Estrenos Recientes

ALTERNATIVE PLAYLIST

"...la tensión se sentía en el aire; el pit al centro del foro con humanos enloquecidos rompiéndose los huesos, las cabelleras de los metalheads a las orillas del pit giraban cual helicóptero, los riffs poderosos y certeros de Sanders parecían dirigir todo..."



Fue el 5 de marzo del 2010 cuando Nile pisó por última vez Guadalajara, prometieron volver y lo cumplieron. Este pasado sábado 19 de agosto Nile comenzó su gira por latinoamérica, el Foro Independencia fue la sede elegida para iniciar su recorrido, que a pesar de los inconvenientes de salud del líder Karl Sanders, el show dejó a los tapatíos satisfechos.

Los encargados de abrir la noche fueron Medical negligence, con un sonido que caía en el Core, Death y Grind, dieron una muestra de lo que se está haciendo en GDL actualmente hablando de nuevas propuestas, pues este trío de jóvenes músicos (con menos de 22 primaveras cada uno) regresaron de un show en Aguascalientes para telonear a los maestros del Technical Death Metal estadounidense. Los siguientes fueron Bilateral slaugther, con un Melodic Death bien definido, que sin duda será una propuesta importante del Metal tapatío en el futuro pues con solo 35 mn en el escenario lograron terminar de calentar motores para que diera inicio lo que sería una noche histórica en Guadalajara.

Con un Foro Independencia al 90% comenzó a sonar Nile que en ningún momento bajó la densidad de su música, al parecer venían decididos a tronarnos la cabeza y lo lograron, tocando temas como “Kafir!”, “In the Name of Amun” (de su más reciente álbum) y “Defiling the Gates of Ishtar” por mencionar algunas. 3 texturas diferentes de voz y sonidos atmosféricos de música egipcia aderezaron la brutalidad de esta poderosa banda.

Todo parecía marchar sobre ruedas hasta el momento, la tensión se sentía en el aire y los rituales no se hicieron esperar; el pit al centro del foro con humanos enloquecidos rompiéndose los huesos, las cabelleras de los metalheads a las orillas giraban cual helicóptero, los riffs poderosos y certeros de Karl Sanders parecían dirigir todo el numerito, cerca de la hora y 10 de show soltaron sus instrumentos sin más, pero como es costumbre en México que las bandas bajen del escenario, casi al finalizar el show haciendo que los asistentes los hagan salir pidiendo más canciones y coreando el nombre de la banda, todos nos volteamos a ver pensando que regresarían y las voces de "¡otra!" no se escucharon con la fuerza esperada si no todo lo contrario, como murmullos casi imperceptibles, algo no andaba bien. «Todos pensamos lo mismo, hasta los promotores se quedaron de "WTF? No que iban a tocar hasta las 12:30?" Pero Sanders se comenzó a sentir mal del estómago a mitad del set y mejor lo terminaron sin encore» comentó Agustín Preciado, vocalista de Medical Negligence, pues al parecer el fundador de la banda norteamericana comenzó a sentir molestias estomacales a mediados de la presentación gracias a una operación de hace ya varios años. Decidiendo dejar hasta ahí el show, subieron de nuevo para recoger sus instrumentos y Brad Parris arrojó algunas púas al público para despedirse.

Los asistentes salieron un poco confundidos pero satisfechos pues habría sido una noche llena de brutalidad, sin duda alguna un evento que muchos recordarán pues los organizadores de Show no Mercy cumplieron una vez más con su cometido; hacer eventos equilibrados entre buenas propuestas locales y excelentes exponentes internacionales.

«Es admirable y muy respetable la decisión que tuvieron de trasladarse a otro espacio para explorar distintas posibilidades, demuestra que están adquiriendo una madurez que tal vez ellos mismos nunca pensaron que tendrían...»



  • Genre(s):
  • Shoegaze | Alternative | Post-punk
  • Release Date:
  • 12 / Aug / 2017
  • For Fans Of:
  • Tittle Fight, Whirr, Nothing
  • Links:
Si has estado medianamente atento a lo que pasa en la escena nacional mexicana entonces no tendrás problemas para identificar a No Somos Marineros y su rápido ascenso, para aquellos que nos leen de otros países o nunca han estado muy al pendiente del acontecer latinoamericano, este conjunto (de cuatro desmadrosos) es originario de la CDMX, para 2014, con tan solo un demo de tres canciones y dos sencillos grabados, ya habían tocado en festivales como SXSW (South By Southwest), NRMAL, y Sir Francis Fest, ganándose una generosa cantidad de seguidores amantes de la agresividad autocompasiva de sus letras y su música, especialmente personas interesadas en el math, el screamo y el hardcore. A finales del mismo año lanzan su primer álbum llamado Lomas Verdes que, como escrito en el registro popular, le dio en la madre a todo el esquema musical de entonces. Vamos, que no les estoy hablando de una reconfiguración de éste, sino de una actualización de lo mejor de distintos géneros en un solo lugar. De repente NSM estaría figurando como una de las bandas más representativas de México junto con otras como Joliette, Tungas, Camiches, etcétera.


No estoy aquí para darle rodeos al contexto que envuelve su nueva producción, si están leyendo esto es porque saben qué hubo un cambio significativo en la banda y porque obviamente les interesa conocer nuestra opinión. D’arcy fue al mismo tiempo un álbum inesperado pero cuyo cambio cuasi radical de estilo no nos cayó como cubeta con agua fría. En el 2017 ya no es raro ver bandas que otrora vivían de la brutalidad y el radicalismo incursionar en sonidos más ligeros y amenos, que incluso podrían ser contradictorios a lo que alguna vez llegaron a profesar, hablo específicamente de bandas pertenecientes al hardcore y sus tocantes.

Podemos notar influencias y similitudes con bandas como Title Fight, Whirr, Turnover, Nothing, Moose Blood, etc., asimismo como rastros notorios del coldwave (el francés) de los años ochenta. Hasta el momento solo he visto opiniones favorables sobre esta nueva producción, sin embargo, todas, incluida la mía, coinciden en que D’arcy deja algo que desear. Musicalmente es un álbum muy completo y mantiene el sello que la banda ha impreso en cada una de las canciones compuestas a lo largo de su carrera, pero cuando vienes cargando con una joya como lo es Lomas Verdes, se vuelve una tarea de gran complejidad alcanzar la vara que tú mismo alzaste, especialmente con una permuta así.


Es admirable y muy respetable la decisión que tuvieron de trasladarse a otro espacio para explorar distintas posibilidades, demuestra que están adquiriendo una madurez que tal vez ellos mismos nunca pensaron que tendrían, aunque pudiesen negarlo, es prueba de que se están tomando en serio la música que hacen; igual de renuentes a hacer música en inglés (contenido lírico), y publicitar y vender su música en medios como iTunes y Spotify, NSM sigue optando por un camino que cuya chinga (dificultad) es proporcionalmente igual a las ganas de mantenerse auténticos (bajo su propio rigor).

No me queda mucho qué decir al respecto sobre D’arcy, es un álbum muy sólido y creo que la banda no busca ocultar aquellas bandas que los han influenciado en el último par de años, al contrario, se muestran orgullosos de sí mismos y aquellos artistas a los que admiran, pues a final de cuentas se trata de un trabajo auténtico, creado bajo algunos de los mejores estándares actuales. Para aquellos que no conocían la banda y no están muy familiarizados con las bandas mencionadas arriba, les recomiendo escuchar su discografía cronológicamente, seguramente encontrarán más atractiva a la banda de esta forma. Personalmente nunca me encantaron los gritos de Carlos, por lo que considero que le viene mucho mejor el tipo de vocales que manejó aquí, eso sí, es evidente que no supera a Lomas Verdes (en mi muy humilde opinión, claro está), así como es evidente que significa una gran añadidura para la escena nacional, que seguramente invitará a muchas bandas ya establecidas (y otras que están por nacer) a hacer música que se salga de sus propios paradigmas, aunque esto signifique perder algunos fans para ganar a otros (o inclusive empezar desde cero). No Somos Marineros nos ha entregado un gran álbum y me parece algo hermoso ver todo el apoyo y las buenas opiniones que la banda ha recibido hasta ahora, que además es bien merecido, la banda le metió mucho corazón a este disco. Cuéntenos qué les pareció D'arcy, el cambio de sonido de la banda y las expectativas a futuro que tienen.

8.0 / 10

"Arquitectos de estructuras musicales bajo su propio diseño, plagadas de claras presencias que son más bien solidas influencias personificadas de las bandas que han estado en el mismo sendero que ellos"




  • Genre(s):
  • Progressive | Death | Black Metal
  • Release Date:
  • 11 / 08 / 2017
  • For Fans Of:
  • Ne Obliviscaris, Opeth, Klabautamann
  • Links:
Desde hace ya una década el mundo musical entro en un movimiento moderno en el cual la trayectoria de las nuevas bandas no habla por su parte creativa de composición y ejecución; en los últimos años han salido a la luz alineaciones que se han causado fascinación a los oídos de muchos fanáticos y músicos por igual, el nacer de cada banda nueva trae consigo la construcción de un camino musical más variado. Las que han construido y pisado este sendero son ahora muy famosas y veneradas por muchos, la fila es larga, entre estas se encuentra Cormorant, una banda cuyo nombre no les sonara a muchos pero a los que tenemos el honor de escucharlos desde “Metazoa” sabemos la capacidad de la banda para crear algo bueno, e incluso me atrevo a decir que fueron influencias para los mismísimos Ne Obliviscaris en su disco “Portal of I”

Los que ya los conocen estarán de acuerdo conmigo, Cormorant pueden ser los padres de muchas bandas del progresivo moderno incluso de géneros externos, “Metazoa” nos dio una sorpresiva calidad musical en cuanto a ambientación pero tampoco escatimo en proporcionar melodías bastante avanzadas para su época, de hecho a pesar de tener ocho años desde su lanzamiento, la gente aún lo escucha y piensa que es mejor de lo que más bandas han entregado conforme del tiempo. Sus otros discos tienen pocos cambios en su haber, al igual que su predecesor, la mayoría son venerados por gran parte de la comunidad de fanáticos del progresivo. Ahora, después de tres años la banda nos presentó a “Diaspora” y casi como a un regalo, lo recibimos como un hijo en nuestros hogares, el resultado fue algo inesperado.

La primera sorpresa con la que nos toparemos con el nuevo disco de la banda norteamericana es que solamente cuenta con cuatro temas, esto puede dejar bajo pensamiento a muchos considerando que los títulos anteriores se regocijaban de tener una cantidad de temas bastante amplia con un considerable tiempo de duración, en este cuarto disco solamente apreciamos cuatro temas, la mayoría excediendo los diez minutos, tal vez los minutos sean un factor salvable que descompenso a la cantidad de temas.


Hay cosas que captan la atención y después de escuchar el primer tema “Preserved in Ash” una de las principales es que durante todo el tema la banda ejecuta en tiempos constantes con poca variedad de cambio, dando un sonido a un Death/Black Metal que no extraña de estos músicos pero no presenta lo que escuchamos en discos anteriores con sus constantes pasajes ambientales que incluían desde teclado hasta violín, por su parte las guitarras tienden a dar momentos de segundo plano que se sienten bastante bien, versátiles y sólidos, a manera de no aburrir al espectador que esperaba algo más progresivo de la canción telonera, este primer tema de la banda parece más un saludo a mano dura para que los fanáticos tuvieran una fuerte, seca pero muy increíble bienvenida de la banda. Con “Sentinel” tenemos una presentación de entrada bastante experimental con un sonido desenfocado a principio que genera aires vanguardistas pero no son explotados pues durante momentos el tema va encaminado a la misma dirección del viento que su antecesor, me gustaría decir que tan rápido como llegaron los viejos aires se fueron, pero no, toma algún tiempo para el tema demostrarnos esa cara tan amable y atmosférica que siempre ha presentado en sus discos anteriores, con deliciosas baterías y guitarras lentas dando muy juguetonas transiciones progresivas y escaleras melódicas que ascienden a momentos más elegantes y soberbios con cleans psicodélicos, solo para terminar con la agresión con la que empezamos pero sazonado de una manera más a la “Dwellings” en el 2011.


No hay mucho que decir con el tercer tema “The Devourer” salvo que mantiene una energía constante y cambiante para el factor Death/Black Progresivo, algo que los temas cortos de la banda por lo general llegan a tener, también tiene aires Mastodonianos en cuanto a la combinación de las voces con los tiempos más progresivos y esporádicos riffs que tienden a sonar considerablemente Heavy Metal y el cambio de estos a una disminución más acústico atmosférica. Para cerrar con broche de oro los músicos pusieron en nuestro camino a “Migration” un tema de más de 26 minutos de duración que da otro nivel de variedad en cuanto a estándares del disco mismo que refleja muy bien la trayectoria de la banda. En este tema nos damos cuenta del colosal monumento musical que construyeron en la tierra, algo increíble, arquitectos de estructuras musicales bajo su propio diseño, plagadas de claras presencias que son más bien solidas influencias personificadas de las bandas que han estado en el mismo sendero que ellos, de una manera demasiado majestuosa. El tema está bien abastecido de constantes cambios de composición, los riffs vuelven a tener ese sabor Heavy pero más orientado al NWOBHM con cambios distorsionados por parte del Black y Progressive Metal por parte de cada instrumento, en cada esquina de cada minuto que transcurre del tema, es aquí cuando las presencias/influencias toman más fuerza, pues los rincones de este tema se siente como si escucháramos partes de Ne Obliviscaris en el violín de segundo plano, Opeth en la guitarra acústica, Klabautamann en la versatilidad de los cambios eléctricos a ambientales y más. Obviamente todo esto con el característico sello y sabor de Cormorant.

Si soy honesto no esperaba encontrarme con esta alargada cara que el disco nos presentó, como dije antes, los títulos anteriores tenían más temas a comparación de los cuatro que “Diaspora” posee, pero los tiempos de composición bastante prolongados sustituyen y compensan completamente la falta de más temas, pues en cada uno de ellos notamos los sonidos que en el pasado nos enamoraron pero ahora con una tendencia un poco más agresiva y un tanto experimental que no muestra compasión para los nuevos oyentes, a pesar de eso llama mucho la atención de aquellos que busquen más bandas de esa índole extrema y versátil de composición. En mi opinión el disco estuvo más nutrido por la agresividad que por las transiciones ambientales de los discos pasados (que aun así son sólidas y muy duraderas) esto mantiene un “nuevo” sabor de boca a los espectadores, simplemente un regreso más fuerte de la banda.

8.5 / 10


#1 - Video: Pvris - Winter
Origin: United States
Style: Alternative Rock, Female Vocal

#2 - Video: Vestigial - Shipwrecker
Origin: United States
Style: Melodic Metalcore

#3 - Video: Immortalis - Harbor Haven
Origin: United States
Style: Progressive Metal

#4 - Single: Marty Friedman - Pussy Ghost (featuring Shiv Mehra of Deafheaven)
Origin: United States, Japan
Style: Heavy, Progressive Metal

#5 - Video: Alazka - Ghost
Origin: Germany
Style: Melodic Hardcore, Post-Hardcore

#6 - Video: Valley - Woven Hands / Broken Hearts
Origin: Belgium
Style: Melodic Hardcore

#7 - Lyric Video: Arkaik - Occultivation
Origin: United States
Style: Technical Death Metal

#8 - Video: All That Remains - The Thunder Rolls
Origin: United States
Style: Metalcore

#9 - Video: Knock Out Monkey - Louder
Origin: Japan
Style: Alternative Metal

#10 - Video: Sabella - Frostmourne
Origin: United States
Style: Downtempo, Hardcore

#11 - Video: My Kite - Lights. Camera. Murder.
Origin: Russia
Style: Metalcore, Post-Hardcore

#12 - Video: Wage War - Witness
Origin: United States
Style: Metalcore

#13 - Video: Pentakill - Mortal Reminder
Origin: United States
Style: Heavy, Power Metal

#14 - Video: Man Made God - Cycle Of Mehen
Origin: United States
Style: Progressive Deathcore

#15 - Video: Tengger Cavalry - War, Here We Come
Origin: United States
Style: Folk Metal

Un proyecto que está marcando historia, mediante SOL: A Self​-​Banishment Ritual están llevando el concepto Synthpop y la entidad gótica a otro nivel



  • Genre(s):
  • Electronic, Indie, Synthpop
  • Release Date:
  • 04 / Aug / 2017
  • For Fans Of:
  • Strvngers, Azar Swan, Iris
  • Links:
Es extraordinario presenciar la evolución artística que tienen unos simpáticos músicos como lo son quienes están detras de Seeming. Un proyecto que está marcando historia, mediante SOL: A Self​-​Banishment Ritual están llevando el concepto Synthpop y la entidad gótica a otro nivel, toman el alma de la música electrónica para estimularla con ideas trascendentales y provocar un desastre sentimental que da paso a una marea de impulsos emocionales. Los detalles de Sol se generan gracias a la buena producción que posee una mezcla perfecta de varios aspectos musicales que dan un plus a su identidad como un trabajo musical único.

¿Qué hace a Seeming un exponente musical de alto calibre? Comencemos diciendo que Seeming sabe lo que quiere el público y al mismo tiempo tiene el talento suficiente para conservar su estilo al complacer a sus fans, se sabe que en la actualidad el público es más exigente y cumplir con estos dos aspectos cada vez es más complicado a causa de que el público día con día tiene la oportunidad de escuchar trabajos musicales, los cuales les sacian para producirlos un criterio más rígido, pareciera que vamos en camino a la bipolaridad y solo "hay de dos sopas": A) Te conviertes en un músico de masas mediante una sonoridad muy básica e inspirada en las modas actuales. B) Trabajas para tener un sonido original, bastante poderoso, con grandes aspectos progresistas y/o experimentales, pero que solo va dirigido a un cierto público que logra interpretar tu arte. Afortunadamente Seeming intenta romper estos planteamientos que en la actualidad se forjan. Sin usar técnicas y sonidos nuevos, estos estadounidenses reafirman que la imaginación no tiene límites, mucho menos la imaginación de ellos.

Adentrando a Sol se nos revela un desarrollo magistral en su trayectoria artística, Seeming proporciona un juego de resonancias electrónicas que predominan en la estructura de todo el álbum, se puede decir que es parte de la médula ósea de la carrera de Seeming. El arsenal de Seeming consta de sonoridad poco disonante, un conjunto de notas que conforman melodías que producen una belleza que se apega mucho a la estética tradicional, las vocales no ostentan técnicas exuberantes, pero están bien ejecutadas para dar un matiz fuera de lo común, además de generar de forma intencionada una atmósfera muy dinámica entre un estilo gótico y una música tipo Synthpop que se apega más a una elocución bastante singular de pop con muchas referencias al subgénero industrial, lo cual solo tiene el deseo de encajar en una temática más versátil para poder ampliar su alcance entres sus concurrentes.

Seeming manifiesta que tiene una solida misión con su estilo de música, intentado cambiar parámetros en la música popular, que en gran medida a demostrado que tiene un atascamiento, Seeming conoce que para comenzar a generar una mejor empatía debe aterrizar sus modernas ideas en nociones ya antes oídas, un ejemplo de ello es la estructura que tiene cada canción que conforma a SOL, la cual es muy básica y rudimentario pero al mismo tiempo la originalidad en las resonancias sintéticas y detalles armoniosos que poseen para romper el paradigma de "una canción más de pop" y además de hacerlas muy deslumbrantes. Un aspecto bastante positivo son las participaciones de SAMMUS y Merzbow en las melodías Stranger y At the Road's End respectivamente, que tiene la peculiar curiosidad de tener contrastes opuestos, una canción con más referencias góticas y la otra se caracteriza por tener un coro más pegadizo que una goma de mascar, solo basta con escuchar cada una de los temas para distinguir sus portentosos aspectos, mientras que el resto del álbum contiene una secuencias bastante pintoresca y con mucho folklore moderno tipo "neoyorquino" que nos atrapa como moscas en su telaraña ya que siempre nos tienen en expectativas de principio a fin.

El álbum esta también planificado que cada canción envuelve su propio tópico y lo sobreexplota de tal forma que lo convierte una ideología central que se manifiesta acompañada de una melodía tan irónica, ya que en su idiosincrasia se mezcla aspectos vintage muy naturales del siglo pasado como sonidos artificiales creados por componentes más sofisticados, cada tema abarca una época en un mundo utópico, creo que esa es la primordial intención artística que tiene SOL.

Así mismo SOL se fragmenta en doce temas, de las cuales no podríamos poner una canción como favorita, pero si seleccionar tres que ponen el ímpetud de Seeming en la gloria de la música actual; Sin duda alguna I Love You Citizen penetró nuestros oídos con su especial carisma llena de minimalismo y su hipnótico sonido lleno de una suave distorsión que atrae a los amantes del pop en general y sobretodo gratifica a sus fieles seguidores de Seeming. El segundo tema que se relaciona con nuestra empatía es Knowledge que tiene el porte necesario para ser un tema hit en la radio, canción perfecta para reproducirla en el automovilismo mientras se maneja un destino sin rumbo tal como se incita en la portada del disco. El último tema que tenemos que elogiar de forma particular es If I Were You el cual se caracteriza por tener un contraste más Indie debido a los instrumentos que se intuyen escuchar en la melodía, así también tener un cotejo bastante diferente a los temas restantes, de tal forma que es un quiebre en la secuencia del álbum.

Seeming rasgo una parte de su alma para crear a Sol, el esfuerzo se nota contundente, de manera sorpresiva se instalan en el plano internacional. SOL complace a un gran público que se puede considerar masivo, ya que el álbum convence de ser original en el ámbito pop y en pleno 2017. Solo basta dar una rotunda felicitación a Seeming por su nuevo trabajo que se puede interpretar como una hazaña.

8.5 / 10

Al final su sabor causa daño y se disfruta como el fumador a una cajetilla de cigarros, pues lleva el incesante placer en cada hit que das aunque todo sabe a lo mismo



  • Genre(s):
  • Deathcore, Death Metal
  • Release Date:
  • 18/Aug/2017
  • For Fans Of:
  • Carnifex, Fit For An Autopsy
  • Links:
No todas las bandas son concernientes de la evolución de un sonido, ni de experimentar o explorar cambios, eso en cualquier tipo de música sucede y el Deathcore tiene a sus más grandes agrupaciones avocados a esta regla, son las bandas que siempre optan por endurecer el golpe de escucharlos y hacerlo hiriente en cada nueva entrega, reforzándose sin hacer desviaciones; por ese medio es como se les reconoce globalmente a las bandas de grueso calibre, haciendo de su nuevo material una clara reafirmación de principios. Desde luego no a todos los fanáticos les entusiasma la idea de ver a sus bandas experimentar, especialmente cuando ya tienen un sonido que les gusta, por eso tenemos a bandas que no deshacen paradigmas y siguen rompiéndola por todo el mundo, siempre y cuando no dejen de presentar lo mínimo requerido.

Thy Art is Murder es una de ellas, dando firme paso adelante, con una noqueadora fuerza que recubre todo lo que han hecho hasta ahora. No es una banda cercana a mí, pero luego de escuchar los sencillos de promoción me di cuenta que habría que ponerles extra atención, después de todo son los orgullosos soberanos de Australia, arraigados a fabricar un Deathcore opulento que ya es exclusivo de ellos y al día de hoy, tras el lanzamiento del cuarto álbum Dear Desolation, habrá que reconocerles su relevancia como pilar sosteniendo al género.

Bandas vienen y van, siendo olvidadas, rezagadas u opacadas, pero las que no cesan de aumentar su valor en el mercado hay que valorarlas por lo que son; TAIM quizá no sea mi plato fuerte pero este nuevo esfuerzo merece unos cuantos varios elogios.


Dear Desolation es un álbum impetuoso, concebido en la adrenalina compositiva de varias semanas que llevaron a completar 25 piezas crujientes, de las cuales las 10 más carnosas fueron elegidas para enlistar el manifiesto de la tiranía misantrópica que ya de por sí caracteriza al grupo. De inicio a fin serás testigo de las tremendas habilidades que tienen para llevar a las lejanías el estilo machacante que han ido desarrollando durante la década, uno que es consistente y cumple con lo que se esperaba; las ganas de escuchar tracks que llevan la marca impresa de hace dos trabajos atrás. De manera general se nota que hay progreso en la dinámica de las canciones, aunque todas consisten de lo mismo el poder de lo que estas escuchando es evidente y no le toma más de tres temas aplastar tus defensas o prejuicios hacia lo que traen.

El baterista es implacable pieza fundamental del ensamble, es quien conduce y acentúa cada remate para garantizarte que no saldrás a salvo del mosh, los tarolazos que inserta van a demoler con tal facilidad, que es impresionante ver de dónde sigue sacando lo necesario un dude de la complexión física de Lee Stanton. En las cuerdas se cuenta una mejor versión de la banda, trayendo riffs incansables que al transcurrir van acrecentando tu sed por el rechinante crujir de las guitarras, incluso recordando la negrura abismal del primer álbum, pero aplicándole la experiencia ganada desde entonces para darle personalidad individual a las canciones. Tenemos a CJ dando todo de sí y no hay algo negativo que pueda decir de su desempeño, es bien sabido que es un monstruo en lo que hace pero aquí deja claro que su voz es la que facilita todo para la banda, ya sea en las partes genéricas o creando momentos memorables aun si la simpleza de los coros deja mucho que desear, no hay muchas bandas que puedan darse ese lujo y salir victoriosas.

Tambien es repetitivo y me costó varias escuchadas asimilar su propósito, no esperando agarrarle el gusto porque se disfruta muy fácil, pero luego de ponerle atención es casi natural pensar que un poco de variedad lo habría hecho fascinante. Pero como dije al principio, ellos están con un solo objetivo a la vista y es complacer a su público con algo que rebase expectativas sin cambiarles la jugada, cosa que logran sin salir de la zona de confort. Al final su sabor causa daño y se disfruta como el fumador a una cajetilla de cigarros, pues lleva el incesante placer en cada hit que das aunque todo sabe a lo mismo. Si antes no lo eran, Dear Desolation quizá sea el álbum que convierta a Thy Art is Murder en la droga de preferencia del más ávido consumidor del Deathcore.

8.5 / 10


Copyright © 2017 RTMB