Days
9. Infinity
10. Hells Bells
11. Heading Home

Preorder
Facebook




Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba