La presentación de este conjunto es clara desde su apartado visual, quieren divertirse y disfrutar con la música que les gusta y con la que crecieron, no intentan llamar la atención con grandilocuentes frases motivadoras sobre revivir el rock



  • Genre(s):
  • Psychedelic Rock | Classic Rock
  • Release Date:
  • 19 / Nov / 2018
  • For Fans Of:
  • The Doors, Tago Mago
  • Links:
Para nadie es un secreto que el factor nostalgia es una de las herramientas más usadas del mercado artístico actual. Son muchísimos los ejemplos que podemos encontrar en el ámbito cinematográfico y musical, basta con revisar un poco los últimos estrenos taquilleros para encontrar el remake-secuela de Halloween o el esperadísimo biopic de Mercury. La cinta que gira en torno a la banda británica nos demostró una vez más cuan poderoso puede ser este utensilio en el panorama musical, puesto que luego de tantos años la banda volvió a sitios de popularidad registrando grandes números en plataformas digitales. Este fenómeno no sólo se queda impregnado en el producto puramente original, también encuentra otros mecanismos para seguir atacando este flagelo creado por consumidores que no tienen interés por descubrir nueva música. Esta discusión se puso sobre la mesa debido al lanzamiento que hizo el cuarteto norteamericano que no viene al caso nombrar y que si has estado un tanto informado por el mundo mediático musical sabrás el revuelo, para bien y para mal que han causado.

Dentro de todo surgió una diatriba interesante que me gustaría abordar para tratar este material en cuestión, consistiendo en las maniobras que tienen los artistas para intentar tomar raíces o influencias y darles un camino diferente. Prins Obi & The Dream Warriors con su material homónimo reciente se encuentra en una constante búsqueda de encontrar esos valores formales que los hagan distanciarse de las sonoridades que los inspiraron. Este proceso los lleva a conjugar música bastante rica en detalles de producción, a pesar de que su intención no es hacer música estrictamente moderna, pero los pequeños artificios en la mezcla, como los toques garage’s a los riffs, son formidables, además de ese sampleo impuesto a las guitarras, sobreponiéndose a la demás instrumentación en los momentos más rockanrolleros de las canciones. Uno de los temas que mejor muestra el determinismo por integrar ambas virtudes es "Fingers", en él, lo coros son integrados de forma genial, las armonías se encuentran en un gran punto y recuerdan mucho al uso que los Beatles hacían de estas, y los pequeños gritos de fondo nos recuerdan a los falsetos de Jagger, que en conjunto con el apartado ácido y sobrio instrumental, construyen una pieza resaltable dentro la placa.


Algo llamativo de este disco es la decisión de hacer los temas en dos idiomas totalmente diferentes, esto puede ser una estrategia para intentar llegar a más público, ya sea dentro o fuera de las fronteras de su país, las canciones cantadas en griego presentan melodías agradables y bastante disfrutables, mientras que las canciones que utilizan el inglés tienen sonoridades mucho más emparentadas con lo anglosajón. Canciones como "Guilty Pleasure Theme" exhiben una interesante mezcla de los teclados de Manzarek con el Sabbath más arcaico, demostrando momentos de gran interpretación.

El tema que cierra el álbum es bastante bello y puede perfectamente ser parte del catálogo de Neil Young o de los primeros discos de Tom Waits, contiene esa esencia melancólica, rasposa y polvorienta, con una pequeña variante en la armonía que parece ser sacada de sus melodías regionales, algo que puede quedar fuera de lugar según quien lo valore, pero que para mí le da un cambio bastante divertido.

La presentación de este conjunto es clara desde su apartado visual, quieren divertirse y disfrutar con la música que les gusta y con la que crecieron, no intentan llamar la atención con grandilocuentes frases motivadoras de revivir el rock, para ellos esa etapa quedo donde debía quedar y ahora disfrutan hacer estos pequeños tributos. Si les interesa pasar un rato agradable recordando y trayendo a colación a artistas que en su momento fueron importantes, esta es una buena opción para ello.

7.5 / 10




"Poderoso y descomunal como la bomba del Zar, te envuelve en una oscura y densa neblina de la que no querrás salir jamás."



  • Genre(s):
  • Post-Black Metal | Death Metal
  • Release Date:
  • 25 / Nov / 2018
  • For Fans Of:
  • Altars of Grief, Svartmálm, Decline of the I,
    Ultar, White Ward
  • Links:
¡Bendita sea la madre Rusia! es lo que primero que se me viene a la mente decir cada vez que me topo con un proyecto fulminante oriundo de aquellas tierras y que me vuela la cabeza con la primera saboreada como el nuevo disco de Second to Sun. Honestamente no sé sea el frío que impera perpetuamente en aquél país lo que hace que las bandas de metal nacidas ahí tengan ese sonido tan crudo y oscuro que tanto las caracteriza, pero lo que sí sé es que cualquiera de nosotros agradece que la tecnología moderna nos haga llegar esas exquisitas propuestas cuya calidad tanto las identifica.

A este conjunto tiene ya tres años que los conocí con su álbum The First Chapter (2015), un material muy certero en cuanto a sus ambiciones que fue el encargado de definir tajantemente el camino que seguiría el estilo musical de la banda a lo largo de los años subsecuentes, después de su fugaz paso por el djent en 2013 que ni siquiera quieren recordar (créalo o no). Desde ese lanzamiento era más que obvio que el black metal seguiría siendo la raíz principal de su sonido, y aunque aún no estaba tan mezclado con diversos géneros como sí lo está ahora, ya se podía esperar que en lo consecuente moldearían su estilo hasta llevarlo a lo que es hoy, una mezcla de ritmos de corte groovy que son tan pesados como el más crudo death metal y que son liderados primordialmente por un post-black metal que va más allá del clásico sonido etéreo de este género, convirtiéndose en algo más oscuro y ambicioso que te vuela los sesos.


The Wall es el título de su nuevo álbum, un nombre bastante conveniente ya que puedo decir por experiencia ya vivida que es un gran acompañante en estas épocas del año cuando uno sale a caminar para despejar la mente entre el aire frío que te quiebra la piel. Siguiendo la línea de sus últimos dos lanzamientos, su sonido permanece al margen de la más profunda crudeza y rabia que siempre nos ha ofrecido el proyecto. Como era de esperarse, la ejecución de las canciones es profunda y sincera, es sin exagerar, una de las más fluidas y orgánicas que he escuchado a lo largo de este año dentro del género, muy a la par de lo que bandas como Decline of The Sun o Súl Ad Astral hicieron este año, o lo que White Ward nos ofreció el año pasado.

Es extremadamente desgarrador gracias a la voz tan podrida que ejecuta la garganta de su vocalista que fielmente reproduce el estilo de bandas clásicas como Emperor y Darkthrone. Su base principal son los gritos agudos, y lo que llama la atención es la tremenda facilidad con la que los expulsa, sea en momentos rítmicos lentos o en pasajes que necesitan de un canto rápido que fluya como río, la experiencia impone autoridad y te deja boquiabierto por la exquisita naturalidad de la voz. En temas como "We Are Not Alone" y "Black Lines me trajo mucho a la memoria el estilo del proyecto alemán Dreamshift, aunque lo que lo diferencia tanto de él como del resto de proyectos del mismo corte es justamente el corte sombrío y tenaz que he remarcado.


Pero más allá de que la voz por sí misma es suficiente para emocionarte, lo mejor del caso es que va acompañada de una instrumentación fenomenal y creativa que sin dificultad obliga a tu cabeza a moverse a su ritmo, prácticamente te vuelve su esclavo y hace de ti lo que quiere. Pasa porque las guitarras torturan tanto a sus cuerdas hasta un grado insoportable que terminan chillando en tonos graves y esquizofrénicos que por momentos adquieren la forma de un riff de groove metal exótico y denso, otras de un melodic black metal escandinavo y cuando se necesita, del más puro y pesado death metal que quizá no pudieras esperar escuchar aquí. Cuando recién escuché "The Train 1702" y "New World Orden" iba en el transporte público, y de no ser porque mi situación económica no es tan privilegiada en estos momentos, me hubiera puesto a destrozar cada asiento y cada ventana por la fuerza sin temor de lo que pudiera salirme el momento de locura que me inyectaron ambos temas.

La estructura instrumental busca principalmente enaltecer el poderío del metal en su forma más natural, me gusta porque no busca emocionarte a través de solos refinados y estrafalarios, ni de riffs de corte progresivos y "especial" como los que muchos suelen exigir hoy en día para considerar a una banda como buena. Al contrario, Second to Sun se va por su propio camino que domina con maestría los géneros que obliga a hacer el amor entre sí para entregarnos un material tan excelso como lo es The Walk. En el momento en que te decidas a ponerlo y disfrutarlo de inicio a fin, te darás cuenta de que no existe necesidad de tintes dramáticos y misteriosos, se van directo a lo que buscan, ponerte el pie en la yugular para que la adrenalina fluya en ti hasta que tus pelos se pongan de punta. Con este lanzamiento la banda le hace honor a la reputación de su país, poderoso y descomunal como la bomba del Zar, te envuelve en una oscura y densa neblina de la que no querrás salir jamás.

9 / 10




"...desean cubrir la mayor parte posible de la amplitud de todo eso que el metalcore genera en sus seguidores..."



  • Genre(s):
  • Metalcore
  • Release Date:
  • 5 / Oct / 2018
  • For Fans Of:
  • Volumes, Auras, Elitist
  • Links:

No tengo mucha claridad del porqué estos chicos hacen llamar a su estilo northcore, aunque tengo noción de que lo hacen por la ubicación de su país en Europa (en México sería norteñocore), pero al ser algo tan maravilloso no se les puede juzgar en absoluto, que lo llamen como quieran mientras siga sonando así de tremendo, al fin y al cabo las etiquetas son simplemente eso, etiquetas.

Contando con apenas un EP de presentación en 2016 (Northern Lights, sí, al parecer tienen una pequeña obsesión con el norte), este quinteto originario de la icónica ciudad de Nokia, Finlandia, busca dar ese importante salto que los dé a conocer a un público mucho más amplio del que han logrado hacerse hasta ahora, apoyándose en el reciente lanzamiento de su primer álbum de larga duración de nombre Primitive. Originalmente agendado para noviembre pero adelantado a octubre por su participación en el recién terminado tour de Monuments (con también Kadinja y Vola) por Europa presentando Phronesis, Atlas no se quiso quedar atrás y aprovechó la oportunidad para presentar este discazo, todo un éxito.

Rompiendo cualquier barrera que el metalcore pudiera ponerles, esta banda representa lo que la palabra frescura sugiere musicalmente, ya que su estilo se ve siempre enriquecido por una gama de recursos muy interesantes, no con una desfachatez de locos o experimentando de forma muy obvia, más bien con prudencia y adecuación a sus maneras, algo fino que vendrá bien a quienes busquen algo vasto dentro de este subgénero con toques más allá del mismo, llegaron a la panacea.

Las bases fundamentales de su música son la melodía, el punch progresivo, metalcore con toques de antaño pero muchos más destellos modernos y una tendencia enorme a generar una atmósfera envolvente que brinda una sensación de estar flotando, una maravilla. El primer punto, la melodía, viene condimentada muy a la vieja escuela de aquellas bandas hardcore que quisieron darle más musicalidad a sus mezclas, haciendo así su estilo algo mucho más amigable para más personas, combinándolo con algunos sonidos muy sonados apenas en esta década.


El punch tiene cierto grado de groove en él (masterización por Buster Odeholm, quien ha trabajado en álbumes de Born of Osiris, Oceano, Shadow of Intent y más, eso dice mucho), donde no solo se presenta en las guitarras al entrar de golpe al ruedo, sino también en todas las técnicas que usan, variando de unos gritos desesperados a cleans exquisitos, riffs agresivos, breakdowns al por mayor y demás cosas que prenderán la sangre a más de uno. El último punto, las atmósferas, vienen acompañadas de una pulcritud para ponerse de pie, ya que todo el tiempo nos encontraremos rodeados de un tipo de halo con muchos arreglos y una sonoridad descomunal, gracias a los instrumentos regulares y a la gran labor de George Christie (quien colaboró en el trabajo de orquestación de bandas como Winds of Plague, A Night In Texas y Shields), quien lamentablemente falleció hace unos meses, dejando demostrado su enorme talento al pulir las composiciones de este grupo.

Un sube y baja en los tonos pero constante en su calidad, la propuesta de Atlas está muy clara, desean cubrir la mayor parte posible de la amplitud de todo eso que el metalcore genera en sus seguidores, yendo de lo más sutil a lo más crudo y tajante, jugando en Primitive con esto para poder presentar ambos patrones tanto de modo individual como compuesto, algo por demás dispuesto para poner a ras de piel un relieve chinito, siempre bienvenido.

9 / 10





Después de volver a firmar con SPV, el quinteto de Nueva York conformado por Sal Abruscato [voz, guitarra], Eddie Heedles [guitarra], Joe Taylor [guitarra], Eric Morgan [bajo] y Johnny Kelly [batería] lanzará su tercer álbum de estudio el 18 de enero de 2019 a través del sello Long Branch Records.

La belleza a menudo florece en la raíz de la oscuridad. A Pale Horse Named Death captura extrañamente melodías de un heavy metal apocalíptico saturado en oleadas de teclas góticas cavernosas y una atmósfera grunge. La banda continúa excavando su propia vulnerabilidad en su esperado tercer álbum de larga duración, When The World Becomes Undone, una delicada dicotomía que impulsa a los declarados y aclamados "Brooklyn Lords of Doom".

"Es nuestra combinación característica de tonos musicales aparentemente deprimentes y oscuros con melodías sorprendentemente bonitas", afirma Sal Abruscato. "Hay un fenómeno hipnótico que sucede cuando tomas riffs súper pesados ​​y agregas una sensibilidad armónica. Te permite desviarte y alejarte.
El nuevo álbum fue masterizado por Maor Appelbaum (Faith No More, Meat Loaf, Yes, Sepultura, Halford, etc.) en Maor Appelbaum Mastering, mientras que la obra de arte fue creada nuevamente por Sam Shearon (Rob Zombie, Fear Factory, Cradle of Filth).

Tracklist:

1. As It Begins
2. When the World Becomes Undone
3. Love the Ones You Hate
4. Fell in My Hole
5. Succumbing to The Event Horizon
6. Vultures
7. End of Days
8. The Woods
9. We All Break Down
10. Lay with the Wicked
11. Splinters
12. Dreams of the End
13. Closure

Preorder
Facebook




Aenimus, banda de metal progresivo oriunda del Bay Area de San Francisco, acaba de revelar el primer single de su próximo trabajo discográfico Dreamcatcher.

El primer single, titulado "Before the Eons", es el primer tema de este nuevo trabajo y viene acompañado de un video.


Dreamcatcher tiene fecha de salida el día 22 de febrero de 2019 a través de Nuclear Blast Records.

Tracklist:

1. Before the Eons
2. Eternal
3. The Ritual
4. My Becoming (Bonus)
5. The Dark Triad
6. Between Iron and Silver
7. The Overlook
8. Carketaker (Bonus)
9. Second Sight
10. Day Zero
11. Dreamcatcher

Preorder
Facebook




Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba