Lo que sería de la página si hubiera oportunidad (tiempo) de comentar todos los trabajos que se cruzan por nuestros oídos. Imposible pero de a poco se les dará espacio. En esta ocasión retomo lanzamientos de hace dos meses, de marzo y algunos del presente abril que llegaron al correo, al inbox o simplemente son tan buenos para dejarlos pasar.


Alghazanth - Eight Coffin Nails
(Atmospheric, Melodic Black Metal) 31/Mar/2018)
3 / 5
El vocalista y baterista fundadores de la veterana banda finlandesa se reunieron a la elaboración del octavo álbum como acto final, despidiendo así sus dos décadas de existencia. El disco nos arroja una roca dura y porosa tallada con feroces bocanadas de black metal melódico y motivos épicos vertidos en las atmósferas. Sus canciones son directas, algunas son buenas, otras decaen un poco y el resto son ejemplos de grandiosos pasajes hechos sin esfuerzo, toma el tema “Pohjoinen” como ejemplo. El resultado de Eight Coffin Nails saca a relucir lo mejor de Alghazanth.





Hiidenhauta - 1695
(Folk, Melodic Black Metal) 16/Mar/2018)
3 / 5
Acarrea un poco de contexto histórico haciendo alusión a la gran hambruna de los países bajo el imperio sueco en 1695, en específico Finlandia, origen de la banda. El álbum presenta tracks crudos con todas las bases del estilo y en contra-respuesta la agonía poética de voces masculinas y femeninas, con acompañamientos de piano melancólico y en alguna forma sangriento. Le di el beneficio de la duda y fue gratificante, no es el tipo de álbum que transcurre como el primer tema deja ver y en él encuentras más de un elemento sorpresa para levantar la ceja.





Crone - Godspeed
(Gothic, Dark Rock, Metal) 13/Apr/2018)
3.5 / 5
Siempre me gusta que la música pueda ser tranquila y explosiva manteniendo el equilibrio del hilo narrativo, a estos alemanes los desconocía y no habrían sido mi primera opción en cuanto estilo pero me quedo con una gran impresión. Godspeed es revelador, de baladas sombrías, hechizos y rituales de melancolía aromatizados con psicodelia atmosférica y el embrujo de ocasión en uno que otro tema. Penetrante y tranquilo, todo en general, como se espera se recibe.





Distances - Diableries
(Atmospheric Sludge, Post-Metal, Violin) 23/Mar/2018)
4 / 5
Presentan un trabajo fácil de admirar pero repleto de capas que lo hacen complejo de discernir y consecuentemente es difícil encontrar las palabras que lo describan. Una y otra vez edifican sobre la misma base ominosa encarnada de distorsión e intensidad, como escala de Ritcher punteando impredecibles caídas y crecidas, de la mano a una voz plana que no se modula por nada, pero en cambio se ayuda del violín para marcar los giros significativos en el desarrollo de la composición. No siempre es el instrumento protagónico, no siempre lleva la dirección y no siempre marca relevancia en el espacio de la canción, a veces limpio, a veces muy sucio y en otras irrelevante, pocas bandas (ni el gigante Ne Obliviscaris) introducen este instrumento con tanta valía para la dinámica de su música como Distances y es algo de reconocer.





Dead Empires – Designed To Disappear
(Chaotic Hardcore, Sludge, Progressive Metal, Experimental) 23/Feb/2018)
5 / 5
Inmediatamente te advierto, esta música no es para todos. Ya conocía de hace un tiempo a los experimentadores neoyorquinos, pero acá se dan la vuelta de cabeza. Presentan un teatro sonoro para los paranoicos y surrealistas si se lo proponen, con monólogos alucinógenos (en el buen sentido) llenos de intervenciones extrañas e interferencias disparadas que someten al escucha. El carácter general del disco está lleno de contrastes: un caleidoscopio de ruido para dar parte a las inquietudes más caóticas, un espectáculo incluso con espacio para el blues, lo melódico y atmosférico. Hace años que no se inventan nada nuevo en el nombre de TDEP y Dead Empires termina cerca de establecer su propia patente, extremadamente en el espíritu de “algo” que me recuerda a las películas de Guy Maddin.





Magik Black – Magik Black
(Instrumental Post-Black, Progressive Rock) 15/Mar/2018)
3.5 / 5
Como sea será bien recibida y en este caso al inbox llegó el material de los rusos. Tres canciones son suficientes para colgar una buena impresión sobre los hombros de Magik Black, empleando un sonido repetitivo que resulta encantador y una producción deliberadamente descuidada que sigue siendo interesante de escuchar. Oscuridad informal entre blasts y trémolo pintarrajeado de efectos, con alteraciones rítmicas más un bajo de presencia inesperada. Toma las ideas que puedas de la portada que presenta el EP y disfruta las bondades de un trabajo modesto pero efectivo.





Assumption – Absconditus
(Atmospheric Doom, Death Metal) 20/Apr/2018)
2.5 / 5
Este es el segundo trabajo conjunto de los exploradores italianos. Un ambiente de zumbido oscuro y vacío espacial, con sabor a psicodelia, abstracción minimalista y ritmos inexpresivos. No es una recomendación abierta pero si gustas de la estructura del doom en lapsos lentos casi desintegrales, con apariciones de blast beats y riffs de apariencia atonal dispersos en temas de 15 minutos, entonces no dudes en acercarte a este material.





Nightmarer – Cacophony of Terror
(Dissonant Death Metal, Deathcore ) 23/Mar/2018)
4 / 5
Lo que carecen en sorpresa por la vertiente en que se presentan lo compensan con carácter y presencia dominante. En el campo de la innovación o propuesta hay muy poco que se le pueda adjudicar a estos alemanes, pero en ejecución de ideas y el manejo acuciante de la vía disonante se vuelven el padre de todos los sismos. En lugar de buscar lo veloz y lo desarticulado, hacen énfasis en el impacto de armonías intrincadas, pasajes rítmicos rotos y una muy convincente muestra disfrazada de lo que sería del deathcore bajo los efectos de esta corriente, todo combinado con una enorme ingeniosidad para esquivar el aburrimiento.






...Los breakdowns, la imposición compositiva y el sentido lógico en los tracks son un plus que elevan la proyección de éste debut directo del underground canadiense...



  • Genre(s):
  • Melodic Death | Power Metal
  • Release Date:
  • 18 / May / 2018
  • For Fans Of:
  • Sunless Rise, Skyfire, Sympuls-e, Scar Symmetry
  • Links:
Nombrar proyectos con referencias o palabras sacadas de la mano de algún atinente de la fantasía alta es un acto arriesgado. Será más que por otra cosa que inevitablemente se debe de ser congruente con lo que se ha tomado prestado en aras de la inspiración y extra a eso, lo suficientemente equitativo a la hora de honrar el ligamiento que existe entre lo bautizado con lo ya existente. Valyria, es una palabra que sale del referéndum creado por George R. R. Martin, autor de la saga best-seller de literatura fantástica “Canción de hielo y fuego”. Un cuarteto de Alberta, Canadá, ha decidido portar este apelativo desde el 2010 y no es hasta ahora que por medio de su álbum debut Into the Dying of Time, nos da una poderosa afinidad conforme a su nombre. El lanzamiento programado a ocurrir este 18 de mayo despierta cosquilla en algunos curiosos y lo ha hecho en nosotros también, por lo que nos dimos a la tarea de exprimirlo anticipadamente y nos llevamos algunas sorpresas en el proceso. He aquí el porqué.

La apertura de las cortinas es muy simple y delicada. Un juego de teclados que no hace más que engañar al escucha, lo digo sin dolo ya que pareciera que estamos afrontando un intro regular dentro del género. Bueno, el sentimiento puede mantenerse un poco con los minutos iniciales de “Steel Inquisition”, tema que podemos escuchar desde hace una semana vía Youtube y Bandcamp, pero no tiene que pasar mucho tiempo para saber que este trabajo tiene ciertos aspectos y características que lo hacen distinguirse del cúmulo promedio del melodeath y del power metal. Es decir, es perceptible ese aire que dejó Children Of Bodom en su auge pero la inyección de cleans y algunos muteos hace que el testeo se saboree diferente. Con el primer track se logra determinar frugalmente algo de las bases que solidifican el álbum: growls de bajo registro, una instrumentación agresiva con tintes épicos y un acicalamiento conveniente al estilo en el que la música se desdobla por parte de los adornos provenientes del sintetizador. Pero hay algo que se despega y que realza todas y cada una de las canciones (en ciertas pistas es más palpable).


Tome of Shattered Vessels” hará que la cuenta de esto sea incisiva. La arremetida melódica se da a manos llenas, equipada por ese representativo modo veloz de ejercer la percusión, del riff casado con las figuras tonales ascendentes y descendentes además de los cambios bruscos en el tiempo y la celeridad de la instrumentación. Las voces limpias no son magistrales pero tampoco fallan en su afán de dar una variación que quiebre la monotonía que el powered sound suele presentar. El estupor está en los growls que me hacen evocar a Scar Symmetry, no solo por su vehemencia, si no por su buen acompañamiento a una ejecución instrumental que en momentos (sin exagerar) alcanza la progresión y alta técnica. Cabe señalar que ahí, después de las primeras dos estrofas hay un exquisito quiebre, propio del death metal melódico que se asocia con el metalcore post 2010. La sucesión en la reproducción se produce con “Of Sky and Sea”, portadora de materia más épica y a su vez, ligeramente cuadrada. Abundancia en la voz incólume de guturación y buenas alteraciones en el flujo de la pista, sin embargo algo corta considerando el listón que deja lo anterior.

The Crossing” emplea una introducción sumamente atractiva, rompiendo con el esquema usual que nos impone la predeterminada idea de ambos géneros. Adictivas notas de teclado se erigen a la par del incesante solfeo de las cuerdas y así sin avisar ¡Pum! Un fugaz breakdown que sirve de antesala para un puente sosegado, solo para regresar al caos y de esta manera conseguir un tema sobresaliente. Sin retirar la premisa, explota “Floating World”, un corte lleno de solos de guitarra en aliño, de una coordinación vocal ataviada y un usufructo descomunal de técnicas relacionadas con otros géneros musicales. Éste tanto se convierte en la culminación y éxtasis de la labor compositiva de Valyria, rica en todo sentido y privilegiada de una congruencia natural que se nota rigurosamente trabajada. Finalmente, la banda marca el punto final de esta experiencia justo como inició, durmiendo la estridencia en un keyboard más dulce y desvanecido, premonizando la estampa de la banda como un fuerte candidato de la nueva generación de innovadores en el género.

Grata experiencia y a decir verdad, sorpresiva y grácilmente inesperada. Sin duda es un listado corto que se adecúa a las necesidades del escucha regular de power y que además es 90% seguro que se cuele en los guardados de toda esa extensión de fanáticas que gustan de lo viejo y de lo nuevo. Aunque la producción deja algo que desear sobre todo en lo concerniente al sonido final de las voces, los breakdowns, la imposición compositiva y el sentido lógico en los tracks son un plus que elevan la proyección de éste debut directo del underground canadiense. No hay nada más que decir. Escúchalo, devóralo y siente la epopeya musical que Into The Dying Of Time resulta ser.

8.5 / 10


"Se presta para muchas situaciones donde el sentimentalismo es el protagonista"




  • Genre(s):
  • Progressive Rock | Pop
  • Release Date:
  • 23 / Apr / 2018
  • For Fans Of:
  • Moonrise, Axel Rudi Pell, Roch Voisine
  • Links:
Hay veces en donde simplemente hay que dejarnos llevar por lo simple, por lo sencillo y lo sobrio, en tiempos donde la música mantiene una lucha por tener relevancia y llenar sus composiciones con distintas fusiones, a veces se olvida escuchar algo que simplemente sea completamente digerible, y así es como Riversea se presenta, de una manera segura y muy entusiasta de regresar a ciertos tiempos y modelos musicales. Es para esas personas que gustan de escuchar algo completamente calmado, llevadero y que sea entretenido pero que al mismo tiempo tenga un considerable y muy agraciado nivel de versatilidad.

La banda no es muy conocida y la razón es obvia, siendo The Tide su segundo disco después de dos años dentro de un mundo donde el rock progresivo cada vez tiene más competencia (y la cual se ha llevado a lo largo de ese periodo) es claro que estos chicos del Reino Unido se hayan quedado atrás por su propuesta que evoca más a la sencillez y al sentimentalismo que a la composición compleja. Claro que no es motivo para demeritar al disco ni a la banda en sí, después de todo, hay una razón por la que esta reseña fue escrita y es para dar pie y paso a lo que comenté antes: dejarse llevar por sencillas notas que impactan fuerte a la cavidad craneal para inducir a la relajación.

¿Alguien recuerda a Rock Voisione? Para los que tengan más de 20 años tal vez este nombre les parezca relativamente conocido ya que su éxito de "On the Outside" fue escuchada por la ultima década de los 90's. A lo que voy es que todo el disco tiene una sensación muy familiar a la clase de atmósfera que proporcionaba el canadiense en sus temas, en cuanto a como explotaba el nivel acústico; pero Riversea integra la melodía a la atmósfera de una manera no tan diferente y de manera muy propia con un piano que siempre está presente y que se siente muy sólido en cada instante de la mayoría de las canciones, de igual forma se encarga de sintetizar y amenizar un poco más el ambiente con arreglos melódicos que simpatizan con las voces y se combinan de una manera excelente, o bien, hasta jugando con la personalidad sonora asemejando a distintos instrumentos como cuerdas o vientos, a veces simplemente dejándose llevar de una manera completamente electrónica como lo escuchamos en los primeros segundos de "Shine" y en los últimos de "Blasphemy".


Por otro lado, el lado más rock se presenta principalmente en los tenues riffs de guitarra que encontraremos alrededor del disco, dando un sonido de índole demasiado progresiva y un tanto hard rock de modo que suenan a la Axel Rudi Pell sin complicarse demasiado para no atormentar a los de oídos sensibles, presentándose el tiempo suficiente para darle un sabor de variedad al disco, en la mayor parte del tiempo estando en un segundo plano, lo suficiente para que sea perceptible, mientras que su compañera acústica gusta de encarar al receptor de una manera más abierta y del mismo modo que el piano, siendo lenta, sutil y presente en casi todo momento.


Lo que comenté con anterioridad debe tomarse muy en cuenta, el disco tiene un objetivo claro y es llevar al escucha a un trance somnífero liderado por sencillas composiciones, aunque el cambio de tiempos y el ámbito progresista se pueda percibir de una manera sutil, no es precisamente su fuerte, por lo que muchas personas pueden sentirse algo decepcionadas o incluso aburridas por la dirección de The Tide o de la banda misma.

Riversea no profundiza en la complejidad de sus canciones, pero tampoco raya en la superficialidad absoluta, es una joyita escondida entre todo el mar musical, no trae nada nuevo y tal vez su sonido puede ser solo un poco arcaico, pero si lo que deseas es acostarte a escuchar algo entretenido que no sea meramente instrumental, es una muy buena opción, y es un disco que guardarás en tu repertorio para ocasiones relajantes y hasta románticas, se presta para muchas situaciones donde el sentimentalismo es el protagonista.

7.5 / 10



La banda originaria de Brooklyn, Anicon, anuncia su asociación con Vendetta Records para su segundo álbum titulado, Entropy Mantra, con fecha de salida el 19 de junio. Esta producción ofrece siete nuevas canciones, todas resaltando y empujando a cada miembro para mostrar su maestría musical. Riffs inmensos, oscuros y antémicos, bajos y guitarras entrelazadas, una batería agresiva y melodías cuidadosamente complejas, Anicon ha ejecutado su música más brillante hasta la fecha.


Durante el implacable invierno de 2017-2018 en el estudio Chapel Black de Nueva York, el vocalista y guitarrista Nolan Ross tomó las riendas de la grabación. La agrupación buscó crear la música más atractiva dentro de su capacidad y actuar con convicción.
La música se ha vuelto más idiosincrásica y queríamos tener el mayor control posible sobre la mayor cantidad de elementos posible, explica el vocalista/guitarrista Owen Rundquist. Hemos ido más lejos en el camino que comenzamos con Exegeses y sentimos que sabemos mejor cómo queríamos que sonara y se sintiera. Queríamos hacer un álbum que reflejara las vidas que vivimos en lugar de confiar en figuras más establecidas de black metal: la opresión, la ansiedad y la oscuridad de la vida urbana se retratan y se reflejan en el sonido y el contenido lírico de Entropy Mantra.

Rundquist continúa, líricamente, el álbum trata sobre las demandas y sacrificios que las personas hacen de sí mismos: las ansiedades, neurosis y la naturaleza esquizofrénica, todos temas centrales en la vida urbana. Las letras se basan en experiencias personales, reconocimientos más amplios y cosas escuchadas en este lugar loco en el que vivimos.
Desde sus inicios como un proyecto de grabación de dos personas que comenzó en 2010, hasta reclutar al baterista Lev Weinstein y al bajista Alex DeMaria, tocar innumerables shows, giras y lanzar siete grabaciones originales, Entropy Mantra demuestra que Anicon es una fuerza imparable que está creciendo y creciendo siempre empujando más lejos.

Tracklist:

1. Feeding Hand
2. Wither And Waste
3. Drowned in The Mirage
4. Names Written In Tar
5. Tarnish On The Emblems Of Ardor
6. Blood From A Road
7. Paling Terrain

Preorder
Facebook



Este trío nos presenta un álbum cargado de un aura decadente, imponente y desahuciada, un mensaje sonoro muy adecuado para el momento social y cultural que vive la zona del país de donde son oriundos.



  • Genre(s):
  • Stoner | Doom Metal
  • Release Date:
  • 20 / Apr / 2018
  • For Fans Of:
  • Electric Wizard, Church of Misery
  • Links:
2018 se ha convertido en el año de los resucitados, en menos de un mes hemos tenido lanzamientos muy importantes de artistas que llevaban muchísimo tiempo sin sacar algo nuevo o tan siquiera de tener vigencia como proyecto, esto resulta llamativo y nos invita a la reflexión. En primer lugar, nos hace plantarnos ante un panorama donde nos preguntamos si hace falta que esos grupos lancen algo después de tanto tiempo, algunos abogaran por ellos debido a la relevancia que alguna vez tuvieron, otros serán opositores ante esta idea, argumentando que la mayoría de estos conjuntos se han quedado un tanto arcaicos frente a la escena contemporánea. Considero que ambos lados del espectro son opiniones validas y respetables, pero que en muchas ocasiones son juicios de valor un tanto sesgados, sea por el fanatismo o por una creencia consolidada. Son muchos los artistas que condenan o validan cualquiera de las 2 hipótesis, sin embargo, dentro de este conglomerado de exponentes, se encuentra uno en particular que me gusta catalogar como “Los que se juntan por las simples ganas de volver a tocar” y Sleep hace parte de él.

Son esos conjuntos que vuelven sin ninguna pretensión de sobresalir, sin estrategias de marketing detrás, o hype desproporcionado, quizá el regreso más similar que recuerdo es el de Faith No More, y es que a pesar de la edad o los problemas que puedan presentarse, son de esos tipos que conservan el espíritu y la ganas de hacer música. La trayectoria e importancia de los californianos es algo que tiene relevancia por si misma, y nombrarla aquí sería innecesario, prefiero hablar de "The Sciences" con el menor prejuicio posible.


Este trío nos presenta un álbum cargado de un aura decadente, imponente y desahuciada, un mensaje sonoro muy adecuado para el momento social y cultural que vive la zona del país de donde son oriundos. Su presentación sonora refleja el abandono estatal que sufre la bahía oeste de los Estados Unidos, y nos pone delante de terrenos dominados por la falta de esperanza y los problemas del “sueño americano”. Los riffs atacan una y otra vez con una potencia desorbitada y destructiva, con una intención de penetrar de forma corrosiva dentro del alma del escucha, siendo estos acompañados por una base rítmica envolvente que logra crear un cuerpo profundo y delirante que te hace mover la cabeza ante cada una de las tónicas que van apareciendo a través de los distintos intervalos que componen cada uno de los temas. La producción se encuentra a medio camino entre la modernidad y lo analógico. El estilo rasposo que retumba entre toda la mezcla le da un impacto especial a la música, es el elemento que logra transmitirnos toda esa veteranía que traen consigo, esa mirada de cansancio e introspección sobre los sucesos que los han marcado a lo largo de su vida, es la virtud que nos sumerge en esas capas delirantes y surrealistas.

Epopeyas sobre las facultades de las drogas son descritas bajo las melodías enardecidas y psicotrópicas que van apareciendo sin cesar, todo con una fuerza que hace temblar al escucha y que muestra un grupo en pleno estado de forma. Las interpretaciones son soberbias, exhibiéndonos solos con tonos blueseros que están a la orden del día durante el transcurso de la placa, los cuales representan ese encuentro con el sabor de antaño, pero sin caer en lo anacrónico.

Sleep no se anda con rodeos a la hora de hacer música, beben del espíritu más puro del rock, y llevan con orgullo ese eslogan. Nunca se detienen a lucirse con florituras o herramientas que desvirtúen su idea original, ni tampoco buscan complacer a nadie. Esto es rock and roll, macizo, monolítico y apasionado como lo hacían muchos de la vieja escuela, sus valores no están en la innovación y por eso no se les debe dar un lugar dentro de los grandes lanzamientos de la actualidad, pero que sabroso es escuchar a estos viejos.

8 / 10



Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba